¡Colabora!
0
Legislatura sabrosona
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

Legislatura sabrosona

Después de imponer un régimen férreo en PC y las consolas de sobremesa, el Presidente llega a Nintendo Switch para levantar de nuevo su amado Trópico.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia física proporcionada por Koch Media.


Mucha consola nueva, mucho dispendio técnico, pero la única consola que se atreve con lo que le echen y le siguen cayendo los juegos a pares sigue siendo Nintendo Switch. Igual se marca un shooter, que un título de carreras que nos sorprende con un juego de estrategia de los que tradicionalmente era exclusivos de los ordenadores personales. En esta ocasión Kalypso Media estrena su conocida serie Tropico en la híbrida de Nintendo, una serie bien conocida por los aficionados de la que ya os adelantamos su análisis con anterioridad. La franquicia ya va por la sexta entrega, Trópico 6, de manera que si queréis saber más sobre ella, solo tenéis que pinchar en este enlace. Nosotros vamos a centrarnos en las novedades y características de las que hace gala esta versión para Switch.

Si hay alguien que no conoce la marca, le adelantaremos que estamos ante un juego de estrategia y gestión que nos pone en el papel de “El Presidente”, el líder de una república bananera que tiene el control de toda una nación y que debe tomar las decisiones pertinentes para sacarla adelante a lo largo de cuatro etapas bien diferenciadas (Época colonial, Guerras mundiales, Guerra fría y Tiempos modernos). Como buen dictador que se precie, la suntuosidad de nuestro palacio deberá contrarrestarse con las desdichas que sufra nuestro pueblo, controlado por el ejército por lo menos hasta que lleguen unos comicios en el que podamos hacer promesas sin sentido que nos aseguren la continuación de nuestro régimen autoritario. Y ya puestos, lo normal de cualquier dictador, sofocar la resistencia civil que pueda generarse y hacer alianzas con otros países mientras engordan las arcas de nuestras cuentas en un paraíso fiscal inaccesible a los ojos de los curiosos. Nada que no veamos hoy en día en las noticias.



A la hora de jugar siempre estaremos asesorados por nuestra mano derecha, Penúltimo, un siervo estadista que nos chivateará todo lo que pase para que podamos poner remedio inmediatamente. El primer paso que deberemos dar al sentarnos en el sillón presidencial será el de pasarnos por los tutoriales, una serie de misiones encadenadas agrupadas en cinco capítulos que en realidad no es más que una visita guiada por cada característica y cada posibilidad que ofrece Trópico 6. Después de que tengamos estas nociones de gestión y manejo del populacho, conocimientos que nos convalidarían en la Juan Carlos I un doble grado en Derecho y ADE, tocaría pasar o bien a las misiones o bien al modo libre. En el primero nos plantearán una serie de retos con unas condiciones iniciales predeterminadas, con un mapa escogido previamente y una serie de sucesos que tendremos que solucionar conforme nos lo vayan planteando. El segundo modo resulta menos restrictivo y nos da la posibilidad de elegir ubicación, isla y época para llevar el paraíso de Trópico y a todos sus tropicanitos a una nueva era de esplendor por nuestra cuenta y riesgo.

Claro que el Presidente debe ejercer como ministro de exteriores, de interior, de urbanismo y de lo que haga falta. Pasaremos de señalar el camino por el que se construirá la nueva carretera que facilite las comunicaciones hasta definir las exportaciones o la relevancia que el turismo tendrá en nuestra economía. La cantidad de menús y llamadas de ayuda en pantalla pueden abrumar inicialmente, pero con la premisa clara de que podemos ralentizar o adelantar el tiempo para darnos tiempo de reacción, la gestión se adecúa a nuestras necesidades. Y siempre estará Penúltimo a nuestro lado, nuestro fiel segundo que nos avisará de los puntos clave en los que tenemos que poner más atención o los riesgos que vamos a correr según cada decisión a la que optemos.

