¡Colabora!
0
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
PC

El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?

Aprovechamos que Valheim ha entrado en acceso anticipado para contarte todo sobre el que es una de las grandes apuestas multijugador de los últimos años.

0 0 0

A pesar de que no es uno de mis géneros favoritos per se, lo cierto es que los survival son uno de mis vicios culpables de la industria de videojuegos de ordenador; evidentemente, y como su propio nombre indica, hablamos de un género que te plantea el difícil y acaso frustrante reto de la supervivencia. Te impele a luchar contra las inclemencias y los horrores del entorno, con la entropía de un mundo inhóspito que, en muchas ocasiones, halla en los jugadores los mayores depredadores de la fórmula. A decir verdad, creo que por encima de todo estos títulos, como DayZ, Ark y similares, tratan de caerse y volverse a levantarse, es decir, de no rendirse, de hacer importantes ejercicios de reflexión y recapacitación después de cada error y cada acierto, siempre con el objetivo de ser más fuerte que nunca. Muchas veces los survival se relacionan con la idea de la búsqueda de la prosperidad, no solo de la supervivencia; es por eso que, en ocasiones, no basta con aguantar el desafío, sino imponerse, superarlo. Honestamente, digo esto siendo plenamente consciente de que Valheim ha puesto a prueba mi paciencia y mis capacidades en múltiples ocasiones. A veces el funesto desenlace era, cuando menos, cutre, fútil, como morir aplastado por la confabulación de la gravedad y un árbol recién talado, pero en otros momentos implicaba combates épicos contra hordas de enemigos o incluso contra jefes finales. Un poco así es Valheim, el último gran éxito del género… y de la industria de juegos de PC, realmente.

Comencemos por lo básico: en Valheim, un survival que sigue en acceso anticipado, encarnaremos a un guerrero vikingo que ha caído en combate. Eso sí, no está todo perdido, ya que los hados te traen de vuelta para que hagas frente a los enemigos de Odín, en lo que viene a ser la enésima reformulación del ideal de esclavitud frente a los dioses antiguos, especialmente en lo relativo a la mitología germánica. La cosa está en que “despiertas” un poco en pañales, con supuestos problemas de memoria y deficiencias claras en capacidades psicomotrices, por lo que ir a la caza de poderosos y primordiales seres de fantasía es algo que requiere de cierto tiempo y paciencia; me refiero, a fin de cuentas, a buenas dosis de farmeo, de obtención de recursos, y de perfeccionamiento de habilidades a través de la repetición de tareas. Valheim soluciona el asunto del progreso de manera relativamente original, de modo que no tienes que “aprender” a disparar con arco, sino más bien “recordar” tus habilidades pasadas, antes de tu llegada al más allá; al final no se trata más que de una diferencia de planteamiento, ya que como decía vas a tener que repetir tareas para perfeccionar tu desempeño, pero es un interesante giro de tuerca a fórmulas que ya parecían un tanto caducas.



Sin embargo, precisamente ese es el gran defecto de Valheim, acaso la única mancha en un título que, de resto, es sobresaliente: sigue implicando una enorme reiteración de actividades, una huella que ya parece imborrable en el género. Es debatible si la mera recolección de recursos naturales y materias primas, como madera, cobre o piedra, es una mecánica divertida, en tanto en cuento la diversión siempre, siempre está cortada por concepciones subjetivas, pero, a grandes rasgos, la relación esfuerzo-recompensa de Valheim se puede explicar de la siguiente manera: el 50% del tiempo lo vas a dedicar a la obtención de recursos, sea en los primeros estadios de la materia prima (talar, picar, cazar…), o en pasos más elaborados de la misma (construir, forjar, cocinar…), y el 50% restante a actividades de exploración, combate y descubrimiento. La relación es mucho más positiva que en otras iteraciones del género, y ya puedo adelantar que, incluso en acceso anticipado, Valheim atesora muchísimos más momentos disfrutables y únicos que repetitivos.

