¡Colabora!
0
Fiesta con resaca
Nintendo Switch

Fiesta con resaca

Nintendo inicia los festejos por el cumpleaños de su icono con un recopilatorio de sus aventuras tridimensionales.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Nintendo.


No suelo hacerlo, no me parece correcto a la hora de enfocar un análisis, pero en esta ocasión el texto va a ir salpicado de comentarios y experiencias propias. Permitidme esa confianza, es que esta vez se trata de Mario. El fontanero italiano (da igual lo que diga Nintendo ahora) cumple 35 años, siete lustros es los que no ha dejado de hacer frente a su archienemigo Bowser de todas las formas inimaginable. Conocida es su afición a las carreras de Karts, a luchar contra todos los compañeros de otras franquicias y a participar en todas las disciplinas deportivas que se conocen hasta el punto de unirse a su principal rival para revindicar los juegos Olímpicos en cada nuevo certamen. Mario tiene un currículum maravilloso, en el que apenas hay fiascos y del que debe sentirse orgulloso. En su casa, en Nintendo, para celebrar este acontecimiento han preparado varios festejos, pero el más relevante a nuestro parecer es el título que recopila sus aventuras en tres dimensiones para Nintendo Switch bajo el apelativo de Super Mario 3D All Stars en clara referencia al recopilatorio de Super Nintendo Super Mario All Stars que hacía lo propio con los títulos aparecidos en NES.

En ocasiones se nos olvida, pero Nintendo fue clave a la hora de sentar las bases de los juegos en tres dimensiones. De acuerdo, ya existían juegos previamente que coqueteaban con lo que sería Super Mario 64 posteriormente, pero de igual forma que Super Mario Bros. cambió para siempre la forma de jugar en 1985, el juego de Nintendo 64 revolucionó la industria a partir de su comercialización en 1996. Y ahí seguimos hasta ahora, desde aquel año no ha existido una evolución tan drástica en el medio. Hasta los juegos de Mario, casi todos en consolas diferentes desde entonces, han mantenido las señas de identidad que se marcaron a fuego en títulos como Super Mario Sunshine, Super Mario Galaxy, Super Mario Galaxy 2, Super Mario 3D World y Super Mario Odyssey. De todos ellos, los dos primeros acompañan en este recopilatorio a Super Mario 64, la segunda entre de Galaxy no está ni se la espera por su condición de segunda entrega, mientras que de 3D World tendremos adaptación con extras en Switch para febrero de 2021. Cada uno de estos juegos ha intentado darle una vuelta de tuerca a la fórmula impuesta en 1996, pero la esencia, lo que hace tan especial los juegos de Mario y que provoca que se nos dibuje una sonrisa de oreja a oreja sin darnos cuenta, sigue inalterada en cada uno de ellos. Vamos a ver cada uno de ellos un poquito más en profundidad.

Falta el cartel de "Cuidado con el perro".

SUPER MARIO 64

Han pasado veintitrés años desde que jugué a Super Mario 64 por primera vez. Ha sido coger el mando, poner el juego y quedarme embobado, como en trance, hasta que he conseguido la primera llave del juego. Doce estrellas en total de una tacada, sin titubear, sin un momento para vacilar. El estreno de Mario en las tres dimensiones es un hito, una marca en nuestras vidas como jugadores, después nada volvería a ser igual y volver a disfrutar del juego “casi” como había sido concebido inicialmente lo único que hace es reforzar aún más aquellas sensaciones de que estábamos viviendo algo único. Quizás los que no tuvieron la suerte de disfrutarlo en su estreno no lo verán igual, han salido más juegos de Mario y todos ellos son maravillosos (en parte porque se han basado en lo que hizo Super Mario 64), pero esa sensación de que se está haciendo historia con cada nueva estrella que sumamos a nuestro contador es desde luego impagable.

Super Mario 64 marcó el camino a seguir, una senda que sigue vigente hoy en día con la misma rotundidad de antaño. Ese castillo como mundo central que abre sus puertas a niveles llenos de imaginación con cada nuevo cuadro es un personaje más de esta historia, porque no solo es que nos adentremos para superar sus retos es que el planteamiento de ofrecer diferentes requisitos en los mismos entornos para conseguir estrellas diferentes rompió totalmente los esquemas. Ni la versión de Nintendo DS ni la pobre emulación que vimos en Wii U le hicieron justicia al juego original, solo he sentido que volvía a tener 18 años de nuevo jugando a la versión de Super Mario 3D All Star... y sin entrar a valorar la obviedad de que se podría haber hecho mucho mejor, como veremos un poco más adelante. Valoración:

El juego más veraniego de Nintendo junto a Wave Race.

