¡Colabora!
0
De acampada por el yermo
PlayStation 4 Xbox One PC

De acampada por el yermo

Hemos podido probar la B.E.T.A. de Fallout 76, y te contamos todo lo que hay que saber sobre el próximo título de la franquicia de rol postapocalíptico por excelencia.

Por Griffith Did NothingWrong,
0 0 0

Seamos honestos; a todos nos recorrió un escalofrío por la espalda cuando escuchamos algunas de las características centrales en las que se iba a cimentar Fallout 76. No necesariamente porque fueran malas ideas, sino porque era imposible no temerse el alcance o las posibles consecuencias de una mala implementación de las mismas, o por el rumbo que podría adoptar la comunidad a la hora de hacerlas fructificar. Algo que pudimos constatar con total certeza tras probar con detenimiento la beta, es que precisamente la base de usuarios juega un papel capital a la hora de modificar y de pincelar la experiencia de los otros jugadores, algo que quizás por un lado resultaba obvio dado el carácter multijugador del título, pero que se convierte en una verdad tangible e ineludible una vez nos embarcamos en nuestras aventuras por los yermos desolados -y no tan desolados- del oeste de Virginia. Así pues, nos disponemos a narrarte nuestras desventuras por los páramos postnucleares americanos, y de paso a contarte qué nos ha parecido la polémica y famosa fórmula de Fallout 76, un título que, para bien o para mal, está en boca de todos.

La guerra nunca cambia... y los refugios tampoco

Una de las cosas que más nos sorprendieron fue lo fácil y dinámico que es comenzar a jugar; tras ver una breve introducción que narra el fatídico desenlace de la humanidad, comienza rápidamente nuestra historia. Así pues, nos encontramos ante un extenso, complejo e intuitivo editor de personajes que nos permite gozar de innumerables posibilidades a la hora de esculpir los rasgos y características faciales, algo que ha heredado de Fallout 4, la última entrega numerada y principal de la serie, de corte mucho más clásico. Poco tiempo después estaremos corriendo por los desiertos pasillos del refugio 76, mientras escuchamos los susurros lejanos de los robots mayordomos y nos encaminamos hacia el peligroso e ignoto exterior. Y ya está, unos instantes después de empezar a jugar, el usuario se encuentra con una gran libertad para recorrer el post nuclear oeste de Virginia; persisten, eso sí, misiones y un gran número de indicadores de encargos secundarios que habrán de orientarnos y de guiarnos en nuestros comienzos, puesto que el título mantiene, de forma relativamente incólume, una estructura basada en misiones y cadenas de las mismas. Sin embargo, llegados a este punto... lo que hagamos es cosa nuestra.

Eso sí, en nuestro deambular por el mundo nos encontraremos un sinfín de lugares por explorar: antiguos campamentos, industrias abandonadas, granjas, refugios, ciudades, gasolineras atestadas de ratas topo, grutas campestres que guardan terribles secretos, eventos especiales de locura... en general toda la atmósfera transmite ese toque especial que destilan las obras de Fallout, con una realidad volátil, decadente y donde no te puedes fiar de nada. La sensación de exploración continúa siendo uno de los platos fuertes de la fórmula, aunque, al igual que la mencionada ambientación, se ve perjudicada por el hecho de que hay una gran cantidad de jugadores campando a sus anchas, con total impunidad, en un mundo que supuestamente habría de ser cruel y sorprendente. Situaciones como recorrer unos tétricos y lóbregos sótanos en busca de un objeto de misión, y encontrarnos de pronto a tres jugadores saltando y repitiendo iconos sociales son comunes, y consiguen romper la inmersión del usuario con demasiada frecuencia; llega hasta el punto de que el mero hecho de escuchar disparos lejanos no tiene por qué ser un signo de peligro o de tentación por descubrir qué ocurre, como sí podría resultar en algunos survival en los que se inspira, al menos superficialmente, la inédita entrega de Bethesda.