Esto se debe, en parte, a que la exploración funciona a las mil maravillas. La sensación de descubrimiento y de asombro es total, incluso si la aventura te sale mal; no hay nada como construir un barco, salirse de los márgenes de las zonas iniciales y explorar el inmenso mundo de Valheim, generado de forma procedural y recreado con unos gráficos y una paleta de colores que se debaten entre la prolijidad de efectos y el texturizado del pixel art. En una de mis expediciones marítimas fui atacado por una gigantesca y terrible serpiente marina, naufragué en un continente totalmente inexplorado, y tuve que buscarme la vida para sobrevivir y volver a casa de una pieza, algo que solo es posible gracias a una estructura de mundo que funciona de manera genial, y que permite la proliferación de aventuras propias, de narrativas emergentes, en la que la experiencia de cada jugador depende de un sinfín de variables y de imprevistos. Es algo que, en cierto modo, comparte con Outward, el notable rpg con énfasis en la supervivencia de Nine Dots, y es que, por mucho que prepares tu inventario, por mucho que mejores tu equipo, la vida es eso que pasa mientras haces planes. Valheim resuelve la aleatoriedad, la frustración y la autenticidad de la aventura con muchísima nota y, a pesar de que todavía hay aspectos que no están terminados, el título se siente, en muchos ámbitos, como un producto final, depurado hasta límites insospechados. Hay bugs, sin duda, pero incluso con una interfaz y un sistema de construcción libres, que permiten dar rienda suelta a la imaginación (siempre que respetes la gravedad), rara vez empañan la experiencia.



Además, lo cierto es que todas las bondades del título ganan enteros en cooperativo con amigos, sin duda la mejor manera de disfrutar de la aventura; en solitario la experiencia es gratificante, claro está, y también consigue transmitir esa sensación de desafío-recompensa tan necesaria y básica en la fórmula survival, pero es en la vertiente multijugador donde Valheim despliega todo su potencial. Alejada de la problemática y el estrés de los survivals competitivos con elementos de jugador contra jugador, probablemente el aspecto más volátil del género, la ópera prima de Iron Gate Studios plantea una aventura de cooperación, de sentimiento comunal, en lo que se constituye como un entorno perfecto para la colaboración entre usuarios. Esto tiene dos lecturas: una buena, ya que Valheim plantea una aventura mucho más gratificante y relajada que otros exponentes del survival (a fin de cuentas, hay pocas cosas más frustrantes que ver cómo tu trabajo de diez o quince horas es destruido por otra persona en cuestión de minutos, normalmente gracias a exploits o pequeños fallos del juego), y otra no tan positiva, debido a que gran parte del morbo de este tipo de propuestas viene, precisamente, de ese toma y daca constante que impera en la comunidad.

En general, los elementos jugador contra jugador del título se centran en, digamos, “duelos” que requieren la previa activación del modo pertinente, por lo que la estrategia, los ataques por la espalda, y la ofensiva premeditada están fuera totalmente de la ecuación. Es innegable que en ocasiones se echa en falta algo más de atrevimiento en este tipo de mecánicas, y es algo que habría que trabajar de cara a futuras actualizaciones; sin embargo, tal y como está concebido Valheim, con ese énfasis en la lucha de jugador contra entorno, una aventura multijugador cooperativa tiene muchísimas más bondades que defectos, y configura el que es, acaso, uno de los acercamientos más clarividentes al survival moderno. Valheim sabe exactamente qué es lo que quiere y cómo conseguirlo, y sus desarrolladores (cinco originalmente; ahora más debido a las ventas millonarias) no invirtieron demasiados recursos en cuestiones accesorias, lo que ha terminado siendo un más que claro acierto. Eso sí, la parte PVE del título también puede tener su lado cargante, especialmente en lo relativo a unos excesivos picos de dificultad que pueden llegar a disuadir a los más impacientes.



CONCLUSIONES

En definitiva, Valheim todavía está en early access y es indiscutible que aún tiene ciertas asignaturas pendientes, como una mayor fauna y flora, la depuración de bugs, la adición de más tipos de enemigos, especialmente de jefes finales, y, con suerte, la de modos o servidores más abiertos al jugador contra jugador, si bien está claro que ya se siente como una experiencia plenamente disfrutable, funcional y completa. Es, sin duda, una de las sorpresas de los últimos meses, y una especie de resurrección de un género que, tras el auge imparable de los mobas, los shooters arena y demás fenómenos de masas, se veía lenta pero inexorablemente abocado al olvido. Todavía es pronto para valorar el resultado final, ya que el título se seguirá expandiendo con el paso de las semanas y de los meses, pero si estabas buscando un juego en el que echar incontables horas con tus amigos, difícilmente te vas a equivocar con Valheim. Uno de los mejores juegos de su género y, desde luego, una de las grandes sorpresas del año.

Redactado por Sergi Bosch (Elite)

El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?
El nuevo éxito de los survival: ¿Qué ofrece Valheim en su acceso anticipado?

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 2 de febrero de 2021
Desarrollado por: Iron Gate AB
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, NewRandomAge.
×