En cuanto al control, mejor con el mando Pro que con los Joy-Cons. La versatilidad y precisión que dan los sticks del robusto controlador de Nintendo Switch resultan decisivos frente a los pequeños manditos de colores. En un juego de estas características, los atajos son primordiales para que la jugabilidad resulte ágil. La buena noticia es que pantalla siempre tendremos indicaciones de dónde estará la opción que mejor nos venga a continuación o ese sistema de rueda en el que todos los iconos se colocan alrededor de nuestro puntero para que elijamos lo que queremos hacer de inmediato. Lo malo, es que cuando jugamos en el modo portátil, el minúsculo tamaño de la letra entorpece y ralentiza en parte el ritmo de juego. O sabemos muy bien dónde está cada una de las tareas o vamos a dedicarle un tiempo precioso a ver dónde está cada cosa cuando saquemos la consola a la calle. Que todo esté doblado ayuda considerablemente, tanto a la inmersión como a que localizar todas las opciones, pero en un juego en el que importan tanto los datos y las estadísticas, jugar en la pantalla de Switch puede resultar complicado al principio.



Como suele ocurrir con estas versiones de Switch, el equipo de desarrollo recorta prestaciones (resolución y suavidad principalmente) para que el juego funcione en el hardware de Nintendo. Además de eso, todo lo que hace relación a los entornos (edificios, vegetación, vehículos y personas) se han simplificado a su mínima expresión para que la consola los pueda mover con soltura. Hay que ajustarse a las limitaciones y Trópico 6 maneja de forma simultánea muchos elementos en pantalla. Ya vimos algo parecido en Railway Empire, juego también de Kalypso Media que consiguió adaptar con soltura un simulador ferroviario cargadito de posibilidades a una consola poco dada a estas disciplinas. Como decimos, la conversión de Tropico 6 es aún más compleja dado lo elaborado y variado del título, pero podemos adelantar que salvando esas diferencias técnicas, el juego se disfruta con la misma intensidad y consigue transmitir lo mismo que las versiones más lustrosas. A ver, que el imponente palacio presidencial de nuestro líder parecerá la maqueta de La casa de papel, la que usaban en la serie para explicar el asalto más que el símbolo de poder que todo los ciudadanos deberían respetar. Pero a cambio tenemos todas las prestaciones del resto de versiones, lo que no es moco de pavo. En lo que no se ha escatimado es en el audio, todas las voces están en perfecto castellano y todas las melodías pachangueras se han metido para que estemos bien ambientados en nuestra labor dictatorial.

Trópico 6 para Nintendo Switch es la historia de un “quiero y no puedo”. En la parte del “quiero” tenemos todas las corruptelas, estadísticas, posibilidades y detalles que han hecho a este juego un obligatorio en los portátiles de los imputados de la trama Gürtel. En lo que se refiere al “no puedo”, la parte gráfica aparece pelada y mondada, insinuando que eso de ahí es una muelle en el que no paran de entrar y salir camiones con mercancía o que aquello otro es el complejo hotelero que hemos edificado para atraer turismo. Mención especial debemos hacer a los tiempos de carga, largos como un fin de semana en casa tras dejarnos el cargador del móvil en el trabajo. Pero ahí está, la versión de Switch. Tan jugable y con todo el material de las versiones superiores. Si somos de los que llevan su patria en la mochila y quieren atender las necesidades de sus conciudadanos mientras esperan a que vuelva el funcionario de turno de desayunar, esta adaptación cumplirá perfectamente con disfrutar de un juego de gestión complejo y muy completo. Y recuerda, como buen dictador, el pueblo no sabe bien lo que quiere hasta que se lo impones. Por las buenas o por las malas.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Tropico 6 para Switch: Legislatura sabrosona
Análisis de Tropico 6 para Switch: Legislatura sabrosona
Análisis de Tropico 6 para Switch: Legislatura sabrosona
Análisis de Tropico 6 para Switch: Legislatura sabrosona
Todas las opciones, parámetros y posibilidades del resto de versiones están presentes. La música.
Los gráficos, los tiempos de carga y el tamaño del texto en el modo portátil.
Con las taras que ya esperábamos, Tropico 6 consigue que su paso por Switch sea tan satisfactorio como nuestra toleración a su defectos.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×