¡Colabora!
0
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!

Esta saga polaca de simulación cachonda llega a Xbox One

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

Robot Gentleman, un estudio polaco, se hizo un hueco en el mundo de los videojuegos en 2015 en su vertiente más lúdica y humorística. No mediante una obra profunda, compleja ni perfecta, ni con historias ni personajes que se grabasen en la mente colectiva, no fue así. Su sello en la ciudadanía jugona se debe gracias a su buen humor, parodia y mecánicas jugables sencillas pero adictivas, así como su facilidad para trasmitirse mediante Youtube. Ya en 2018 lanzó otro juego con el mismo planteamiento pero con ideas frescas y ambientado en otra época y lugar. Dos juegos iguales pero distintos: 60 Seconds! y 60 Parsecs!

60 Seconds! nos presenta a la típica familia norteamericana de los años 50. Una familia unida, patriota, con su casa unifamiliar, su ferviente anticomunismo y con su propio refugio nuclear. No es para menos, puesto que en esa época los soviéticos estaban a la vuelta de la esquina y podían soltar alguna que otra bomba nuclear... algo que acabó sucediendo. Pues suerte los McDoodle son una familia unida por los que no les importará pasar algunos meses recluidos en su búnker los unos con los otros. Todo está en orden: la familia en casa, el refugio con provisiones, todos felices... hasta que la alarma nuclear comienza a pitar y todos deben refugiarse para sobrevivir. En principio todo el mundo esperaba este día pero no se esperaban que sólo tuvieran sesenta segundos para prepararlo todo y esconderse... sesenta segundos, casi nada. Resulta que los bombardeos nucleares no son algo tan sencillo ni agradable como parece, entre que la familia no ayuda en nada, ni en meterse ellos solitos en la guarida, tampoco hay muchas provisiones en el refugio, así pues la situación se puede complicar. Y lo hará. Muchas veces. Siempre.



Lo primero es asegurarse que toda la unidad familiar sobreviva: el padre Ted, la madre Dolores, la jovencita Mary Jane y el pequeño Timmy, después aprovisionarse bien de latas de sopa y agua, finalmente pillar objetos útiles como un hacha, mascara antigas o el tablero de ajedrez. Sobrevivir durante tantos días puede resultar lioso pero por suerte contamos con un diario que ofrece consejos parcialmente óptimos para sobrevivir, avisa de los sucesos imprevisibles, del estado de salud de los integrantes, ambigüedades varias y ofrece pautas para vivir. Lo aconsejable es permanecer siempre dentro para no pillar la radiación del exterior, no dejar entrar a los desconocidos y mantener el búnker limpio y ordenado. Claro que no es fácil porque de vez en cuando se debe salir al exterior en busca de provisiones, ayudar a los vecinos débiles o ser ayudados, requerir objetos para mantener la seguridad y salud mental del lugar, y muchas cosas más. Queramos o no necesitamos contacto con el exterior, ya sea para recibir ordenes de los militares salvadores o la ayuda de otros supervivientes, robar si es necesario o adoptar alguna mascota perdida y hambrienta. No importa cuantas partidas juguemos, todas serán diferentes y todas muy imprevisibles. Un día nos quedamos en los husos, otro mutamos en una nueva especie y en otro adoptamos un perro.

60 Parsecs! lleva el ansía de supervivencia a un nuevo nivel: al espacio, en plena post-guerra espacial! No cuidamos de una familia americana encerrada en una choza antinuclear sino a una flota de astronautas americanos como Emmet Ellis, Tom Thomson o April Angelle. America first! Excepto la cadete Deedee Dawkins, que es francesa. Europe second! Estamos en el futuro pero las desgracias siguen a la orden del día, por eso nuestra estación espacial se va al garete y debemos huir en un modulo de escape. Durante días deambularemos por el espacio, situación muy distinta a la de la familia McDoodle, siempre ubicados en el mismo lugar, hasta que encontremos un planeta apto donde aterrizar. Precisamente el mayor interés y miga jugable llega cuando estamos aparcados en uno de los varios planetas disponibles, lo que abre el abanico de posibilidades y aventuras, porque si no aterrizamos en ningún sitio pues nos aburriremos mucho y nos limitaremos a comer hasta morirnos del asco.

Ya una vez en la superficie del planeta se nos permite explorar sus secretos en busca de materiales, tesoros e información sobre lugares míticos, lo que haría todo dominguero espacial. Eso sí, debemos tener cuidado de mandar a nuestros compañeros totalmente equipados y en buena forma física para no mandarles a la muerte segura... o al menos a una experiencia dolorosa. Gracias a esos materiales crearemos nuevos objetos, equipación y alimentos, lo que nos hará más llevadera la existencia en el espacio. Nunca nos aburriremos porque siempre habrá problemas cada día y la necesidad diaria de tomar decisiones diarias, incluso conoceremos a numerosos personajes, desde extraterrestres encapuchados malheridos hasta cosmonautas soviéticos antipáticos.



