¡Colabora!
0
Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
PC PlayStation 5 Xbox

Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom

Impresiones de la prueba de Dragon's Dogma II que se preparó para el Tokyo Game Show

Por Andrés JC,
0 0 0

No hizo mucho ruido, pero Dragon's Dogma fue un paso firme de Capcom hacia unos dominios que no habían explorado hasta ahora. Es un RPG de estilo occidental que pronto recibirá una segunda parte con ideas más claras, y la ambición de ofrecer un mundo épico muy interactivo. Hemos asistido a las oficinas de PLAION en Madrid para probar la primera versión preliminar, disponible en algunas ferias y para los medios de comunicación, y nuestras sensaciones son muy positivas.

El regreso del Arisen

Como ya ocurría en el primer Dragon's Dogma, la aventura se sitúa en un mundo de fantasía épica típico de Dungeons & Dragons, donde el protagonista es definido por el jugador y desde el principio se enfrenta a un gran dragón. El enfrentamiento, brutalmente desigual, convierte al personaje en un Arisen, al perder su corazón, sustraído por la gigantesca criatura. La historia del segundo juego, que no conocemos todavía, parece continuar sobre las mismas pautas que el anterior: la búsqueda y desafío constante por recuperar el corazón perdido, una travesía compleja donde participan un gran número de personajes, muchos aliados del protagonista, y un sistema de juego basado en la acción en tiempo real.



Lo que hemos jugado de Dragon's Dogma II, al ser una versión temprana, no permitía crear el personaje al gusto, y en su lugar ofrecía participar en un fragmento inicial de la aventura controlando a una arquera predefinida. Rodeada un halo de misterio, la protagonista se convierte en Arisen y debe progresar con un grupo de otros personajes hacia una gran ciudad. Desde el primer momento, la libertad de acción es palpable, es posible ignorar la misión principal y salir en busca de tesoros, aceptar misiones secundarias que aportan relieve al universo del juego, y por supuesto personalizar el equipamiento y estilo de combate del protagonista y sus acompañantes.

«Este es un juego grupal, siempre viajas acompañado, y puedes configurar el equipo de todo el mundo»


El Arisen tiene poderes especiales, y quizá el más importante de ellos es poder revivir a sus compañeros de forma sencilla en cualquier momento. Si te aventuras por los numerosos caminos encontrarás criaturas agresivas, como trasgos, lobos o harpías, que siempre atacan en grupo y exigen dominar a nuestro personaje para vencer. Este es un juego grupal, siempre viajas acompañado, y puedes configurar el equipo de todo el mundo. El control ha sido drásticamente actualizado, y permite un buen número de acciones ofensivas que son muy fáciles de realizar. Usa ataque débil para atacar automáticamente, o el ataque fuerte si pillas desprevenido al enemigo; saca provecho de las habilidades equipadas, más poderosas pero también más lentas, para acabar con los más peligrosos. El arquero permite disparar automáticamente a cualquier objetivo al alcance, pero también ofrece un modo de apuntado manual que causa mucho más daño, si bien es notablemente más difícil de controlar.

Dragon's Dogma II no abandona los conceptos clásicos

La misión principal que hemos jugado consistía en escoltar a un personaje hasta un lugar bloqueado por rocas, para asistir a un carromato en su viaje. Al llegar a dicho lugar, un troll gigantesco aparece de debajo de las rocas y empieza un combate de jefe, donde utilizando nuestras habilidades y las habilidades de los demás es posible derribarlo y acabar fácilmente con él. El mago del equipo puede imbuir las armas de los otros con fuego, mientras que el guerrero hace el trabajo de tanque mientras el arquero aprovecha para hacer su trabajo a distancia. Es fácil sentirse una parte más del equipo, los personajes aliados son autosuficientes, pero también obedecen órdenes que podemos ejecutar con la cruceta. En cualquier momento es posible usar habilidades especiales, o entrar en el menú de pausa y usar objetos para curar o potenciar a cualquier personaje.



Dragon's Dogma II es un juego profundo, sí, pero no deja de ser un RPG de vieja escuela. Si te aventuras por tu cuenta, o rebuscas en las casas de una aldea, encontrarás recompensas en forma de cofres y recursos para fabricar ítems. Por los caminos encontramos personajes secundarios que podemos reclutar en nuestro equipo, siempre que haya una vacante libre. Utiliza puntos de reclutamiento y podrás contratar a otro luchador, quizás más poderoso que otro de los que ya tenías. Donde hay más miga es en la manera de resolver las misiones, que a menudo ofrecen múltiples caminos. En la versión que he jugado, si logras alcanzar la ciudad con el personaje secundario que te acompaña, el resultado será distinto a hacerlo en solitario. También hay ciertos eventos que hacen el escenario más vivo, como por ejemplo destruir una pared para que el agua del río de encima abra un nuevo camino. Eso sí, esta versión temprana tiene todavía mucho trabajo por hacer en la IA de los personajes, ya que al hacer esto todos mis aliados se colocaron delante de la pared y... murieron instantáneamente.

«Donde hay más miga es en la manera de resolver las misiones, que a menudo ofrecen múltiples caminos»


Cuando cae la noche, el mundo se vuelve realmente oscuro. Equipa tu candil y podrás ver un poco mejor y explorar por fuera de las ciudades. Aún en una poderosa oscuridad, las criaturas ahora son mucho más intimidantes y peligrosas. Antes de llegar a la gran ciudad de la misión, encontré un grupo de esqueletos con magia muy poderosa. Para derrotarlos es necesario hacerlo en dos pasos: hazlos caer al suelo y luego rómpeles el cráneo, de otro modo se volverán a levantar. Este combate, sin ser un jefe final, fue bastante desafiante y divertido, y empecé a sentirme cómodo con la jugabilidad. La dificultad es elevada, porque si derrotan a tus aliados, resulta bastante complicado revivirlos de forma segura, y si están mucho tiempo debilitados, ¡morirán para siempre!

Un mundo complejo por descubrir

La hora de juego que he pasado con Dragon's Dogma II sabe a poco, porque es un juego de cocción lenta en el que tus decisiones no tienen efecto inmediato. La fórmula que ha creado Capcom integra un cóctel de ideas que rara vez vemos en una aventura de rol, como un combate en tiempo real complejo, un sistema de decisiones elaborado y un gran nivel de personalización. La evolución desde el primer Dragon's Dogma es espectacular, y solo nos gustaría confirmar que el mundo es tan profundo como promete, que realmente tengamos muchas opciones para experimentar esta historia.

Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom
Avance de Dragon's Dogma 2: Jugamos a Dragon's Dogma II, el nuevo y expansivo RPG medieval de Capcom

Una aventura grande y con muchas ramificaciones. Combate sencillo pero efectivo
Es una versión temprana, así que no pudimos ver su profundidad real
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×