¡Colabora!
0
Hurtos a doscientos por hora
PC PlayStation 4 Xbox One

Hurtos a doscientos por hora

Toretto reúne a la familia en torno a la videoconsola para perpetrar alguno de los robos más increíbles de la franquicia.

0 0 0

Hubo un tiempo en el que cada estrenón en el cine venía acompañado de un videojuego que más o menos aprovechaba la campaña de marketing para aprovechar el tirón de las ventas. La mayoría de juegos que salieron eran chusta, pero hay que reconocer que salieron varios títulos de calidad que conseguían tener la calidad exigible por el respetable. Se argumentaba en su momento, que se tardaba más tiempo en desarrollar un videojuego que en producir una película, de ahí que se produjeran esos altibajos en cuanto a la calidad del producto. Pero eso fue antes, ahora directamente no consiguen cuadrar ni un blockbuster con su correspondiente película. Cuando Square Enix anunció que el videojuego basado en Los Vengadores esperábamos que al menos coincidiera en el tiempo con la última película de la franquicia... y nada. Este año iban a cuadrar las fechas y la nueva entrega de Fast and the Furious (la número nueve) iba a tener su videojuego a rebufo aunque no tuviese nada que ver uno con el otro. Pues tampoco. La película se ha ido a 2021 por la pandemia mundial del coronavirus, mientras que el videojuego Fast & Furious Crossroads solo se ha retrasado unos meses y finalmente saldrá a principios del mes de agosto en PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Pero lo más curioso de todo esto es que el juego lo está desarrollando Slightly Mad Studios, conocidos por sus trabajos en Need for Speed: Shift y las dos entregas de Project CARS. Y decimos que es curioso porque este estudio británico se ha caracterizado hasta ahora de juegos exigentes, en los que prima la paciencia y la exactitud por encima de los efectos pirotécnicos y las fantasmadas al volante. Que un estudio versado en simuladores de conducción se encargue de un videojuego basado en Fast and the Furious nos descoloca totalmente... y de paso da un poquito morbo. Ya tuvimos una mala experiencia con Fast & Furious: Showdown, un videojuego de la pasada generación que intentó contar la historia que ocurría entre la quinta y la sexta entrega cinematográficas. La verdad es que la experiencia fue todo un desastre, y estamos aquí esperando redimirnos.

El icónico Dodge Charger 1970 de Dominic Toretto estará presente como no podía ser de otra forma.


A ver, el juego no está inspirado en ninguna película en concreto y a la vez en todas. Por lo menos a partir de la cuarta entrega de la serie en la que los protagonistas pasan de ser una banda de ladrones aficionados al tunning a un grupo especial de agentes especiales que trabajan para el gobierno (o lo que sea) capaces de detener a cualquier amenaza a bordo de sus millonarios bólidos de carreras. La protagonistas de Fast and the Furious ofertan tanta testosterona y tanto metal al espectador como si de un crossover de Los Mercenarios y Transformers se tratase. Evidentemente, Slightly Mad Studios no podía hacer un juego de carreras al uso, para empezar porque salvo en las tres primeras cintas (que pasaron algo más desapercibidas), apenas hay ya competiciones de tunning en las películas. Esto va de que todo explote, de exprimir coches de alta gama y de conseguir la proeza más inverosímil como si se tratase del mismísimo Tom Cruise en Misión Imposible. Por eso han creado una "nueva" película para el videojuego, la llamada Crossroads, que nos pone en la piel de tres personajes de la serie en lugar del acostumbrando grupo de actores que ya supera ampliamente la decena en las películas.

En Crossroads los tres actores han prestado su apariencia y han doblado sus líneas para regocijo de sus seguidores, de manera que tendremos en pantalla a Roman (Tyrese Gibson), Letty (Michelle Rodriguez) y a Dominic Toretto (Vin Diesel) como personajes controlables por el jugador. Pero no han sido las únicas personas implicadas respecto a las películas, Dennis McCarthy, el coordinador de los vehículos de las últimas entregas ha trabajado de asesor para que el argumento y las misiones de Crossroads sean iguales que las vemos en el cine mientras devoramos un cubo de palomitas. En el videojuego tendremos exigentes persecuciones por concurridas ciudades, fugas a todo trapo para evitar a nuestro captores, espectaculares robos como el de la quinta entrega en Brasil (en el que arrastraban una enorme caja fuerte tirada por cables de acero) y hasta enemigos finales como el Hovercraft que aparece justo debajo de este párrafo.

¿Detener un Hovercraft como sea? Vale, ya tenemos una prueba.


Poco sabemos del modo multijugador, solo que podremos juntarnos con otros jugadores para desencadenar el caos, por lo que suponemos que será un modo cooperativo para varios jugadores. Queda por saber si podremos jugar las misiones del modo campaña junto a ellos o si por el contrario se centrará en misiones específicamente diseñadas para varios participantes al mismo tiempo. También tendremos una aplicación "especial" para tener a nuestro amigos controlados, para saber si han jugado mucho o los logros/trofeos que han conseguido en sus partidas en solitario. Esta aplicación se llama igual que uno de los gimmick de las películas, el "ojo de dios", sobre el que giraba el argumento en Furious 7. Al menos se han calentado un poco la cabeza para aprovechar las peculiaridades de este concurrido y chulesco universo de ficción.

Crossroads sufrió el frenazo de retrasar su lanzamiento por la película, lo que ha provocado que se quede varado en un verano de lo más turbulento. Esperamos un juego de acción y velocidad, recuperar las sensaciones que juegos como Stuntman Ignition o aquel juego de James Bond llamado Blood Stone que Bizarre Creations se sacó de la manga antes de desaparecer. Muchas explosiones, golpetazos y artilugios para un sucesión efectos pirotécnicos que deberían hacernos creer que estamos dentro de una película de Hollywood. El problema es que de entrada, el apartado gráfico no parece que vaya a estar a la altura de las circunstancias. Pinta razonadamente y según podemos ver en la web de Xbox, ofrecerá HDR para aprovechar las caras pantallas 4K de nuestros salones, pero por mucha floritura y mucho equipo de sonido que le pongamos, lo mostrado en el gameplay no nos ilusiona como pensar que estamos ante el arcade de conducción que venimos demandando desde hace años. A principios de agosto veremos si Toretto y sus chicos arrasan en nuestras videoconsolas igual que lo hacen con las taquillas de medio mundo.



Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Avance de Fast & Furious Crossroads: Hurtos a doscientos por hora
Avance de Fast & Furious Crossroads: Hurtos a doscientos por hora
Avance de Fast & Furious Crossroads: Hurtos a doscientos por hora
Avance de Fast & Furious Crossroads: Hurtos a doscientos por hora

La acción, más propia de un arcade que de un juego de carreras.
El retraso de la película le va a pasar factura. El apartado técnico.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Avances: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×