A pesar de que 60 Seconds! y 60 Parsecs! son del mismo estudio (Robot Gentleman), de la misma temática apocalíptica antisoviética, su mismo estilo de humor negro, sarcástico y absurdo, sus mismas mecánicas jugables no podían ser mas distintos entre sí. Tenemos la sensación que pertenecen a épocas distintas del estudio cuando apenas hay tres años de diferencia (de 2015 a 2018) porque el salto de una entrega a otra es abismal, tanto que tras probar 60 Parsecs! nos dará pereza seguir con 60 Seconds! La temática nuclear de los años 50 y la ciencia ficción pulp pueden gustar más o menos pero todos tienen su propio encanto. Lo importante es la diferencia jugable y lo percibiremos nada mas empezar la partida, en la famosa escena de los 60 segundos cuando nos abastecemos de objetos y alimentos para sobrevivir durante meses. En su día fue muy criticado y detestado porque en 60 Seconds! Sus controles son pésimos, la cámara 3D es horrorosa, todo es lento y torpe, casi imposible manejar al personaje, ya ni hablemos de recoger muchas cosas útiles. Todo eso en 60 Parsecs! se solucionó con el sencillo pero eficaz recurso de desechar el 3D por el 2.5D, lo que facilitó muchísimo el control de personaje, la visión panorámica del escenario para encontrar eficazmente los bienes materiales, el personaje es ágil, veloz, se maneja bien y aunque choque con trastos no se queda atascado tontamente. La idea de volver de jugar las partes de recolección en 3D forman parte de nuestras pesadillas, la frustración, ira y desesperación al intentar recoger objetos útiles que nos serán indispensables para los próximos meses.

Otra diferencia-pero-a-la-vez-similitud es la importancia de la vida y del rango laboral y familiar a la hora de morir. En 60 Seconds! si mueren los adultos, los padres Ted y Dolores, la partida acaba automáticamente, aunque los hijos, Mary Jane y Timmy, estén plenos de vitalidad, salud y tengan reservas de comida y agua para toda una década. En 60 Parsecs! pasa algo parecido pero es aún más estricto, porque si muere muestro capitán, el personaje principal, la misión acaba, a pesar de que los compañeros sigan en pie y con dotes excepcionales para las odiseas espaciales. Entendemos que existen reglas y trucos para mantener la dificultad, pero es injusto y poco realista que una aventura acabe de esta manera. ¿Acaso no hay niños que sobreviven por su cuenta? ¿Si muere el capitán de un navío no le sustituye su segundo a bordo? A los niños y a la tripulación se les puede mandar a peligrosas misiones en el exterior, enfrentarse a enemigos desconocidos y realizar tareas complicadas cada día, pero no pueden jugar más si el jefe desaparece.



Sea con nuestra familia o sea con nuestra tripulación viviremos meses encerrados en un lugar mientras racionamos nuestro alimentos, realizamos virguerias con los objetos conseguidos y exploramos el exterior. Ese es el juego base, la idea original y se puede decir que el “argumento canon”, pero no es la única manera de jugar. Gracias a su lanzamiento comercial, a las adaptaciones consoleras y remasterizaciones ampliadas como Reatomized nos encontramos muchos desafíos extras. Algunos consisten en cumplir misiones muy concretas, como que determinado personaje sobreviva con unos objetos muy concretos, recuperar objetos de una misma temática (por ejemplo juguetes y ocio en general) o cuentan con factores negativos de antemano. Si los vamos superando conseguiremos sombreros muy graciosos para la panda. Otros modos de juegos consisten en las tareas e recoger chismes durante los 60 segundos de rigor o en sobrevivir el mayor tiempo posible con una equipación y provisiones ya establecidas. Esto es ideal porque hay que gente que no le gusta la fase de los 60 segundos o al contrario... lo único que le gusta.

El apartado artístico, tanto visual como sonoro, mantiene una linea común y una calidad constante. Se notan sus diferencias, mayormente temáticas, y un mayor detallismo en los personajes, escenarios, criaturas espaciales y rusos malvados, pero a grandes rasgos se respeta el estilo característico de los creadores polacos. La música es simpática y pegadiza, no muy elaborada pero sí es un buen acompañamiento. Un aspecto negativo es que mientras 60 Seconds! Está muy bien traducido y localizado al español, incluso existe un grado de dificultad denominado “Churumbel”, en 60 Parsecs! No goza de ese mimo. Se ha quedado en inglés (así como otros idiomas) y aunque no sea un nivel muy alto ni complejo siempre se agradece una traducción cuando hay bastante texto para leer.



Durante años, todo lo relacionado con los 60 segundos nos hacía recordar esa película sobre Nicolas Cage conduciendo un coche veloz y potente o en esa medida básica, a la par que curiosa, para contar el devenir del tiempo. Gracias a Robot Gentlementan esos dígitos tienen un significado especial para los jugones. Desde 2015 soñamos con familias encerradas en búnkers subterráneos y desde 2018 fantaseamos con astronautas desperdigados por el universo. Es un bonito mundo donde vivir... hasta que morimos de inanición, enfermedad, locura, ataques de comunistas o cucarachas gigantes. Desde entonces el estudio no ha lanzado más juegos pero eso no quiere decir que ha estado con los brazos cruzados. Durante años ha actualizado, ampliado y corregido ambos juegos, prueba de ello es la versión Reatomized, con gráficos en alta resolución y muchos añadidos, además de se gratuita para quien posea el juego original. Otra prueba reciente del buen labor y trabajo duro de nuestros polacos se encuentra en 60 Parsecs!, puesto que se añadió una misión nueva, uso de mando para PC y la traducción al japones a principios de este año. ¡Quién sabe si lo acaban traduciendo a nuestro amado idioma! Con todo esto, ambos juegos son hilarantes, desafiantes, puñeteros y enormemente rejugables con muchos secretos, por lo que será una buena inversión para PC y consolas. Se acaba de estrenar la versión 60 Seconds Reatomized! y 60 Parsecs! en Xbox One y PlayStation 4 a un precio que hasta un comunista sin posesiones materiales se lo podrá permitir. Tras la aprobación del Líder, claro.
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
La hilarante supervivencia de América en 60 Parsecs! y 60 Seconds Reatomized!
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 2 usuarios registrados y 38 invitados.

94 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2021 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×