Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
Jugamos a la beta
PlayStation 4 Xbox One PC

Jugamos a la beta

Nos ponemos el traje espacial y nos liamos a tiros en lo último de Infinity Ward.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

En menos de tres semanas llegará Call of Duty Infinite Warfare, la nueva entrega de la conocida serie bélica de Activision. Este año le toca el turno a Infinity Ward, estudio que se alterna generalmente con Treyarch y del que no teníamos noticias desde Ghosts al inicio de la presente generación. El morbo está servido por partida doble, ya que la nueva futurista entrega de la serie tiene dos competidores directos que han surgido del propio estudio. Por un lado, tenemos que el juego llega acompañado de una versión remasterizada de Modern Warfare, el título mejor considerado de toda la serie y realizado por ellos mismos. Por otro, casi coinciden en fecha de lanzamiento con Titanfall 2 de Respawn, estudio creado a partir de buena parte de la propia Infinity Ward. Al final, por una cosa o por otra, todo queda en casa. Como la nueva entrega está a punto de llegar, entramos en las fases de prueba del multijugador en línea, parte básica de la propuesta jugable de cada año. En esta ocasión, el testeo comienza en PlayStation 4 antes de saltar a otras plataformas.

Nosotros ya hemos tenido la oportunidad de enrolarnos en el ejército del futuro y tenemos que decir que el juego funciona muy bien (durante las primeras horas era muy complicado encontrar jugadores pero eso ya se ha arreglado con una actualización). Como su nombre indica, estamos en un futuro imaginario, en la que la humanidad ha conquistado las estrellas, el paso lógico a lo que hemos visto en los dos anteriores Black Ops y en Advanced Warfare. Drones, mechs, exoesqueletos... todo lo que ya conocíamos de antes multiplicado hasta el infinito. En la versión final tendremos las clases de Guerrero, Híper, Mercenario, Fantasma, Stryker y Sináptico. En la beta no estaban todas disponibles, pero nosotros nos hemos centrado en la última categoría, un dron de combate controlado a distancia que resulta ideal para las distancias cortas por sus subfusíles y por los enfrentamientos cuerpo a cuerpo.

En la beta hemos podido atisbar cómo funcionarán las misiones de las facciones, pequeños retos que deberemos buscar durante los enfrentamientos como acabar con tres enemigos con armas distintas o abatir a cinco con solamente armas energéticas. Además de las armas de corte futurista (balistícas, de energía o cuerpo a cuerpo), tendremos equipo táctico que servirá para localizar a nuestros enemigos y facilitarnos nuestro cometido. La racha de puntos es ya una constante dentro de la serie, y resulta más accesible para todo tipos de jugadores, tanto por el arma especial de cada categoría como para invocar las variantes de UAV que hay disponibles. La personalización se puede hacer por la estética al subir niveles o mediante los módulos, que se pueden reforzar por medio de sus cargas y rasgos. Estas "cargas" se pueden añadir bien como un arma potente o una habilidad que amplíe las opciones estratégicas. Por otra parte, los "rasgos" son habilidades constantes que refuerzan y amplían las posibilidades de juego.

Los modos de juego disponibles permiten que dos equipos de seis participantes, entre los que hemos podido probar estaban "Team Deathmatch", "Domination", "Defender" y "Kill Confirmed", en el que además de abatir enemigos, deberemos recolectar sus chapas de identificación para puntuar. Los mapas son muy dispares, uno amplio en el que se recrea un entorno actual en una colonia en un halo circular al más puro Elysium o Vanquish, con otros más cerrados como el que transcurre en los pasillos de un transbordador espacial de manera que los cadáveres se quedan flotando después de ser abatidos. El apartado gráfico es bueno, muy suave gracias a la alta tasa de imágenes por segundo y la cantidad de recovecos que encontramos en los escenarios. Curioso cuanto menos resulta ver a los drones interactuar con otros jugadores, por mucho que tengan forma humanoide.

La jugabilidad sigue las pautas de las anteriores entregas, que a su vez evolucionaron después de que Titanfall sentase cátedra. El doble salto es clave, sobre si dejamos pulsado el botón en el segundo impulso ya que la propulsión hacia zonas más altas será clave en esta ocasión. Deslizarnos por el suelo será también un recurso habitual, pero sobre todo abusaremos de correr por las paredes ya que es la mejor forma de esquivar y sorprender al equipo rival. La única diferencia de peso que hemos encontrado es que la velocidad punta de nuestros personajes a la hora de correr por el suelo parece que se ha limitado. Como si se hubiera ralentizado para ajustar mejor la jugabilidad ante tanta versatilidad de movimiento, algo que de entrada no encaja con la suavidad con lo que todo se mueve por la cantidad de imágenes por segundo a la que va el juego. Esto todavía puede cambiar en la versión final, pero suponemos que se quedará igual. En cualquier caso, lo jugado hasta el momento es impresionante, aunque quizás no sorprenda tanto a los seguidores acérrimos ya que se repiten muchos elementos de entregas anteriores. Ya hemos visitado muchas veces el futuro, por mucho que resulte tan divertido como en este Infinite Warfare.
Avance de Call of Duty: Infinite Warfare: Jugamos a la beta
Avance de Call of Duty: Infinite Warfare: Jugamos a la beta
Avance de Call of Duty: Infinite Warfare: Jugamos a la beta
Avance de Call of Duty: Infinite Warfare: Jugamos a la beta

La versatilidad de movimientos. La diferentes categorías de personajes. Los escenarios.
La velocidad punta al correr. Ambientación similar a la de entregas anteriores.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Avances: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, NewRandomAge, Rodri.
×