¡Colabora!
0
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios

Si eres un demonio y el Slayer te vacila tu te callah y lo asimila.

0 0 0

Ya tenemos con nosotros la segunda expansión de Doom Eternal, el broche que cierra la historia del Doom Slayer. Parece mentira que tan solo haya pasado un año desde que el juego de iD Software haya arrasado nuestras retinas como el shooter más violento y espectacular de los últimos años. Desde que salió a la venta hemos sufrido una pandemia vírica mundial (mejor dicho todavía sufrimos), se han puesto a la venta las plataformas que marcan el inicio de una nueva generación y el conglomerado de estudios al que pertenece el equipo que ha creado este juego ahora está bajo el amparo de Microsoft Studios. Un año de locos, nunca mejor dicho. Toca ajustarse la armadura y recargar las armas, hay pelea a las puertas del infierno.

Después de despertar al Señor Oscuro de su letargo al final del anterior contenido descargable, nuestro Slayer no pudo reventarle la cabeza con su escopeta de dos cañones. El maligno se giró con desdén, y mientras desaparecía retaba al asesino de demonios a un nuevo enfrentamiento en las mismísimas puertas del inframundo. El plan de acabar con todos los demonios que pululan fuera del infierno no había fracasado, tan solo había sufrido un pequeño retraso. Porque la voluntad del Slayer es su misión es insondable, y si hay que recorrer medio mundo para desparramar los sesos del Señor Oscuro, al menos que el camino esté plagado de criaturas del averno. Por aquello de hacer el viaje más ameno. Nuestro cometido en esta nueva aventura será reunir las dispersas fuerzas de los Centinelas, asediar el último bastión del infierno y derribar las murallas de su fortaleza para encontrarnos cara a cara con el Señor Oscuro. Dioses a mi.

Vamos a empezar por lo más importante, la dificultad. Ya el juego base nos ponía en un brete buena parte del desarrollo, fuese cual fuese el nivel de dificultad que escogeríamos. Pero con Doom Eternal: The Ancient Gods Part I se les fue la mano. Incluso en "Hazme daño", el segundo nivel de dificultad, el juego atropellaba sin remordimientos la autoestima del jugador, abocado a repetir una y otra vez las secciones en las que los enemigos venían por ingentes oleadas. El juego no se cortaba a la hora de lanzarnos enemigos de generoso tamaño, incluso nos ajusticiaba a enviarnos no uno, sino dos "Acechadores" en una zona intermedia sin aparente complicación. Si a esto sumamos que debemos recordar usar la motosierra para conseguir munición, el lanzallamas para la armadura y las ejecuciones para la vitalidad, nos quedaban unas elaboradas coreografías de acción en las que no podíamos fallar ni por un mísero segundo.



Doom Eternal: The Ancient Gods Part II no es tan desesperante. Se nota que las críticas (o las maldiciones) han llegado a los oídos del encargado de ajustar la dificultad y ahora podremos avanzar sin mayores problemas. Por lo menos hasta puntos concretos, claro, de esos en los que nos veremos rodeados de todo tipo de criaturas indeseables a las primeras de cambio. ¿Es un paseo? Para nada, pero al menos la frustración bajará a límites soportables, más en la línea de Doom Eternal que de la primera expansión. Una cosa que nos ha gustado mucho es que veremos más enemigos básicos. Para el que no lo sepa, esta entrega de Doom tiene un enorme repertorio de enemigos de gran tamaño y cada uno de ellos tiene tanto su forma de atacar como un punto débil con el que deberemos cebarnos.

Los soldaditos que los suelen acompañar quedaban casi en un segundo plano, más como recurso para conseguir munición o armadura que como peligro de enjundia. Eso ha cambiado en esta segunda expansión, ya que no solo vendrán en manadas a sacarnos las entrañas, también han ampliado el repertorio para que resulten mucho más dañinos. Por un lado tenemos el zombi chillón (color morado) que amplía el poder de todos los que le rodean cuando mueren, también está el Imp de piedra que resulta totalmente indestructible salvo si elegimos el modo repetición de nuestra escopeta, y por último el merodeador maldito que nos transmitirá su maldición en el caso de que nos acierte con uno de sus ataques, impidiendo que podamos movernos con soltura hasta que lo eliminemos con el ataque cuerpo a cuerpo especial que disponemos.

Además de potenciar a la carne de cañón del inframundo, también se ha sumado un nuevo enemigo, el Barón Blindado. Este mastuerzo viene protegido por una armadura que solo se resquebrajará cuando le disparamos con el rifle de plasma, solo que una vez destrocemos su protección, apenas nos quedarán unos pocos segundos para destrozarlo con nuestras armas más potentes antes de que se recomponga. Otra opción para frenarle es acertar a la bola con pinchos justo antes de que nos ataque, pero desde aquí recomendamos romperle la armadura lo más pronto posible.



Pero no todo serán enemigos nuevos o potenciados, el Slayer contará con un nuevo arma que nos allanará nuestro trabajo de purificación. Se trata del Martillo Centinela, un arma que se recarga bien si encontramos el icono por el escenario, bien si hacemos las suficientes ejecuciones y acertamos en los puntos débiles de nuestros enemigos. Desencadenar el martillo tendrá dos ventajas, la primera de ellas es que la cantidad de munición, vida y armadura que soltarán los enemigos es mucho mayor que en condiciones normales. La segunda es la más interesante, ya que dejará aturdido a los enemigos que estén en la zona de acción, permitiéndonos hacer más daño a enemigos tan problemáticos como el Acechador o el Cazador Infernal. También le han metido mano a la parte del parkour, a las secciones para desplazarnos por los escenarios como si de un Mirror's Edge del infierno se tratase. Ahora la cadena de la escopeta doble puede engancharse en unos puntos verdes y modernos con la inercia que marquemos con el stick. La verdad es que creíamos que montarían zonas más complejas que las que hemos visto dado el potencial que atesoraba esta mecánica. Con un poco de paciencia se consiguen sin mayor complicación.

Doom Eternal: The Ancient Gods Part II es más justo con el jugador que el anterior contenido ya que han ajustado mejor la dificultad y han equilibrado los nuevos enemigos con el añadido del martillo. Por lo demás, una nueva espiral de acción descarnada que lleva al jugador a encarar a las peores criaturas que unos polígonos y unas texturas pueden concebir. Acción directa que no deja ni un segundo de respiro. Por supuesto el final es tremebundo, inspirado claramente en la secuencia final de Vengadores: Endgame con todos esos portales abriéndose al unísono. Y aunque el enemigo final no gustará a todo el mundo, es un fiel reflejo de lo que Doom Eternal y el 2020 han sido para todos nosotros: una espiral de situaciones a cada cual peor que terminan por fortalecer al que persevera y se empeña en salir adelante. Estamos deseando saber qué nos espera de iD Software en su próximo proyecto ahora que Slayer se ha ganado unas merecidas vacaciones. Valoración:



Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Doom Eternal: The Ancient Gods Part II - Casquería de demonios
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Artículos: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, NewRandomAge.
×