¡Colabora!
0
Ver otras editoriales:


rEvolucionando

Repito que no soy nintendero, eso lo tengo claro. Lo que no tengo tan claro es si de verdad existe eso de nintendero, sonyer, boxer... -bueno boxer sí que una vez me mordió uno, aunque me refiero a un perro no a un fan de las consolas de Microsoft, lo digo por si alguno no le había quedado claro- y demás especies que supuestamente pueblan el panorama videojueguil peleándose en foros de opinión de Internet, o, protagonizando todo tipo de anécdotas curiosas en tiendas especializadas y centros comerciales. Sin embargo, supongo que como muchos otros no he podido permanecer ajeno a la presentación en sociedad del mando de la nueva consola de Nintendo, la denominada Revolution.

Excéntrico, curioso y raro fueron los primeros adjetivos que se me ocurrieron para él, tras unos segundos pensé... ¿Y cómo se maneja?, ¡Puff!, no sé, no me imagino dando un pase de gol o conduciendo un deportivo con eso, aunque bueno jugar al Eternal Darkness con el indicador de cordura bajo debe ser una experiencia religiosa.

Vergüenza y no otra cosa es lo que siento, pues os he de confesar que me fuí directo al salón y agarré el mando a distancia que tenía más cerca para intentar hacerme a la idea de como sería jugar con él, seguro que no sería el único. El tema no hubiera ido a mayores sino fuera porque cuando llevaba unos segundos entró en el salón mi novia y me vio de esa guisa. Primero me miró con cara extrañada y luego me preguntó: ¿Practicas para majorette o es que estás tratando de matar una mosca?. Prefiero no decir lo que le contesté.

Obvio decir que tras experimentar en mis carnes el asunto pienso que la apuesta de Nintendo, aunque interesante e imaginativa, es realmente arriesgada. Sinceramente, por más que lo intento, siempre que pienso en Revolution me acuerdo también de Virtual Boy.

La consola rojinegra de la compañía es ahora poco más que un objeto de culto, de hecho creo recordar que recientemente se hizo una encuesta relativa a ese sistema entre los usuarios de esta misma página y una de las respuestas con más votos era algo así como "¿Qué es eso de Virtual Boy?".

Uno no le desea nada malo a la compañía, no vayáis a pensar eso, nada me entristecería más que ver a Nintendo mordiendo el polvo; sin embargo, los años me han enseñado que muchas veces el que quiere ir por delante e innovar casi siempre acaba pegándosela, mientras el resto recogen sus migajas y continuan adelante como si tal cosa. Pero no seamos negativos, lo de Nintendo es de alabar al fin y al cabo, la industria se ha vuelto vaga en ese sentido, raro es que de cada diez nuevos lanzamientos el cincuenta por ciento o más sean nuevas entregas de una saga o remakes de juegos anteriores.

Tiempo al tiempo, y nunca mejor dicho, quién sabe si finalmente Nintendo hará bueno el argumento de Regreso al futuro II, cuando unos niños, tras ver a Michael J. Fox -aka Marty McFly- jugando al viejo arcade de la propia compañía Wild Gunman, en el Café de los ochenta, comentan decepcionados: "Bah, se juega con las manos".

Interiormente, algo me dice que el peor enemigo de Nintendo es la propia Nintendo, porque ella y nadie más tendrá la oportunidad de rectificar si, tras comprobar en los primeros meses de vida de la consola que su decisión no fue acertada, persiste en su intento de que su nueva plataforma acabe cuajando en vez de sacar un mando tradicional y seguir por el camino marcado.

Otras que también tendrán mucho que ver en esta decisión serán las "third parties", sin su ayuda Nintendo volverá a tener que llevar por si sola el peso de la consola y como ya se ha visto anteriormente eso a la larga acaba desgastando a los usuarios, y sino que se lo digan a Sega que tras marear la perdiz con añadidos para su consola u otra para las cual era imposible programar vio como su mejor apuesta en años se hundía gradualmente por falta de apoyos y cancelaciones sonadas.

Nadie sabe a ciencia cierta que pasará, pero lo que sí es seguro es que algo está cambiando, primero fue la voz, luego el movimiento corporal con los Eye Toy, ahora tocar es bueno y a corto plazo llega la revolución, ¿Qué será lo próximo?, me da que no tardaremos en saberlo.
Jugar se puede convertir en una experiencia realmente aparatosa
Ningún jugador es ajeno, ¿Aberración o avance?, el tiempo lo dirá

 Autor: Gladiator Publicado el día 11/10/2005 17:12

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×