¡Colabora!
0
Por qué este va a ser el peor Black Friday de la historia
Android iPad iPhone / iPod Touch Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Stadia Xbox Xbox One

Por qué este va a ser el peor Black Friday de la historia

Cuellos de botella en el transporte, escasez de materias primas, inflación... Todo va en contra de las ofertas este 2021

Por Alejandro García González,
0 0 0

Black Friday, uno de los términos que adoptamos cada noviembre, comenzó como un corto período de rebajas para liberar stock en tiendas que vendían artículos tecnológicos y que necesitaban hacer espacio (físico, por cierto) en las tiendas minoristas para acumular stock nuevo de cara a la campaña navideña, por lo que se las ingeniaron para atraer clientes en un período que históricamente era de bajo volumen de ventas. El prácticamente inesperado éxito a la hora de vaciar almacenes fue rápidamente notado por los comerciantes, y la idea fue imitada por cada vez cadenas más grandes, que, poco contentas con tener un fin de semana de fuertes ventas, alargaban cada vez más y más el tiempo de rebajas, bajo la lógica de que es mejor repartir las ventas en un tiempo más dilatado para aliviar al personal y que los clientes no se lo perdieran bajo ninguna excusa. Por supuesto, a día de hoy es casi un periodo festivo en el comercio de final de año; la campaña de halloween empalma con el Black Friday, que a su vez coincide exactamente con la campaña de navidad, que todos sabemos que es una festividad propia de mediados de noviembre para cerrar el año, antes de parar para "las rebajas". Y lo que antes era un fin de semana hasta divertido, cuando intentábamos buscar la ganga para nosotros y para nuestros círculos cercanos, se ha tornado en un bombardeo de publicidad al que somos sometidos gran parte del mes con rebajas prácticamente inapreciables, aunque se vean tantos precios tachados como marcados en rojo.



Pues además este año va a ser lamentable. La tradicional subida de precios antes del período de rebajas (supuestamente prohibida en España, por cierto) para intentar hacer más atractivo el precio final, descuento fantasma mediante, pues, como es ya evidente, el importe estaba más que inventando desde semanas antes, no es sino el punto de partida de los trucos y engaños de las tiendas físicas y online de este año. Al margen del virus en sí, varios factores económicos y logísticos que influyen en el abastecimiento de productos, cuyo efecto llevamos viendo ya de un tiempo a esta parte, van a alcanzar la cresta de la ola (dedos cruzados) este fin de año, y ya están aquí para arruinar la fiesta. Además, los hábitos de consumo de los clientes también se han modificado gracias al Black Friday para amoldarse a él; al cliente que compra en período realmente navideño (a partir del 24 de diciembre, comenzadas las festividades) ya se le llama "el rezagado", como si se pudiera llegar un mes tarde al consumismo, puesto que lo inteligente parece ser comprar todos los regalos precisamente a final de noviembre, cuando hay precios más bajos.

[...] al cliente que compra en período navideño ya se le llama "el rezagado", como si se pudiera llegar un mes tarde al consumismo.

Escasez y fábricas

El primero de los factores, y el que más nos importa aquí, es la escasez a nivel mundial de semiconductores y la saturación absoluta de las fábricas. El tema da para mucho, pero ha generado tal miedo y costes tan altos que ahora todo el mundo quiere montar una fábrica. Para 2025 si eso, pero hay que montarla. Para los peceros, conseguir una tarjeta gráfica, tanto de nueva generación como antigua, a un precio razonable ya es más complicado que salir vivo de Squid Game. Esto ya viene de largo, la demanda está disparada y no es transitoria, dada la potencia de las nuevas generaciones y el cambio de hábitos en la población de la pandemia, el cual, entre otras cosas, ha hecho que la gente se quede más tiempo en casa y, por lo tanto, quiera disfrutar de sus aficiones, véase jugar videojuegos con mayor calidad de vida... O de gráficos, en este caso. Este no es el único ejemplo, sin ser tan grave también ha habido escasez temporal de procesadores de AMD, la compañía liderada por Lisa Su (el bajo rendimiento comparativamente hablando de la undécima generación de Intel no pareció hacer tal estrago en el stock de la marca azul) que se vio reflejada en un aumento de los precios de venta base. Curva de oferta y demanda, mientras que la de las tarjetas gráficas se soluciona en plataformas de venta de segunda mano, ya que el stock regular a precio oficial no dura, el de procesadores ha frenado de manera efectiva la bajada de precios natural, pospuesta hasta la salida de nuevas generaciones. Las consolas, naturalmente, son el paquete completo que ofrecen Microsoft, Sony y Nintendo, y tienen el mismo problema. Al margen de vender casi a pérdidas, pues se ha trasladado el negocio real a la venta de suscripciones en línea y licencias, se ha reducido el margen efectivo de venta al pelear precisamente por el mismo espacio de fábrica que produce las flamantes RTX, los procesadores para coches e, incluso, tractores y material para agricultura. Sí, si se te rompe una pieza del tractor, lo más rápido es que la encuentres en Farming Simulator 22.



