¡Colabora!
0
El gran dictador
PC PlayStation 4 Xbox One

El gran dictador

Vuelve Kalypso Media con Tropico 6, la nueva entrega de la popular franquicia de estrategia y el simulador de dictaduras más irreverente, satírico y completo del mercado. ¡Viva la revolución!

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

La historia de Tropico es un compendio de sarcasmo, originalidad y pasión irrefrenable por el buen gusto de lo políticamente incorrecto. Mentiríamos si no dijéramos que la franquicia de Kalypso Media siempre ha tenido el majestuoso e incomprendido don de trasladar el despotismo y la desfachatez totalitaria a nuestros ordenadores, apelando a nuestros sentimientos más caprichosos y mandones con incontestable y satírica determinación. Dicen las malas lenguas que todos tenemos un pequeño dictador en el corazón; esta serie de estrategia civil es, por encima de todo, un fantástico ejercicio en el que dar rienda suelta a toda nuestra ferviente autoridad, al tiempo que construimos una nación capaz de resistir el paso de las generaciones y del progreso. La buena noticia es que, ahora, en pleno 2019 y después de un desarrollo turbulento, Tropico retorna con una sexta entrega que recupera la esencia de la franquicia, con las ideas muy claras, y con el propósito de elevar su particular visión de la estrategia al siguiente nivel. Y, por supuesto, en uVeJuegos te contamos qué nos ha parecido.

Bienvenido a mi república bananera

Tropico 6 nos sitúa en un entorno caribeño, paradisíaco e insular -sobra señalar hacia dónde apuntan las referencias- que está ahí, bello y evocador, esperando a ser gobernado y moldeado por nuestros duros y sensuales puños de hierro. La premisa es sencilla: permanece en el poder a lo largo de una serie de épocas y contextos sociales, las cuales abarcan desde la etapa colonial a la actualidad, y consigue que tu nación sea la envidia -o la peor pesadilla- del mundo entero. No será fácil; en el camino tendrás que enfrentarte a la presión asfixiante de la corona, a las dicotomías inherentes a los grandes conflictos de la historia de la humanidad, o a la paz trémula y amordazada de las guerras frías, así como a los grupos rebeldes de la nación, las huelgas, las crisis económicas, o a las exigencias de otros líderes políticos... pero nadie dijo que el camino hacia la eternidad fuera sencillo. Y podría ser peor; lo cierto es que el título plantea una estrategia accesible y relativamente desenfadada, apta para los neófitos del género, por lo que el acercamiento a Tropico 6 es mucho más suave de lo que podría parecer a simple vista, por muy elevadas que parezcan las condiciones de victoria.

¡Insidias, la Catedral de San Basilio es un monumento histórico de Trópico! Jamás hemos oído hablar de Moscú.

No obstante, y a pesar de esta mencionada accesibilidad, resulta especialmente llamativo el gran nivel de detalle que presentan numerosos aspectos de esta simulación dictatorial, especialmente en el terreno de los perfiles de la ciudadanía; Tropico 6 sorprende, entre otras cosas, porque da una inusitada importancia a todos los factores humanos, de forma que tendremos que poner gran empeño para que los habitantes de nuestro país sean felices y tengan todas las necesidades cubiertas. Mediante una suerte de menús y de pestañas estratégicas, podremos constatar cuáles son las ideologías políticas imperantes en nuestra nación, los niveles de felicidad, de alimentación, de vivienda, de salario… y un sinfín más de parámetros secundarios que tienen un peso fundamental en el desarrollo de la partida, y que evolucionan de manera verdaderamente orgánica conforme proclamamos edictos, autorizamos constituciones o llevamos a cabo determinadas prácticas económicas. El pueblo reacciona con nuestras decisiones, y tendremos que estar preparados para cambiar llegado el momento… o para obligar a que sean los demás los que cambien, decisión que pega más con la tónica del título.

Por otro lado, tampoco faltan, por supuesto, los líderes de la oposición o de distintas facciones, los cuales intentarán ponerse en sintonía con nuestro gobierno… o derrocarlo si les llevamos la contraria con demasiada frecuencia. Todos los frentes, en conjunto, crean una experiencia en la que habremos de prestar continua atención a los factores civiles, industriales y políticos; por suerte, Tropico 6 brilla en el apartado de la resolución de situaciones, y ofrece una excepcional matriz de opciones que van desde la propia planificación de la urbe -aspecto que goza de un sistema muy satisfactorio que permite bellos diseños-, a las misiones secundarias, los robos de maravillas de otros países, la piratería, las rutas comerciales, y, como no podría ser de otra forma, a intrigas tales como el asesinato o la reclusión en manicomios. Al presidente no le gusta que le digan que no.

Aunque al principio la situación pueda resultar abrumadora, el juego te permite, en todo momento, un enorme grado de personalización y de control de la ciudadanía.

Eso sí, donde flojea el título es en el ámbito bélico, que después de unas horas se torna pobre y predecible; las rebeliones de los ciudadanos a veces parecen orquestadas como un mero vehículo de dificultad, y lo más desesperanzador es que no se ofrece ningún tipo de planteamiento táctico más allá de la ya estrategia cívica. Es por eso que no serán pocas las veces en las que nos encontraremos como meros espectadores ante determinados sucesos, y aunque está claro que hay ideas buenas, como el control de la población, el desenlace de las mismas no siempre es enteramente satisfactorio.

Finalmente, Tropico 6 presenta un apartado audiovisual realmente variopinto; los escenarios son bellos y extensos, y aunque no destaca por su músculo poligonal su pasión por el detalle resulta patente. La nota negativa del apartado la encontramos en las colisiones de las unidades, que muchas veces ignorarán edificios, bloques y toda clase de objetos en su devenir por la gloriosa república tropical. En cuanto al sonido, la música es pegadiza y se adapta a la perfección a la estética del título -anticipamos desde ya “ritmo sabrosón”-, y el doblaje al español cumple en todo momento.

A nivel gráfico, Tropico 6 brilla gracias a su diseño artístico, al bello trabajo de iluminación, y a la pasión por el detalle; además, el juego posee numerosos detalles simpáticos que te animan a buscar por la ciudad.

Conclusiones

Tropico 6 no es la entrega más sorprendente y original de la franquicia, pero es toda una declaración de intenciones de Limbic Entertainment, que recoge la batuta de Haemimont Games y trata de imprimir un ritmo más cercano y variado a esta sinfonía dictatorial. Tiene ideas muy buenas detrás y, pese a que algunas no terminan de cuajar correctamente y le privan del sobresaliente, compone un cautivador ejercicio de estrategia que es capaz de arañar horas y horas de nuestros relojes. Merece la pena.

Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador
Análisis de Tropico 6 para PC: El gran dictador

Alternativas
Cities Skylines y Sim City son los dos más cercanos en cuanto al enfoque de la estrategia civil.
Ese tono tan satírico. La cohesión de los distintos edificios e industrias. Accesible y completo.
Algunos defectos gráficos. No sorprende y, a la larga, puede hacerse un tanto repetitivo.
Tropico 6 está todavía lejos de la innovación, pero plantea una divertidísima y completa experiencia estratégica que cautivará a los fans del género.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×