¡Colabora!
0
Probamos en profundidad Dragon's Dogma II: este mundo de fantasía nos ha atrapado
PC PlayStation 5 Xbox

Probamos en profundidad Dragon's Dogma II: este mundo de fantasía nos ha atrapado

En una segunda preview ofrecida en Madrid, Dragon's Dogma II ha desplegado todos sus encantos

Por Andrés JC,
0 0 0

Hace cuatro meses pude jugar brevemente a Dragon's Dogma II y trastear con sus diferentes clases y sistema de combate. Hoy, en una versión mucho más robusta del juego, Capcom y PLAION nos han dejado jugar 3 horas con clases predefinidas y una visión más clara de lo que se puede hacer. Este enorme RPG me ha enganchado y ahora quiero jugar más, a continuación contaré por qué.

Antes de nada, tengo que aclarar que no he visto nada de la trama principal del juego. La versión preview ha sido confeccionada para experimentar con misiones secundarias, explorar el mapa y familiarizarse con las características más complejas del juego. Sí, Dragon's Dogma II es parecido a muchos otros juegos, como Skyrim o Elden Ring, pero también es muy diferente. Es un mundo abierto con el que interactúas de forma especial, donde hay que aprender a encontrar tu lugar.



En la primera sesión he jugado con el Duelista Místico, a los pies de una gran muralla por la que había que pasar usando un salvoconducto. Esta clase dispone de ataques cuerpo a cuerpo y un hechizo ligero a distancia, venía equipado con una lanza doble capaz de engancharse a los enemigos aéreos. Jugar con este personaje me ha ayudado a entender la flexibilidad del combate: tan pronto como he puesto un pie fuera de la muralla, un gigantesco grifo me ha atacado, y he podido subirme a sus lomos fácilmente. Durante el combate, mis compañeros han sido claves para entretener a la bestia mientras yo apuñalaba su espalda, y al hacerla caer, todo el equipo hemos desatado nuestra coreografía de ataques contra la cabeza.

«Ciertos personajes secundarios me han pedido ayuda por el camino; mis aliados han reaccionado con naturalidad y en ocasiones, se han ofrecido a ayudarme, señalando el camino»


Tras comprobar que no podía entrar por la muralla a falta del salvoconducto, he conseguido engañar al guardia y colarme al mismo tiempo que un mercader. Por supuesto, los guardias han venido a atacarme pero yo he sido más rápido. La nueva zona, de ambiente desértico, estaba muy poblada de enemigos y ha sido realmente difícil sobrevivir en ella. Durante mi exploración, que he realizado sin ningún objetivo en mente, ciertos personajes secundarios me han pedido ayuda por el camino; mis aliados han reaccionado con naturalidad y en ocasiones, se han ofrecido a ayudarme, señalando el camino.



En Dragon's Dogma II a veces hay marcadores en el mapa y a veces no, y no siempre es fácil encontrar un camino. El diseño de la geografía es muy accidentado, lo que significa que rara vez hay una gran explanada como en otros títulos de mundo abierto (The Witcher III, Zelda u Horizon). En su lugar, todo está conectado por caminos principales y secundarios, con muchos recovecos, cuevas y sitios de interés, un poco más parecido a algunas zonas de Elden Ring. ¿Y cómo funciona el viaje rápido? Es una gran pregunta, por lo que he podido ver, la única forma de viajar instantáneamente es mediante un par de objetos que hay que usar: primero una baliza colocada en algún lugar importante (por ejemplo, una ciudad) y luego una piedra consumible que permite el teletransporte a la baliza.

La filosofía del juego está muy orientada hacia el diseño orgánico, es decir, se busca que todo ocurra de forma natural y lo más alejada posible de las fórmulas típicas. Si tienes que encontrar a un personaje, tendrás que preguntar a la gente de alrededor y te darán pistas; si quieres ayudar a alguien a vencer a un monstruo, esa persona puede morir para siempre si no acudes a su rescate. Nuestros aliados no son solo luchadores que nos persiguen, también son capaces de ayudarnos proactivamente a encontrar cofres o a seguir el camino más seguro a una misión.

«Ser arquero en este juego es más interesante que en otros del mismo estilo»


En la segunda sesión de la preview he cambiado de personaje al Arquero Mágico, como su nombre indica, un guerrero a distancia que en vez de flechas lanza hechizos. Esta clase es realmente divertida, y es una impresión que ya tuve la primera vez que jugué Dragon's Dogma II: ser arquero en este juego es más interesante que en otros del mismo estilo. La cantidad de habilidades diferentes, la opción de poder jugar en modo disparo automático o apuntando con la cámara al hombro permiten un juego muy estratégico.

En una de las misiones que he completado, donde tenía que recoger 15 piedras de forja en una cueva, de pronto he entendido la potencia de este sistema de combate. Dentro de la cueva, las piedras de forja solo son útiles si las recoges a oscuras, lo que añade un hándicap de dificultad contra los trasgos de la cueva. Por suerte, el arquero tiene una habilidad magnífica que permite disparar muchas flechas eléctricas que rebotan por las paredes (como Hanzo en Overwatch). Utilizar las habilidades sacando provecho del escenario y el enemigo permite resolver la lucha de formas muy diversas, y se siente una jugabilidad muy flexible, que recompensa experimentar con distintas fórmulas.



Una característica de este juego que me ha llamado poderosamente la atención, y que creo que ha pasado muy desapercibida en tráilers y material promocional, es el sistema de peones. En el mundo de Dragon's Dogma II, un peón es un compañero de viaje del protagonista, puede ser contratado como si fuera un escudero, y sus habilidades tienen muchos usos. La gracia de este sistema es que está conectado con lo que hacen otros jugadores por todo el mundo, de modo que si jugamos online, podremos encontrar peones que representan a otros jugadores, y también nuestro protagonista aparecerá como peón en las partidas de los demás. El sistema es interesante porque es una suerte de juego cooperativo guiado por la IA: es como invitar a un amigo a la partida, y pero en lugar de él viene su avatar, y el progreso de ambos jugadores se refleja en la partida del otro. Aunque no he podido ver en tiempo real cómo funciona todo (ya que el juego todavía no ha salido), el compañero de Capcom que acudió al evento explicó cómo funciona y es una idea muy fresca y pocas veces vista en un juego de esta naturaleza.

Conclusiones

Lo único que no me gusta de esta nueva preview de Dragon's Dogma II es no poder continuar jugando. Se siente un juego profundo, que recompensa la exploración y permite rolear de muchas formas sin sacrificar una buena dosis de acción. En el aspecto argumental, eso sí, todavía no he visto lo que tiene que ofrecer. Sabemos que, a grandes rasgos, es una historia similar a la primera entrega, pero no sabemos hasta qué punto Capcom ha mejorado la narrativa o le ha dado más protaognismo a los personajes secundarios, habida cuenta de que el protagonista es un avatar mudo que sirve de vehículo para el guion.


Funciones online muy interesantes. Jugabilidad fresca y orgánica. Inmersión total
Algunas submisiones pueden ser confusas. Dificultad impredecible
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×