¡Colabora!
0
Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías
PC Mac

Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías

Tras jugar a la fase beta, te contamos todo lo que hay que saber sobre Shadowlands, la nueva expansión de World of Warcraft

Por Juan B.,
0 0 0

La semana pasada Blizzard anunciaba que no le quedaba otra que retrasar el lanzamiento de World of Warcraft: Shadowlands. Estaba previsto que la octava expansión del aclamado MMORPG comenzase a rodar el próximo 27 de octubre, pero finalmente se pospone hasta algún momento de 2020, sin un día concreto. En el comunicado no se explicaban los motivos por los cuales se ha decidido cambiar la fecha de lanzamiento, pero entendemos que la crisis global a causa de la pandemia es la principal culpable. Recientemente hemos tenido acceso a la beta cerrada de Shadowlands y nos hemos adentrado en las Tierras Sombrías para comprobar por nuestra cuenta el estado del desarrollo, así que vamos con ello.

Hagamos un repaso de cómo se inicia la trama en Shadowlands, aunque ya os adelantamos que no vamos a destripar ningún tipo de detalle sobre la historia que tendrá lugar durante la nueva expansión. En Battle for Azeroth los jugadores acababan con la presencia de los Dioses Antiguos tras derrotar a N'Zoth, pero faltaba solucionar la amenaza de Sylvanas, la cual había escapado de un ataque conjunto entre la Horda y la Alianza. La Reina de alma en pena estuvo un tiempo oculta, hasta que finalmente salió de su escondite para acudir al Trono de Hielo a por el yelmo de dominación. El combate entre Sylvanas y Bolvar finalizó con la primera llevándose la victoria y destrozando el yelmo, lo que causaría que la barrera que separa Azeroth de las Tierras Sombrías se disipase, dando lugar así a un nuevo capítulo para los guerreros de Azeroth.

Confín del Exilio es una nueva zona pensada para hacer más agradable el inicio de los nuevos jugadores.


Empecemos por lo primero, nunca mejor dicho en esta ocasión. Los jugadores que empiecen por primera vez en World of Warcraft tendrán que pasar por el Confín del Exilio, una nueva zona de nivel bajo que hace las veces de tutorial. En esta pequeña zona -la cual es realmente bonita- formamos parte de un grupo de rescate que debe realizar una incursión en una isla plagada de peligrosas amenazas. El objetivo final es desbaratar el intento de resucitar a un dragón de sus cenizas. La historia se va narrando mientras completamos el tutorial, que finaliza una vez llegamos a nivel 10. Es un tutorial muy completo y bien desarrollado, sin llegar a retrasar nuestro avance. Aprenderemos a movernos, interactuar con personajes aliados y con los enemigos, a vender nuestros objetos al vendedor... en definitiva, una zona que sirve para hacer más accesible World of Warcraft a los nuevos jugadores.

Al tratarse de una fase beta tuvimos la oportunidad de crear un personaje de nivel 50, lo que nos permitía acceder al contenido de las Tierras Sombrías. Una vez hayamos subido a dicho nivel, recibiremos automáticamente una misión que nos lleva a hablar con Bolvar, el cual nos ayuda a realizar un portal que conecta Azeroth con Las Fauces, lugar en el que aguarda el ejército de El Carcelero, el jefe final de Shadowlands. En esta ocasión solamente estaremos una hora, que es lo que dura la introducción, pero al nivel máximo -el 60, vamos- volveremos para dar más guerra. Con la reducción de niveles ha llegado la evidente bajada en las cifras de nuestro daño y sanación, así como del daño que nos infringen. Esto lo hemos notado de primera mano en la beta, ya que es un cambio que se encuentra aplicado, así que el daño que hacíamos anteriormente no tiene nada que ver con el que realizamos ahora. Los primeros enemigos del lugar han sido todo un desafío, especialmente porque vienen en grupos grandes y no se nos permite el uso de montura para esquivarlos.

Al instante de acabar esta introducción se nos ha dado la posibilidad de seguir la historia de Shadowlands a través de sus cuatro zonas, que ya os adelantamos que la primera vez que juguemos a la expansión nos forzarán a realizar un recorrido lineal para seguirla. Por ejemplo, en Battle for Azeroth teníamos la posibilidad de elegir el lugar al que queríamos ir para subir de nivel y seguir su historia, así que no necesitábamos haber completado una zona para ir a otra. No será así en Shadowlands, aunque cuando completemos la historia por primera vez podremos elegir el destino que queramos con el resto de personajes, sin necesidad de seguir el rumbo de la trama. Hemos tenido el acceso total a las cuatro zonas disponibles: Bastion (50-52), Maldraxxus (52-54) Ardenweald (55-57) y Revendreth (57-60). No podemos hablar en profundidad de las misiones porque muchas estaban incompletas, ya que o bien faltaban vídeos, o para no hacernos destripes de la trama nos las completaban automáticamente. De todas formas, sigue siendo World of Warcraft, así que no faltan misiones de recadero como matar a un número de enemigos o recoger una cantidad específica de objetos, aunque en esta ocasión hemos sentido que este tipo de misiones estaban más justificadas que de costumbre, con motivos más divertidos que nos metían más en la situación. A nivel visual cada una de ellas ofrece algo nuevo en World of Warcraft, con entornos que hasta ahora Blizzard no había explorado. Mención especial a Ardenweald, que no nos extrañaría que pasase a ser la zona más bonita del juego.