En este sentido, cabe destacar que la tensión que pueden llegar a generarnos los otros jugadores es, cuanto menos, testimonial. La existencia de un modo pacifista nos permite librarnos de una gran carga de elementos de jugador contra jugador, ya que no haremos ni sufriremos daño de otros jugadores; eso sí, se puede desactivar y dar lugar a emocionantes duelos, pero por lo general supone un lastre que dinamita gran cantidad de hipotéticas situaciones antes de que ocurran, y que no puede sino disminuir la sensación de supervivencia que a veces trata de transmitir. Estas características de la jugabilidad, que incluso llegan a penalizar gravemente a los agresores -con marcadores en el mapa y recompensas sobre su cabeza- tienen un objetivo claro, y es reducir la toxicidad creciente y característica de los títulos de supervivencia online, pero está implementada de una forma que, por el camino, también destruye la inmersión, la variedad de situaciones, y el deseo de mejorar y de sobrevivir en el yermo. De nuevo, la idea no es mala, pero depende demasiado de la comunidad.

La unión hace la fuerza

Y, precisamente hablando de comunidad, está más que claro que Fallout 76 es un título con unos determinantes matices sociales. La cooperación y la colaboración entre jugadores es la mejor y la más divertida forma de afrontar nuestras andanzas por el yermo, y es que construir nuestra propia comunidad alternativa, hippie y anarquista con nuestros amigos nunca fue tan sencillo y emocionante. Como no podía ser de otra forma, el sistema de construcción se ampara en la existencia de recursos que pueden ser obtenidos tanto de forma directa de los escenarios como a través de la recuperación de piezas de otros objetos y chatarra, algo que también sucede con las armas y las armaduras, que pueden ser mejoradas y modificadas con un gran número de módulos para que estén a nuestro gusto. Todos los elementos de personalización son excelentes y uno de los grandes aciertos de la propuesta, aunque habría que esperar a probar el juego con mayor profundidad para discernir si son motivos de peso suficientes como para aguantar el ineludible paso de las horas y el tiempo.

Por otro lado, la ausencia de personajes controlados por la inteligencia artificial, y de grandes hilos conductores de la trama, plantea serios inconvenientes a la fórmula tradicional de la franquicia. Aunque, como decíamos, el esquema de misiones se mantiene, el hecho de que el jugador disponga de tantas facilidades visuales, y de no tener una trama propiamente dicha sosteniendo el peso jugable, pueden conseguir que los puristas se encuentren un tanto desencantados con Fallout 76, que acostumbra a tener un toque mucho más desenfadado en estos ámbitos argumentales.

Conclusiones

Fallout 76 es una apuesta muy arriesgada; lo sabemos nosotros, lo sabéis vosotros, y, por supuesto, lo sabe el estudio. Tiene algunas ideas formidables, pero parece que no terminan de cuajar de la forma deseada, hasta el punto de que algunas de las nuevas propuestas terminan siendo las peores enemigas de la fórmula tradicional que tan buenos resultados ha dado en el pasado. Se trata de un interesante ejercicio de evolución que merece todo nuestro respeto, pero que, a pesar de sus argumentos, no ha sido capaz de adentrarnos de lleno en su mundo y en lo que tiene por ofrecer; por supuesto, todo lo que hemos expuesto anteriormente es nuestra opinión, y es importante señalar que la valoración de jugadores diferentes tiende a ser diametralmente opuesta en lo que se refiere a Fallout 76. En definitiva, el tiempo pone todas las cosas en su lugar, y parece que tendremos que esperar un poco más para saber qué pasa con este experimento, que lo tiene todo para ser un excelente multijugador online... o para fracasar estrepitosamente.

Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo
Avance de Fallout 76: De acampada por el yermo

Las mecánicas que hereda y amplía de Fallout 4. Sistemas sociales accesibles. El mapeado es enorme.
Algunas ideas centrales del juego rompen la inmersión y la dificultad. Puede resultar muy casual.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Avances: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×