SUPER MARIO SUNSHINE

Super Mario Sunshine tuvo que soportar la enorme responsabilidad de estar a la altura de su predecesor. No lo consiguió porque era algo imposible, pero a cambio tuvimos un título encantador que conseguía transmitir esa ambientación vacacional de su trama. Aquí regresaban los inventos del profesor Fesor, que igual te suministra un Succionaentes 3000 ante una oleada de fantasmas que un Aparato de Chorro Ultra-Atómico Combinado (ACUAC) con el que limpiar toda la isla Delfino del terrorista medioambiental que la tiene acogotada. El castillo de Peach deja paso a una isla enorme y los cuadros a pintadas que nos transportan a escenarios mucho más grandes e intrincados. Los brincos de Mario pasan a un segundo plano y toda la jugabilidad se centra en las acciones del ACUAC, tanto a la hora de echar agua como si fuera una manguera como al permitirnos planear durante unos instantes al dirigir los chorros hacia abajo. La necesidad de tener un ojo en el depósito de agua para recargar cuando está bajo mínimos será una restricción incómoda la mayoría de las veces, sobre todo en los segmentos de plataformeo más exigente ya que podremos no alcanzar nuestros objetivos al quedarnos cortos de agua.

En Nintendo consideraron que los jugadores ya estaban bien picardeados tras Super Mario 64 y subieron la dificultad considerablemente en los tramos finales del título, como bien sabemos, en los juegos de Mario no hace falta conseguir todas las estrellas (en Sunshine son soles) para llegar al enfrentamiento final, pero sí que es la forma de exprimir el juego al máximo. Su estética luminosa (el sol brillaba con más fuerza conforme acumulábamos soles en nuestro contador) y colorista escondía un juego más rebuscado que penalizaba en exceso y que terminaba por minar la moral del más creyente. No significa que sea mal juego, al contrario, es una maravilla corretear con Mario por los niveles y el efecto del agua hoy por hoy sigue impresionando, pero los otros títulos protagonizados por nuestro bigotudo homenajeado son tan rotundos que Sunshine pierde brillo a su lado. Esta nueva versión, más pulida y vistosa pero igual de irregular, ha confirmado lo mismo que sentía hace dieciocho años cuando mi pequeña Gamecube negra giraba en su interior el mini-DVD del juego. Y en Nintendo también se dieron cuenta de esto si tenemos en cuenta el cambio de rumbo que realizaron. Valoración:

Cada paso que damos en Super Mario Galaxy nos recuerda que no está en este recopilatorio su excelente segunda parte.


SUPER MARIO GALAXY

La nueva entrega se dejó de inventos (del profesor Fesor) y Nintendo apuntó lo más alto que pudo, miraron directamente a las estrellas. Imbuidos por el espíritu de Antoine de Saint-Exupéry, colocaron a Mario donde le corresponde, saltando de planeta en planeta para desbaratar el enésimo intento de Bowser de salirse con la suya. Mario volvió a ser el regordete brincador mientras que nuestros sentidos se vieron desbordados por un tsunami creativo que nos superó por completo. Cada planeta, cada enemigo, cada detalle estaba hecho con un mimo que hacía palidecer a juegos de consolas mucho más potentes. De nuevo la curva de dificultad se ajustó para que todo el mundo pudiera disfrutar sin tener que lanzar el mando contra la pared, de manera que si querías exprimirlo como se merece hasta el final, el juego sí suponía un reto, no antes. Estela y su flequillo imposible se sumó a la familia y nos enseñaba todo lo que debíamos saber sobre las "estrellas de poder" que alimentarían el Planetarium del Cometa para llegar hasta la princesa y poder salvarla.

Esta entrega recuperaba la sensación en el jugador de que estaba ante algo grande, que delante suya tenía un título del que se hablaría posteriormente durante años. Contra todo pronóstico, esa grandilocuencia estética y jugable, solamente ha sido superada posteriormente por su continuación. Pero en Nintendo parece que llevar un "dos" en el nombre es signo de ser de segunda categoría. Sobre la ausencia de Super Mario Galaxy 2, directamente, no la entendemos. Era el momento, hasta hay un hueco disponible en el lado derecho del banner que veis arriba de esta página. No es solo que falte, es que para muchos es mejor juego que el primer Super Mario Galaxy y su presencia se antoja imprescindible. ¿Se añadirá en un futuro? Complicado. Vemos más posible un recopilatorio de los juegos de Mario que faltan que se añada aquí como contenido descargable. Hay quien insinúa que estaba planeado incluirlo, de hecho la musiquita del menú que escuchamos a la hora de elegir juego es de Super Mario Galaxy 2. Se entiende que han querido meter un representante de cada sistema (Nintendo 64, Gamecube y Wii), pero la verdad, costaba muy poco hacer las cosas bien y cerrar el círculo con su inclusión. Valoración:

En el menú, además de los tres juegos, encontraremos sus correspondientes bandas sonoras.

