¡Colabora!
0
Jugamos a la beta - Un botín muy goloso
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

Jugamos a la beta - Un botín muy goloso

Una de las series más clásicas de PC cambia de aspecto y se tira de cabeza a conquistar el reino de las consolas.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Jugado en Portaltil Gaming AMD Ryzen 7 3750H. Copia digital proporcionada por DeadGood Media.


Vale, otro juego de rol medieval con turnos de esos de echarles decenas de horas. Sí, justo es eso, pero en este caso no es solamente la continuación de un juego que te suena de oídas, es una serie de renombre que comenzó su linaje por el ya lejano 1990. El juego cuajó de tal manera en PC hasta el punto que salió en consolas. Tal cual, King's Bounty apareció en los 16 bits de Sega un año después de su lanzamiento. A partir de ahí, la nada. El nombre se guardó en el congelador y no nos llegaría una continuación hasta que King's Bounty: The Legend salió a la luz en 2008. El resurgir le sentó tan bien que la marca cogió carrerilla ya que le sucederían juegos como King's Bounty: Armored Princess, King's Bounty: Crossworlds, King's Bounty: Warriors of the North y King's Bounty: Dark Side. Hasta hoy. Hoy os venimos a contar que hemos podido jugar a King's Bounty II, el juego que merece ser considerado el legítimo heredero de aquel juego que se adelantaría a su tiempo y que inspiraría a tantísimos otros títulos desde entonces.

Si no lo sabéis os lo decimos nosotros, King's Bounty II prepara su salida para finales del mes de agosto tanto en PC como en todas las consolas que actualmente pueblan nuestro mercado. Por no perderse, no perderá la ocasión de presentar también en la híbrida de Nintendo para dejar constancia de su elegancia y precisión en el género de la estrategia por turnos. En cuanto a la versión que hemos podido probar en PC, estamos ante una beta a la que todavía le queda por pulir algunas cositas muy concretas en lo técnico, pero que ya luce con orgullo su motor gráfico, su localización al castellano y una decena de horas jugables que han conseguido que nos hagamos una idea meridiana de lo que nos espera en el juego final.



Ya hemos dicho que es un juego de estrategia por turnos, pero deberíamos especificar que nos referimos a los combates exclusivamente como si de un Fire Emblem o Final Fantasy Tactis se tratase. De hecho, exploraremos con nuestro personaje por los escenarios hasta que nos salte un enfrentamiento (por exigencias del guion), por meternos en una zona concreta (delimitada con el color amarillo) o porque nos choquemos con un enemigo que esté a sus anchas en el escenario (como ocurre en muchos juegos de rol japoneses). Una vez arranque el combate veremos un enorme escenario lleno de hexágonos que harán las veces de casillas del tablero de un juego de mesa. El primer paso será colocar nuestras unidades (cinco de entrada, el resto se quedará en el banquillo) hasta que empiecen las hostilidades, o lo que es lo mismo, mover durante nuestro turno y atacar/defendernos hasta que un solo bando quede en pie (o se cumpla alguna restricción para ganar la contienda, que también puede ser). Pero la gran novedad sin lugar a dudas es "la exploración". Si antes el juego ofrecía una perspectiva aérea muy esquemática, ahora tiene hechuras de juego grande, de aventura a lo The Elder Scrolls con escenarios gigantescos en los que no faltarán castillos, ciudades, bosques y lugares místicos atestados de criaturas de fantasía.

Como ocurría en entregas precedentes, nuestro primer paso será elegir uno de los tres tipos de personajes disponibles. Entre Aivar el guerrero, Katharine la mago y Elisa la paladín, nosotros hemos elegido el primero por aquello de que vamos a repartir estopa desde un primer momento. Pero tampoco os agobiéis en exceso, seleccionemos el que seleccionemos empezará nuestra andadura en el mundo de Nostria, en las mazmorras del Fuerte Crucis para ser más concretos. Allí seremos requeridos por el alcaide de la prisión, quien nos manda liberar de inmediato por orden del Rey. Además, le ordenan a la autoridad competente que nos pertreche convenientemente para que nos pongamos en marcha cuanto antes, el destino de toda la nación depende de nosotros. Esta puesta en libertad nos servirá como misión introductoria para hacernos una idea de las cosas que vamos a necesitar durante toda la campaña. Una de las primeras cosas que se nos quedará grabado a fuego será la existencia de tres tipos de comerciantes, los reclutadores que nos venden soldados para nuestro ejército, los mercaderes que hacen lo propio con las armaduras y las armas y los arcanos que trapichean con los pergaminos y artefactos mágicos. Aunque llevemos un guerrero podremos coquetear con la magia desde el primer momento, no como si eligiésemos el mago, pero para unas cuantas bolas de fuego nos sobra.



La elección de la clase también influye en el desarrollo como bien descubriremos en una de las primeras misiones. Nos daremos de bruces con unos golems de piedra que no nos dejarán pasar, por lo que podemos liarnos a mamporros con ellos u optar con hablar con un mago que hay en las inmediaciones para que nos dejen pasar. Total, que como no tenemos suficiente "poder mágico", no podremos entablar la vía diplomática y tocará hacerlos gravilla con nuestro incipiente ejército del terror. Una cosa que nos ha gustado mucho es la posibilidad de concluir una misión de varias formas posibles (generalmente tendremos dos opciones). Bien podremos ponernos de parte de una facción u otra cuando encontremos alguna misión secundaria de conflicto (una de las primeras va justamente de esto) o tomar una decisión según un ideal de los cuatro disponibles, de forma que el "orden" es lo opuesto a la "anarquía" mientras que el "poder" está enfrentada a la "astucia". Sobra decir que en función de nuestras decisiones aumentará el ideal de nuestro personaje, lo que provocará que con el tiempo no podamos elegir entre determinadas acciones al ir en contra de los ideales que hemos cimentado. Un poco lo que hemos dicho antes del "guerrero" y el "mago" con la vía diplomática, pero a más largo plazo y con las decisiones tomadas por nosotros.

King's Bounty II nos ha dejado muy buen sabor de boca, por lo menos en cuanto a intenciones y planteamiento. Da gusto ver un juego tan grande y tan llamativo cuando las anteriores entregas era tan parcas en sus valores de producción. Eso sí, hemos jugado una versión inacabada y se nota en cosas lógicas como que algunas animaciones pueden resultar toscas o que a la hora de interactuar con los elementos del mobiliario la respuesta es algo errática. También deberían pulir la montura, nuestro caballo. Nada más salir de prisión ponen a nuestra disposición un corcel para movernos a nuestras anchas... pero los caminos son angostos para el animalito y cada vez que queramos desvalijar un cofre deberemos desmontar, algo que ralentiza en exceso el sistema de juego. Lo dicho, cositas que quedan por pulir y que estamos seguro que están en la lista de cosas pendientes con la que están trabajando. El mes que viene, el análisis.



Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)

Avance de King's Bounty II: Jugamos a la beta - Un botín muy goloso
Avance de King's Bounty II: Jugamos a la beta - Un botín muy goloso
Avance de King's Bounty II: Jugamos a la beta - Un botín muy goloso
Avance de King's Bounty II: Jugamos a la beta - Un botín muy goloso

La parte de exploración mejora muchísimo a las anteriores entregas. Los combates enganchan.
Hay cosas por pulir, es una versión beta y se nota.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Avances: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×