¡Colabora!
0
PC PlayStation 2 Xbox Classic

Presentación de Commandos: Strike Force

Pyro nos mostró ayer en Madrid el nuevo enfoque de su exitosa saga.

Por Uninvited_guest,

Commandos: Strike Force fue mostrado en segundo lugar en la presentación que Pyro hizo ayer en las madrileñas oficinas de Proein. Hasta sesenta personas han estado trabajando en el proyecto durante los últimos dos años para poder conseguir que no sea un FPS más. La pretensión de Pyro es la de dar al jugador la posibilidad de elegir su camino dentro de grandes mapas abiertos, sacando partido de algunas de las características que han hecho famosa a la saga Comandos enfocadas desde una perspectiva mucho más dinámica. Para superar las tres campañas en Francia, Noruega y Rusia tendremos a nuestra disposición tres comandos para enfocar tres tipos de juego: la acción para el boina verde, la infiltración para el francotirador y el sigilo para el espía, cada uno con sus propias habilidades especiales. Por ejemplo, el boina verde podrá usar dos armas a la vez para aumentar el daño, el espía tendrá la capacidad de usar las ropas de los oficiales con los que acabe para poder pasar desapercibido, y el francotirador será capaz de aguantar la respiración unos instantes mientras apunta, de manera que la acción se ralentizará para permitirnos apuntar mejor.

Tras ver el trepidante trailer comenzaron por mostrar dos misiones de la versión PC. En la primera entraba en acción el francotirador, con la misión de acabar con un determinado número de soldados alemanes para llegar a la puntuación requerida (a mayor graduación de la víctima, mayor puntuación). Las referencias cinematográficas están bien claras, ya que la situación y desarrollo nos recordaba a algunas escenas de "Enemigo a las puertas", donde veíamos la vida de francotiradores rusos. Podemos ir apreciando cosas curiosas en el interfaz, como el radar, que nos indicará la posición de aliados y enemigos o la posibilidad de tener acceso directo a nuestra arma secundaria y a los botiquines directamente, sin necesidad de seleccionarlos en el inventario correspondiente. El siguiente nivel mostrado nos permitía alternar entre el boina verde y el francotirador en la defensa de un edificio en Francia, apoyados por varios compañeros a los que podemos ofrecer ayuda en forma de botiquines si se encuentran malheridos. Mientras tomamos el papel de uno de los comandos el otro tomará una actitud pasiva, de manera que le permita sobrevivir ante un ataque, pero sin tomar actitudes activas que le den ventaja al jugador, obligándole así a esforzarse por superar la misión.

De la versión de PS2 nos mostraron otros dos niveles. En el primero de ellos pudimos ver en acción al espía, el cual tenía que ir despejando el camino a un aliado herido. Tras usar un hilo para ahogar por la espalda a la primera víctima, el espía se pone su uniforme de oficial alemán para poder pasar desapercibido, aunque sólo en parte: los soldados de menor graduación se tragarán el anzuelo, los de igual grado sospecharán y se quedarán expectantes, los de rango superior nos descubrirán al instante. Es ahora cuando mejor uso se le puede dar al radar: los enemigos que están en posición relajada se muestran en color verde, los que están alerta en amarillo, y los hostiles en rojo. También en este radar se nos muestran exclamaciones indicando eventos dramáticos importantes: mientras el espía avanzaba uno de estos eventos saltó, y pudimos ver por una de las ventanas como iban a fusilar a uno de nuestros aliados, cosa que podemos decidir si evitamos o no. En esta ocasión decidieron salvar el pellejo de nuestro compadre, desencadenando el caos en el pelotón de fusilamiento. Las reacciones de los soldados alemanes no son en ningún caso consecuencia de un script, todo se desarrolla por medio de la IA. En el siguiente nivel mostrado la misión era la de destruir cinco Panzers en Stalingrado, para lo cual tenemos un amplio arsenal a nuestra disposición y múltiples modos de afrontarlo. Además, según avancemos iremos recibiendo abundante información de nuestros aliados sobre como acabar con los Panzers, de manera que nuestra libertad de elección aumenta: por ejemplo en esta ocasión decidieron ir por el subsuelo y pegar una bomba lapa en los bajos de un desprevenido tanque.

Por último tuvimos la ocasión de ver un nivel de Xbox, de nuevo en Stalingrado, en el cual debíamos defender nuestra posición del acoso alemán con la posibilidad de alternar entre boina verde y francotirador, siendo muy similar en el planteamiento a la segunda misión mostrada en la presentación, pero en un ambiente radicalmente distinto. Las tres versiones mostradas sólo difieren en el aspecto gráfico, siendo el PC la plataforma donde mejor se aprecia la calidad que atesora el juego en el apartado visual (con la base del motor gráfico Renderware), aunque las versiones de consola están menos pulidas que la de ordenador. Por último, nos comentaron que habrá multijugador en las tres versiones (16 jugadores en PC, 8 en consola) con cinco modos de juego entre los que se incluyen los típicos deathmatch y teamdethmatch y un nuevo modo que sacará partido de las peculiaridades de los tres protagonistas, aunque no dijeron nada más de él.

Los planes de la compañía sitúan la salida del título para verano del presente 2005, esperemos que en estos meses se siga la buena senda emprendida hasta ahora.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×