Es por esto que las cantidades almacenadas en inventario están bajo mínimos. Haciendo una búsqueda rápida por tiendas online españolas se puede comprobar fácilmente que la Playstation 5 está agotada a todos los niveles, tanto su modelo digital como el de discos, mientras que en las Xbox Series es imposible encontrar el modelo "nevera", el hermano mayor de la generación, esto es, Series X, y apenas está disponible Series S, sin rebaja apreciable ya que mantiene con facilidad los 300€ más envío. La única que parece estar esquivando estos problemas es la Nintendo Switch, ya que, mirando bien, está disponible hasta el modelo OLED. En la cuestión de teléfonos móviles, la situación también dista de ser normal, pues muchas tiendas y distribuidores ya están teniendo problemas para mantener el stock de modelos de iPhone o Huawei debido a la alta demanda, aunque todavía no parece haber llegado la situación a un punto tan grave. Es altamente probable que las tiendas estén reteniendo stocks de los modelos más demandados para tener su minuto de gloria en grupos de Telegram al anunciar stock, por ejemplo, de PS5, pero también hay que tener en cuenta lo antes mencionado, ya estamos en el período en el que papá Noel y los Reyes Magos cargan sus hatillos para complacer a los más pequeños de la casa con regalos en periodo de vacaciones, lo que se acumula a la demanda ya existente y seguramente contrarreste la disponibilidad transitoria de esta medida.

Es altamente probable que las tiendas estén reteniendo stocks de los modelos más demandados [...] pero otros factores seguramente contrarresten la disponibilidad transitoria de esta medida.

Inflación

En segundo lugar está la inflación, o aumento generalizado de los precios, el gran peligro que se come el poder adquisitivo de la clase media o un efecto positivo de la recuperación de la economía, dependiendo de por dónde sople el viento, pero que indudablemente afecta a los precios de todos los productos. Si bien la subida concreta de la inflación española está fuertemente influenciada por la subida del precio de la electricidad (el por qué de que tu vecino ahora ponga la lavadora a las dos de la mañana) hay que tener en cuenta que las cadenas de suministro se dan a nivel global e influencian al mercado en general. Sabiendo que el producto se va a vender igual, siempre será más rentable llevarlo a países ricos que ya esperen precios altos que moverlo a cualquier otro sitio, pues compensan los costes. Todo esto, junto a la ya conocida paridad del euro-dólar en casi todo tipo de productos importados desde el extranjero (99$ de PVP en EEUU, 99€ en Madrid), a pesar de que este índice continúa estable en torno a 0,87 euros por cada dólar, hace bastante rentable la estabilidad de precios al consumo. El día en el que la excusa de los costes logísticos en Europa deje de ser útil llegará, pero hoy no es ese día. En cualquier caso, el coste de hacer negocios con este tipo de mercancías ha subido desde 2020, y no parece que tenga solución a corto plazo.



Con esto no queremos desanimar al consumidor medio, ni pretendemos augurar que no tendremos las gangas de siempre, a las que ya estamos acostumbrados. Ciertos productos tendrán sus correspondientes bajadas de precios, quizá alcanzando mínimos históricos, como ya podemos esperar en la memoria RAM DDR4 o discos duros, pero ya no tendrán la espectacularidad que tenían en años anteriores. El panorama que nos espera es de dificultad para adquirir determinados bienes, como las consolas antes mencionadas, para dar paso a un mayor protagonismo de los servicios online. Quizá el regalo de navidad económicamente responsable este año no sea la consola de nueva generación de segunda mano y se acerque más a la tarjeta de suscripción de videojuegos en la iteración anterior. Al fin y al cabo, es mejor esperar y conservar la dignidad que empeorar la situación cediendo ante el especulador, y a la vez aligerar el peso de la cartera.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge.
×