¡Colabora!
0
Lo mejor de cada casa - Número 8
PC PlayStation 2 PlayStation 3 PlayStation Portable PSOne Wii Xbox 360 Xbox Classic

Lo mejor de cada casa - Número 8

La Sociedad Histórica de Viciojuegos se congrega para elegir el mejor capítulo de la serie Silent Hill.

Por Pablo Ayllón Lolo,
0 0 0

Bienvenidos al octavo número de "Lo mejor de cada casa", amigos de lo oculto, lo prohibido y los spoilers. En esta ocasión me han encomendado la peligrosa labor de decidir cuál es el capítulo inexcusable de Silent Hill, esa serie de videojuegos de Konami que cambió nuestras vidas a finales del siglo pasado y que todavía se mantiene no sin dar algún que otro bandazo. Muchos son los ilusos que a lo largo de estos años han cruzado el umbral de la niebla en busca de castigo, perdón o venganza, pero de entre todas estas historias sólo una puede erigirse como una obra cumbre capaz de conectar de una forma nunca vista con el jugador. Hagamos un breve repaso de los candidatos antes de romper el silencio.

Aunque es imposible hablar del primer Silent Hill sin mencionar Resident Evil, juego que popularizó el género del survival horror como ya hizo años antes su precursor Alone in the Dark, lo cierto es que el concepto del terror exhibido por Konami y en particular el Team Silent se oponía diametralmente al de Capcom. Pese a contar con un desarrollo igual de intrincado y un control similar (recordemos que Silent Hill fue cien por cien tridimensional desde los inicios), ni la importancia del guión ni el tratamiento de los personajes tenían nada que ver.

En Silent Hill (1999) el jugador encarna a Harry Mason, un escritor que va por una carretera oscura con su hija Cheryl en el asiento de copiloto. De repente una joven aparece delante del coche, Harry no tiene más remedio que dar un volantazo y sufre un accidente. Cuando recupera el sentido está en Silent Hill y no hay ni rastro de Cheryl, así que se aventura en el pueblo con la esperanza de encontrarla. A lo lejos distingue una silueta que bien podría ser la de ella, la sigue hasta un callejón y lo que pasa a continuación ya es historia.

A medida que avanza por el entramado de calles cortadas que es Silent Hill y lugares tan recordados como el colegio Midwich y el hospital Alchemilla, Harry se topa con seres espantosos como pterodáctilos en carne viva, niños deformes con garras y enfermeras poseídas por parásitos. Sin embargo, el pueblo no muestra su peor cara hasta que suenan las sirenas y con ellas se produce la transformación. El suelo se convierte en rejilla, la sangre brota de las paredes y todo lo que hay alrededor del protagonista se vuelve aún más confuso. Estos cambios de dimensión marcan los puntos de inflexión en el juego.

Si bien Harry es un personaje un tanto desdibujado, el resto del reparto es sencillamente memorable. Ahí están Cybil Bennett, policía y primera aliada; Dahlia Gillespie, una mujer demacrada y relacionada con el culto a la que Harry se encuentra en una iglesia; Alessa, hija de Dahlia a la que ésta intentó prender fuego; Michael Kauffman, director de hospital y narcotraficante, y Lisa Garland, enfermera de buen corazón y protagonista de una de las escenas más angustiosas vistas en un juego. La dualidad representada por Cheryl y Alessa es el eje de una trama compleja y llena de simbolismo a la que hay que prestar mucha atención para no perderse.
Muchas calles llevan a ninguna parte
Muchas calles llevan a ninguna parte
Adiós al mito de la enfermera sexy
Adiós al mito de la enfermera sexy
Casa del perro, calle Levin
Casa del perro, calle Levin
Los gráficos ahora sí que dan miedo
Los gráficos ahora sí que dan miedo
SH2 transcurre en otra parte del pueblo
SH2 transcurre en otra parte del pueblo
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, NewRandomAge, Runa.
×