¡Colabora!
0
Analizamos el Thrustmaster T-Nchuk Adapter
Wii Wii CV - Wii Ware

Analizamos el Thrustmaster T-Nchuk Adapter

Libertad sin cables para Wii de la mano de Thrustmaster

Por Juan Palma,
0 0 0



Presentación comercial del periférico.
En la era de lo inalámbrico, uno no puede evitar poner cierta cara de extrañeza al ver el cable que une el Wii-Mote con el Nunchuk, especialmente en mandos que hay que mover en la mayoría de los juegos. Aunque este sistema tiene sus ventajas, no es ningún secreto que a muchos jugadores les hubiese gustado que, en los tiempos que corren, los dos controladores fuesen totalmente inalámbricos, pese a la contrapartida energética que eso hubiese supuesto.

Así que no son pocos los fabricantes los que se han puesto manos a la obra para ofrecer soluciones inalámbricas para el Nunchuk, como el adaptador de Thrustmaster que hoy vamos a analizar. Antes de empezar, conviene empezar por aclarar que este periférico no es Nunchuk inalámbrico, sino un adaptador para convertir el Nunchuk original de Nintendo en inalámbrico de una manera muy sencilla.

El Thrustmaster T-Nchuk Wireless Adapter, de 19.90 euros de precio, se presenta en un blíster que incluye el adaptador para el Nunchuk, el receptor para el Wii-Mote y dos pilas AAA necesarias para el funcionamiento del conjunto.


Instalación



Inserción del Nunchuck en el adaptador.


Conector interno para el Nunchuk.
Instalar el Nunchuk original dentro del adaptador es un proceso sencillo. Hay que quitar dos tapas, una en la parte superior y otra en la parte inferior. Hay que introducir el cable del Nunchuk por el hueco superior y extraerlo totalmente por la parte inferior, hasta que el mando de Nintendo quede acoplado en su hueco dentro del adaptador. Ya se puede volver a colocar la tapa superior. La siguiente parte consiste en introducir todo el cable del Nunchuk dentro del compartimento que queda en la parte inferior del adaptador. El proceso es fácil, pero quizá haya que intentarlo más de una vez. El manual de instrucciones del adaptador no da mcuhos detalles sobre cómo hacer esta parte, pero nosotros lo hemos conseguido sin demasiados problemas enrollando el cable en forma de gusanillo. Una vez el cable se queda dentro del compartimento, hay que enchufarlo al conector hembra que hay en el interior. Para terminar la instalación del Nunchuk, solo queda poner las dos pilas AAA incluidas y colocar la tapa.

Ahora le toca el turno al Wii-Mote, el cual necesita un receptor para que le llegue la señal del Nunchuk. Este receptor no tiene ningún misterio, es una pequeña pieza que se coloca en la parte inferior del Wii-Mote, haciendo que su longitud aumente en unos dos centímetros.

Una vez instalados emisor y receptor, llega el momento de ponerlo todo en marcha. El receptor instalado en el Wii-Mote se enciende automáticamente al encender el mando, un led rojo parpadeante nos avisa de ello. Sin embargo, el Nunchuk no es automático, sino que hay que encenderlo manualmente. Tiene sentido que sea así, ya que no todos los juegos utilizan Nunchuk y no siempre vamos a necesitar encenderlo. Para encenderlo hay que pulsar el botón "Connect" que hay tras el adaptador, y ese mismo botón se encenderá en color rojo para indicar que está sincronizado con el receptor. El apagado, sin embargo, sí que es automático, por lo que no tendremos que preocuparnos de este aspecto. Al apagarse el Wii-Mote, el adaptador también se apagará.

Esta sincronización entre el emisor y el receptor funciona a través de ondas de radio a 2.4 Ghz que garantizan una conexión fiable de hasta unos diez metros, más que suficiente teniendo en cuenta que rara vez estarán alejados más de un metro. Además dispone de frecuencias distintas para que puedan jugar varios jugadores con sus correspondientes adaptadores, siempre que el proceso de conectar el receptor y encender el emisor no se hagan a la vez en todos los mandos.


Ergonomía



Lo mejor para colocar el cable es enrollarlo en forma de gusanillo.


Nunchuk conectado al adaptador.
El adaptador, por razones obvias, es más grande y pesado que el Nunchuk original, ya que dentro de él tendremos que colocar las pilas y enrollar el cable. Pero la verdad es que este aumento de peso y tamaño se nos olvida rápidamente a los pocos minutos de estar jugando, debido a que el conjunto apenas pesa algunos gramos más que el Wii-Mote, pero principalmente porque la ausencia de cable supone tal mejora en la jugabilidad que todo lo demás se nos olvidará.

Al margen de eso, el tacto del adaptador es muy similar al del Nunchuk original, pero añade una empuñadora de goma que mejora la comodidad del accesorio. Finalmente, incluye también una correa para la muñeca, similar a la que utiliza el Wii-Mote, pero con el hilo bastante más grueso y con aspecto más robusto, imprescindible si no queremos que el Nunchuk salga volando.

El receptor que se acopla al Wii-Mote hace que el mando aumente su longitud en unos dos centímetros, tal como dijimos antes, pero el peso no aumenta de manera apreciable. El receptor tiene la contrapartida de que nos obliga a retirar la funda de silicona de Nintendo, ya que aunque dicha funda permite hacer uso del conector del Wii-Mote, el receptor se acopla a toda la superficie inferior del mando, aunque sí que es posible seguir usando la correa para la muñeca gracias al hueco que encontramos en el receptor para tal fin. Otro posible inconveniente que vemos es que no sabemos si el receptor se podrá utilizar conjuntamente con el futuro Wii MotionPlus. En teoría debería ser posible, pero habrá que esperar para saberlo.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, NewRandomAge, Ohkouchi.
×