¡Colabora!
0
Regreso a Dreamcast (en 2021)
Dreamcast

Regreso a Dreamcast (en 2021)

Se cumplen 20 años de la discontinuación de la última máquina de Sega, lo que marcó el fin de una era.

Por Andrés JC,
0 0 0

Han pasado 20 años desde que Sega Dreamcast pasó a mejor vida. El comunicado de Sega informando sobre la descontinuación del sistema fue una noticia que resonó por todo el mundo. "Mantener el equilibrio entre las áreas de software y hardware mientras tratamos de conseguir beneficios se ha vuelto extremadamente difícil", informaba The Guardian el 1 de febrero de 2001. En este simbólico, pero emocionante aniversario, en uVeJuegos hemos decidido brindar un pequeño homenaje al último gran sueño de Sega. Somos unos nostálgicos y nos gusta.

La motivación de un servidor para llevar a cabo este artículo, además, viene precedida por la decisión de adquirir recientemente una Dreamcast, y con ello, estar reviviendo todas las sensaciones que habían quedado enterradas por el tiempo. Como es evidente, la única forma de obtener una consola en 2021 es recurrir al mercado de segunda mano, y con ello vienen toda una serie de desafíos y cuestiones que, creemos, también vale la pena mencionar en un texto como este. ¿Qué debemos tener en cuenta para comprar una Dreamcast? ¿Cómo podemos conectarla? ¿Hay defectos de hardware que debamos tener en cuenta? ¿Modificaciones que nos puedan interesar? Todo ello y mucho más, podrás encontrarlo aquí.

Desempolvando (o desembalando) una Dreamcast

En el círculo de los aficionados a videojuegos es habitual el debate de marcar "hasta dónde" llegan los videojuegos retro. ¿Retro significa 2D? ¿Lo retro se acaba con la llegada del CD? ¿O con la desaparición de la salida de vídeo analógica? Hay opiniones para todos los gustos, pero una corriente con muchos seguidores apoya la afirmación de que lo retro acaba con Dreamcast. La explicación detrás de esta aparentemente arbitraria regla reside en la naturaleza del catálogo de Dreamcast: gran parte del catálogo que Sega preparó para su consola sigue un estándar totalmente arcade. Cuando PlayStation y Nintendo 64 se alejaban cada vez más de la jugabilidad arcade, de las partidas cortas, los juegos de control simple pero exigente. Dreamcast se resistió a subirse a ese carro, y en su lugar apostó por llevar la experiencia de las recreativas a nuestro hogar, tal y como venía haciendo desde siempre, en realidad.

Crazy Taxi, Virtua Tennis, The House of the Dead 2, Power Stone, Virtua Fighter 3... son solo algunas de las muchas experiencias de aire retro que nos dejó Dreamcast. Por eso, cuando volvemos a enchufar la consola, con su inconfundible blancura, y nos disponemos a jugar, no resulta difícil hacerlo. Sabemos que en el momento en que cojamos el mando, cualquiera de estos juegos nos va aportar una diversión inmediata, sin ataduras, sin complicaciones. La conducción arcade, los juegos deportivos, de lucha y de disparos, entre otros, son la columna vertebral del catálogo que nos dejó los dos años de vida de Dreamcast.


Mi recién adquirida Dreamcast, sobre una base refrigeradora con su correspondiente led azulado, para enfatizar que soy gamer


Una vez conectada la consola —y tras quedarme ciertamente sorprendido por su peso, que no recordaba—, resulta extremadamente satisfactorio volver a conectar el mando en el frontal. ¿Hace cuánto que no conectabais un enchufe que no fuese USB? No es algo que hagamos a diario, desde luego. Un agradable clic nos informa de que nuestro mando está conectado, pero aún no está listo. Todavía falta algo para continuar: la Visual Memory Unit, abreviada con sus siglas VMU. Testimonio de una época en la que no se habían asentado estándares tan arraigados, cada generación de consolas era una declaración de principios, y probablemente la de Sega venía de la mano de la VMU, la tarjeta de memoria con pantalla integrada que se insertaba en la parte superior del mando. Admito mi torpeza al haber olvidado que la tarjeta, del tamaño de un Tamagochi, dispone de una tapa superior que protege la interfaz. Tras quitar la tapa, introduje la VMU en el mando y ahora sí, el mando estaba completo.



Encender la consola y observar su pantalla de arranque es un bofetón en la nostalgia. Siempre consideré que este es una de las animaciones de inicio más memorables, un ejercicio formidable de elegancia. El azul del logo, color de Dreamcast, ADN de Sega, fue anaranjado fuera de Europa, convirtiendo "nuestra" espiral azul en la excepción, no la regla. Sin embargo, el azul es lo más Sega que existe, ¿verdad? Llegamos así a la pantalla de selección de fecha.


1998, esa fecha tan cercana y tan lejana a la vez


La razón de por qué tenemos que seleccionar fecha casi cada vez que encendemos la consola la explicaremos más adelante, en el apartado Cuidando de nuestra Dreamcast. Por ahora nos limitamos a comentar otra estampa, también muy familiar: el menú del sistema operativo de la consola. A través de él podemos hacer varias cosas:

1 — Ejecutar el juego que acabamos de introducir
2 — Escuchar música de un CD de audio, si es que nos queda alguno por casa
3 — Mirar la fecha actual
4 — Administrar nuestras VMU
5 — Configurar la consola

Ahora que ya tenemos todo listo, podemos pasar a lo que importa. ¡Los juegos!

Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, NewRandomAge.
×