¡Colabora!
0
Impresiones jugables de Dragon Quest III HD-2D, el clásico de rol ahora renovado
Nintendo Switch

Impresiones jugables de Dragon Quest III HD-2D, el clásico de rol ahora renovado

Square Enix recupera los orígenes de Erdrick con su estilo que combina los personajes 2D con entornos 3D

Por Andrés JC,
0 0 0

Hace ya años desde que conocimos la existencia de Dragon Quest III HD-2D Remake, un juego que ha ilusionado a muchos fans del rol japonés. La relevancia del juego original es innegable, se trata de una entrega muy querida por japoneses y americanos que pudieron disfrutar de los orígenes de la serie, una entrega que no llegó a Europa en su día, y nunca se ha traducido al castellano hasta ahora. El principal reclamo de este remake no es ese, sino el lavado de cara "HD-2D", que lo pone en la misma categoría de otros juegos recientes como Live a Live o Triangle Strategy.

Gracias a Square Enix, PLAION y Nintendo hemos podido experimentar aproximadamente una hora de juego de Dragon Quest III HD-2D Remake, en la isla donde comienza la aventura. La fidelidad es total desde el primer momento, este es un juego muy tradicional, y sus creadores (entre los que se incluye el padre de la franquicia, Yuji Horii) han conservado muchos pequeños detalles visuales y jugables del juego de NES. El primer contacto me sorprendió en este aspecto: no hay duda de que es un juego actual por sus escenarios 3D y diversas ayudas para progresar, pero también se nota el aprecio por lo antiguo, como las animaciones clásicas y primitivas de los personajes, que se han mantenido tal cual.



Dragon Quest III nos cuenta la historia de Erdrick, el primer héroe que derrotó al Señor de la Oscuridad, una hazaña que ya se mencionaba en el primer Dragon Quest y que ha tenido varias apariciones en otras entregas, como Dragon Quest Builders. Como ya ocurría en algunos RPGs de la época, los compañeros del protagonista son personajes que el jugador puede reclutar y confeccionar a su gusto, de modo que la historia no tiene mucho énfasis en un grupo de protagonistas, sino que se centra sobre todo en el mundo y varias subtramas alrededor de las distintas regiones que aparecen en el juego.

Este juego representa el JRPG más tradicional, con su desarrollo basado en mazmorras, que se distribuyen en un mapa grande junto a pueblos con tiendas y posadas. A menudo es necesario entrar en la mazmorra solo para subir niveles y después regresar rápidamente a la posada para recuperarnos, y por supuesto a la iglesia, tradicional emplazamiento de la serie para revivir aliados o curarlos de estados negativos. Es estimulante ver cómo crece nuestro equipo, aprendiendo rápidamente hechizos y habilidades. Cada pieza de equipo marca una gran diferencia, y derrotar a un boss es difícil pero muy gratificante.

Muchos reconocerán la dureza de los juegos de rol japonés fundacionales como este, cuando a menudo no está muy claro cuál es el próximo objetivo o cómo confeccionar el equipo de los personajes. Este remake allana el camino con varias conveniencias, como indicar en el mapa el próximo destino, aunque sigue siendo necesario explorar bien los escenarios y aprender las mecánicas del juego por nuestro propio pie. Por suerte, ahora podemos guardar partida con más frecuencia, y sortear un encuentro aleatorio desafortunado que nos estropee el progreso. Reclutar un miembro nuevo en el equipo en una ciudad significa obtener un personaje de nivel 1, sin armas ni armaduras; combatir es una obligación constante para estar a la altura de los desafíos que la siguiente mazmorra nos tiene preparados.



Quienes hayan jugado a otros juegos de Square Enix con la etiqueta "HD-2D" saben que cada título tiene un estilo ligeramente distinto, unos con mayor predominancia de texturas pixeladas y efectos de post-procesado como Triangle Strategy; otros con deslumbrantes efectos de iluminación y animaciones sofisticadas como Octopath Traveler. La prioridad en Dragon Quest III HD-2D es la sencillez, con escenarios poligonales sencillos que huyen de la sobrecarga gráfica, se utiliza un lenguaje visual más primitivo en general que enfatiza las raíces 8 bits del título original. Este remake no pretende deslumbrarnos, lo que quiere es recordar el juego de NES que un día fue pero realizado con herramientas actuales.

Si tuviese que destacar solo una cosa de mi experiencia breve con Dragon Quest HD-2D Remake elegiría la banda sonora. Esta serie siempre ha tenido un estilo musical icónico, y muchas melodías se han mantenido inmutables con los años. Lo que más me ha sorprendido es que toda la banda sonora aquí se ha reinterpretado por completo, en un estilo orquestal, con el sello de la Orquesta Sinfónica de Tokio. El resultado es realmente conmovedor, lo que un día fue un encantador chiptune ahora tiene una presencia espectacular, y demuestra el atemporal trabajo de composición llevado a cabo en 1988, que no ha envejecido un ápice.



El Dragon Quest por antonomasia

No importa si conoces la serie Dragon Quest o no, si has jugado a sus entregas más recientes o si eres un aficionado del rol japonés, este remake es una oportunidad como pocas. Dragon Quest III HD-2D Remake es la quintaesencia del RPG por turnos, es una experiencia clásica que, refinada con tino, demuestra el cariño hacia los orígenes del videojuego actual y permite disfrutar del pasado. Tenemos muchas ganas de seguir la aventura de Erdrick.

Muy fiel al original. Banda sonora recreada con resultados excepcionales
La interfaz estropea el conjunto visual

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 14 de noviembre de 2024
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×