Nintendo ha optado por ofrecer los juegos tal cual se comercializaron en su momento. O casi. De forma que no tenemos ni remakes, ni remastered ni versiones definitivas. Son los juegos originales a los que se han hecho cambios mínimos para adaptarlos a Nintendo Switch. Super Mario 64 sigue con su ratio de pantalla de 4:3 (por lo que veremos dos franjas negras a cada lado),corre a 30 imágenes por segundo y ofrece una resolución de 960x720 píxeles. Evidentemente, luce muchísimo mejor que la versión original de Nintendo 64 (la consola con los gráficos más borrosos de la historia), que la adaptación que se hizo para Nintendo DS (aunque traía muchas novedades) y que la versión de la consola virtual que pudimos probar en Wii U (tenía problemas de respuesta al control). Diríamos que es la mejor forma oficial de disfrutar de Super Mario 64, pero hay problemitas como retrasos al reproducir alguno de los sonidos. En cuanto a Super Mario Sunshine, el juego sí se ha adaptado a los 16:9, luce 1080p en modo dock y corre a 30 imágenes por segundo. Se ha mejorado la interfaz pero perdemos por el camino la posibilidad de utilizar los gatillos analógicos de los mandos de Gamecube (recordemos que hay un adaptador compatible oficial), algo clave para controlar la potencia del chorro de agua. Por último, Super Mario Galaxy es el juego mejor adaptado y el más espectacular, funciona a 60 imágenes por segundo y luce una resolución dinámica que se ajusta según la carga gráfica para no afectar a la suavidad. Se ha adaptado el manejo por la ausencia del Wiimote, detalle que beneficia a la jugabilidad. Nosotros, con el mando Pro, no hemos tenido ningún problema para usar el puntero y disparar los trocitos de estrellas.

El problema de Super Mario 3D All Star es la continua sensación de que podía ser mucho más, que se ha hecho el mínimo esfuerzo para sacar el máximo beneficio. Y claro, cuando ves que con juegos con mucho menos calado se hacen cosas mucho más elaboradas, queda esa sensación de oportunidad desaprovechada que más que fastidiar, da rabia. Vale, hacer un remake es muy costoso y hacer tres una odisea, pero al menos permitir los 16:9 en todos los casos, poner los 60fps en los tres juegos, habilitar la posibilidad de conectar el mando de Gamecube y añadir el juego que falta no parecen cosas imposibles ni muy costosas. Y no hablemos de limitar su disponibilidad hasta marzo de 2021 para un título que se puede obtener digitalmente, algo incomprensible que solo beneficia a especuladores. Los tres juegos nos encantan, son tres maravillas (Sunshine un poquito menos) que vamos a exprimir hasta la extenuación y nos lo vamos a pasar piruleta con ellos... pero si en Nintendo tienen pensado arreglar esas cosas que hemos mencionado mediante alguna actualización mejor que mejor. Ya no por nosotros, usuarios entregados a la causa del fontanero italiano, si no por el propio homenajeado que se merecía la mejor de las fiestas. Y ésta, aunque la hemos disfrutado como pocas, nos ha dejado algo de dolor cabeza al día siguiente.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Super Mario 3D All-Stars para Switch: Fiesta con resaca
Análisis de Super Mario 3D All-Stars para Switch: Fiesta con resaca
Análisis de Super Mario 3D All-Stars para Switch: Fiesta con resaca
Análisis de Super Mario 3D All-Stars para Switch: Fiesta con resaca
Dos juegazos incomensurables y totalmente atemporales... más uno que está muy bien.
Se podía haber hecho mejor. No entendemos lo de la fecha de caducidad. Sin Super Mario Galaxy 2.
Que sí, que podía ser un recopilatorio redondo, pero seamos justos: los tres juegos son una delicia ayer, hoy y siempre.

Información del juego

Super Mario 3D All-Stars

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 18 de septiembre de 2020
Desarrollado por: Nintendo EPD
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×