La dirección de arte ha ido un paso más allá. No querremos otra cosa que un pisito en Ardenweald, una de las zonas más bonitas de World of Warcraft.


Llegados a este punto muchos se estarán preguntando qué contenido endgame nos espera en Shadowlands. En esta fase beta a la que hemos tenido acceso pudimos probar en profundidad las Curias, Las Fauces y Torghast, la Torre de los Condenados. Estas tres características serán los principales pilares del contenido de máximo nivel para la expansión, sin contar las mazmorras y las bandas en su máxima dificultad. Las Curias se desbloquean una vez alcanzado el nivel 60. Son cuatro y con cada una de ellas habremos vivido una historia en nuestro paso por las Tierras Sombrías, así que no nos quedará otra que jurar lealtad a una de ellas. La elección no es puramente estética y va a ser vital meditar nuestra decisión, porque cada una de ellas nos otorgará dos habilidades nuevas a nuestra clase. Por si fuera poco, cada Curia nos dará la oportunidad de conseguir conductos, que mejorarán a nuestro personaje según nuestro estilo de juego. A priori, el sistema nos convence porque lo que hemos podido probar funciona a la perfección y no está tan sujeto a fallos como el Corazón de Azeroth de Battle for Azeroth. Hay que pulir habilidades, ya que algunas Curias tienen talentos demasiado potentes que pueden desbalancear aún más las clases, pero en líneas generales es una idea que nos ha gustado.

En Las Fauces hemos encontrado uno de los mayores retos de esta expansión, al menos en lo que a experiencia en solitario se refiere. Al nivel 60 volvemos a este lugar para luchar contra el ejército de El Carcelero, aunque esta vez la presión será aún mayor. No podemos estar en esta zona de manera indefinida, ya que tenemos un tiempo límite diario para visitarla. Además, cuanto más molestemos al Carcelero, más amenazas llegarán para darnos caza. Nosotros estuvimos el tiempo suficiente como para activar la quinta y última amenaza del enemigo, que nos hacía perder vida progresivamente hasta morir. No nos quedó otra que abandonar Las Fauces y esperar al siguiente día para repetir la incursión. Nuestro objetivo principal en la zona es conseguir estigia, que es una recompensa de las misiones de la zona. Esta moneda se intercambia en comerciantes del lugar por recursos y beneficios para nuestro personaje, aunque si morimos perderemos todas nuestras estigias. Si nos damos prisa, podemos volver a nuestro cuerpo para recuperla, muy parecido a lo que nos tiene acostumbrados FromSoftware con Dark Souls.

Por último, y localizada en el corazón de Las Fauces, pudimos adentrarnos en Torghast, la Torre de los Condenados. Se trata de una mazmorra sin fin y cambiante, así que cada vez que salgamos y volvamos a entrar todo habrá cambiado. A esta torre venimos por varios motivos, pero las principales recompensas que buscamos son los materiales necesarios para crear equipo legendario. Vamos a hacer un breve resumen: hazte a la idea de que Torghast va a ser tu segundo hogar. La mazmorra está pensada para durar toda la expansión, así que debemos acudir ya sea en solitario o con un grupo para limpiarla de enemigos y conseguir los objetos que necesitamos. Cada piso tiene un tipo de amenazas con unas habilidades aleatorias, así que con cada piso superado se aumenta la dificultad. Para contrarrestar esta mecánica tenemos la posibilidad de ganar nuevas habilidades y obtener mejoras en nuestras estadísticas gracias a unos beneficios repartidos aleatoriamente. De las tres opciones, Torghast es la que más nos ha gustado, ya que ofrece un reto, es divertida y las recompensas están a la altura del desafío.



CONCLUSIÓN

Hay un dicho no oficial dentro de la comunidad de World of Warcraft que asegura que, tras una expansión floja, llega un bombazo. Nuestras sensaciones tras haber jugado a esta fase beta de Shadowlands van por el mismo camino, y es que nos ha dejado con ganas de poder catar la versión final. Blizzard no lo tuvo fácil con Battle for Azeroth, pero en esta ocasión parece haber hecho bien los deberes. Hay una mejor narrativa, el contenido de nivel máximo es calidad y la dirección de arte ha subido el nivel notablemente. Es cierto que estamos hablando de un juego de 16 años y que cuesta sorprender, pero si Blizzard cumple con lo prometido y toma nota del feedback de esta fase beta, no dudamos de que habrá motivos de sobra para estar en Azeroth durante mucho tiempo, como en los viejos tiempos.
Avance de World of Warcraft: Shadowlands: Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías
Avance de World of Warcraft: Shadowlands: Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías
Avance de World of Warcraft: Shadowlands: Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías
Avance de World of Warcraft: Shadowlands: Jugamos a la beta: paseo por las Tierras Sombrías

La dirección de arte y la torre de Torghast son los puntos fuertes de Shadowlands
Falta balancear las habilidades que otorgan las Curias
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Avances: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 9 usuarios registrados y 46 invitados.

78 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×