¡Colabora!
0
Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza

Compartimos nuestras impresiones de la demo incluida en Like a Dragon Gaiden, que permite dar un paseo por Hawái

Por Andrés JC,
0 0 0

Like a Dragon está en un momento dulce, tras la buena acogida del humilde Like a Dragon Gaiden: The Man Who Erased his Name y el prometedor lanzamiento del próximo Infinite Wealth. Un juego que nos encantó en uVeJuegos, tal como refleja nuestro análisis, y que al final incluía esta demostración de Infinite Wealth. Titulado Like a Dragon 8 en Japón, se trata efectivamente de la siguiente entrega principal, y la segunda que adopta el combate por turnos. Ryu ga Gotoku Studio ha salido de su zona de confort como nunca antes, con un juego que se ubica fuera de Japón e introduce una trama distinta a lo habitual.

Adiós Kamurocho, hola Honolulu

Durante la serie Like a Dragon ha habido varias ubicaciones que han sido claves para el argumento y el espíritu de cada entrega. La principal, Kamurocho (alias de Kabukicho, en Tokio) junto a Sotenbori (Osaka), Ryukyu (Okinawa), Onomichi (Hiroshima) e Isezaki Ijincho (Yokohama) han contribuido a crear un trasfondo denso y elaborado. Todas estas ubicaciones tienen en común que se hallan en Japón, y que tienen algún tipo de relación con los principales clanes yakuza representados en el juego. En el caso de Infinite Wealth, la acción se sitúa en Hawái, donde los dos protagonistas históricos de la serie (Kiryu e Ichiban) se encuentran, dando comienzo así a la aventura.



Mientras que Ichiban sigue siendo el protagonista con más peso de la trama, el papel de Kiryu es omnipresente. En la demo que hemos jugado se narran los acontecimientos posteriores al final de Like a Dragon Gaiden, momento en el cual Kiryu toma una decisión (que no vamos a desvelar para evitar spoilers). En otro capítulo de la demo, vemos como Ichiban aterriza en Hawái, preparado para buscar a su madre. Según los hechos de Yakuza: Like a Dragon, Ichiban es huérfano, adoptado por un regente de cabaret, y en esta nueva entrega se persigue profundizar más en el pasado de este personaje.

«Haber jugado a los anteriores juegos es recomendable pero no necesario»


Como siempre ocurre en la serie Yakuza / Like a Dragon, haber jugado a los anteriores juegos es recomendable pero no necesario. Por lo visto en la demo, se hace un buen trabajo en explicar el contexto actual de los personajes y sus motivaciones, de modo que es fácil subirse al carro. Ambos protagonistas están en una nueva etapa de su vida, y además les acompañan otros personajes secundarios introducidos por primera vez en Infinite Wealth. Aunque la demo no profundiza en el trasfondo de los mismos, podemos dar unas pinceladas aquí. El primer aliado es Eric Tomizawa, taxista de profesión que acude a ayudar a Ichiban y Kiryu al comienzo del juego. Conocemos también a Chitose Fujinomiya, que tiene relación directa con la historia de Ichiban, aunque de momento no podemos dar más detalles.



Hawái, a pesar de ser oficialmente territorio estadounidense, tiene una gran proporción de población de origen japonés o ascendentes japoneses, y al ser islas del Pacífico tienen también una cultura común. De este modo, en Infinite Wealth vamos a encontrar muchos personajes japoneses y referencias a la cultura nipona... y por supuesto, el crimen organizado, no anda muy lejos de la yakuza japonesa. Aunque en la demo no se dan muchos detalles, podemos dar por hecho que el argumento sigue incluyendo su buena dosis de bandas maleantes, élites corruptas y el lenguaje internacional de dar palizas. Por lo que parece, Hawái será la ciudad más grande de la saga, y gran parte de la historia parece transcurrir a través de la investigación que llevan a cabo los protagonistas en lo que parece un fraude multimillonario.

«El argumento sigue incluyendo su buena dosis de bandas maleantes, élites corruptas y el lenguaje internacional de dar palizas»


Como es habitual en la serie, hay un gran número de minijuegos y actividades secundarias, algunos extraídos de las entregas previas como el karaoke o el trabajo de repartidor en bici, también hay novedades como un descacharrante tour fotográfico donde tendremos que capturar con nuestra cámara a los pervertidos de la isla. Para desplazarnos por el mapa podemos usar un patín de dos ruedas, que aparece como por arte de magia pulsando un botón. En mis primeros paseos por Hawái he encontrado muchos secretos, como combates opcionales, cofres, ítems escondidos o interacciones con otros personajes. Saluda o habla con los personajes que hay rondando por la calle y muchos de ellos se pueden hacer tus amigos y darte beneficios, y eso incluye a animales como perros y gatos. La demo permite ver una calidad gráfica similar a las últimas entregas, es decir, todavía estamos en territorio intergeneracional, y además hemos notado algunos detalles algo inmaduros, como bajadas drásticas de resolución en algunos puntos; eso sí, esto no es definitivo, y quizá esté mejorado en la versión final.



El combate fue la característica más disruptiva de la anterior entrega principal, Yakuza: Like a Dragon, al abandonar los tortazos en tiempo real por un sistema clásico de combate por turnos como los RPGs japoneses tipo Dragon Quest. La implementación de este sistema de juego vino cargada de locuras y mecánicas irreverentes, y en esta nueva entrega sigue por el mismo camino. Ahora hay nuevos trabajos que podemos asignar a los personajes, como surfero, bailarina o samurái, y nuevos ataques especiales cada vez más hilarantes. El más interesante de aquí es el modo libre que tiene Kiryu, que permite atacar en tiempo real como en los juegos clásicos de la serie, y durante unos segundos, parece que estemos jugando, por ejemplo, a Yakuza Zero, con sus tres estilos de combate. Los combates son rápidos y ágiles, y permiten muchas interacciones con el entorno, los objetos y tienen en cuenta el posicionamiento de cada personaje, lo que permite combos y ataques extra si sabemos aprovecharlo. Sigue habiendo algunas mecánicas algo engorrosas, como tener que acudir a un lugar específico del mapa para cambiar el trabajo que los personajes usan en combate.

Qué esperar de la nueva aventura de Ichiban

En términos generales, Like a Dragon Infinite Wealth es una secuela que ofrece más de lo que ya vimos en Yakuza Like a Dragon, pero esta vez cuenta con la circunstancia de no tener que introducir a un nuevo protagonista, además de incorporar al histórico Kiryu. El nuevo entorno de Hawái y las múltiples novedades del combate prometen mucha frescura, y la historia tiene todas las papeletas para volver a ser una magnífica combinación de momentos del humor más absurdo y la seriedad más lacrimógena. En otras palabras, Infinite Wealth se siente como una entrega que no tiene miedo en seguir ampliando horizontes y reforzando su propio estilo.

Jugado en PlayStation 5

Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza
Avance de Like a Dragon: Infinite Wealth: Jugamos a Like a Dragon: Infinite Wealth, el próximo bombazo de la venerable serie Yakuza

Hawái, divertido y lleno de actividades. Combate por turnos más ambicioso y absurdo que nunca
La gestión y los menús son algo enrevesados. Carencias gráficas, al menos en la demo
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×