¡Colabora!
0

Post 5000: AAR de World of Warcraft

Post 5000: AAR de World of Warcraft

8597 aportaciones - 37502 VJs
Que Elune te proteja



La paz se sostiene sobre débiles pilares


Kalimdor ruge en sus adentros, la tierra se remueve, la naturaleza cambia, algo no va bien en nuestra vasta tierra. Nosotros, los elfos, vemos interrumpido nuestro eterno sosiego. Tras la traición de Illidan nada ha vuelto a ser igual. Él, capturado y enjaulado durante 10.000 años, liberado por un bien común, traiciona y mata a nuestra propia raza, a su propia raza, sus hermanos, con tal de buscar un poder mayor. Su huida no supone más que un falso acallamiento de lo que un día sabemos que retornará, el que sabemos que será nuestro propio y mayor reto de nuestra inmortal historia.

Los orcos mancillan nuestra tierra. Liderados por el noble Thrall, pero no por ello lejos de convertirse en enemigo. Sin quizás desearlo, consigo ha traído la desdicha que eternamente ha poblado Azeroth, lejos de quedarse en estúpidas rencillas entre humanos y pieles verdes. Su involuntaria carga, La Legión de Fuego y en el horizonte el rumor de un antiguo príncipe humano que posee un poder inconmensurable.

Nosotros, los aprendices sólo podemos hacer caso de rumores. No sabemos nada a ciencia cierta, sólo nos guiamos por lo que conseguimos captar, rumores que en la mayoría de ocasiones no quedan más que en cuentos de fábula. Mi nombre es Arhemma, aprendiz Druida, portadores de las artes de la naturaleza. Nuestra magia sólo tiene un fin, el balance absoluto del entorno, la calma, la paz, objetivo largos años conseguido y ahora interrumpido desde nuestras propias entrañas por un estúpido avaricioso, Illidan.

Illidan, antaño gran guerrero Elfo que sucumbió a artes arcanas con objetivos demoníacos, sin importarle la eterna condena.


Un largo camino por recorrer


Mi aprendizaje comienza en Teldrassil, una pequeña isla al noroeste de Kalimdor y prácticamente donde se desarrolla la total extensión de este relato. Desde muy joven se notaba mi interés por los poderes de la naturaleza, por ello decidí que el convertirme en Druida sería la mejor manera de proteger a los míos de los posibles tormentos que se avecinaran.



Perdida bajo la cálida sombra de los milenarios árboles de Shadowglane, cuyas copas cubren los rasos cielos dejando vislumbrar hermosos haces de mágica luz, dispongo a empezar mi camino, camino que con suerte se extendería a lo largo de innumerables años y tiempos que quizás antes jamás hubiéramos atisbado a conocer. Todo cambiaría, para bien o para mal, algo que aún no alcanzo a ver se corrompe, quizás nuestra pureza, quizás nuestro linaje, quién sabe si la tentación de poder, todos podríamos haber estado en el lugar de Illidan. Quién sucumbiría o no, es difícil de adivinar.

Shadowglane es un pequeño poblado dentro de Teldrassil. Es donde acuden todos los que se inician en alguna de las clases, ya sean guerreros, cazadores, druidas, etc... Dentro de Shadowglane, justo en el centro del pueblo, veo por primera vez Aldrassil. Había oído hablar mucho del árbol donde los iniciados encuentran el justo camino, pero su grandiosidad ridiculizaba cualquiera de mis intentos anteriores por imaginar cómo sería en realidad. Subiendo hasta la cima pude encontrar al entrenador de Druidas, quien me comenzará a instruir sobre las habilidades que podía ser capaz de desarrollar.

Lamentablemente no pude apreder mucho más de lo que ya sabía, necesitaba desarrollar un poco mis capacidades, abrirlas a nuevos hechizos innatos de cualquier elfo. Por ello me presté a ayudar a los habitantes de Shadowglane, poco a poco iría consiguiendo el conocimiento suficiente para comenzar mi aprendizaje y ya de paso me sirvió para visitar el paraje. Oscuras cuevas infestadas de gigantes arañas, lagos de cristalina agua, fuentes de maná, mi asombro no paraba de expandirse.

Entre la tormenta de nuevos conocimientos que onubilaban mi mente, un hecho me llenó de alegría. De aquí para allá, tras numerosos viajes por Shadowglane, encontré un animal que no había visto nunca antes. Un ser que no parecía de esta tierra, se convirtió en mi eterna mascota de compañía. Quién sabe cuál sería su origen, pero eso no importaba, sólo sabía que desde el comienzo hasta el final de mis andanzas, estaría a mi lado para hacerme compañía en los peores momentos.


En Shadowglane, pueblo de cielo arbolado



Tras luchar con distintos tipos de bestias habitantes de Shadowglane, ya tenía la preparación suficiente para expandir mis habilidades de druida. Habiendo visitado de nuevo a mi maestro, pude hacer frente a retos más poderosos. Gracias a estos retos pude descubrir que el balance natural de Kalimdor no se erguía tan equilibrado como había sido habitual durante toda la eternidad. En ese momento comenzaron mis sospechas, crecieron mis temores y con ellos mis ganas de combatir por todo lo bueno de esta tierra.

La dríade Tarindrella fue una de los muchos que me infundaron tales temores. Gran parte de las misiones que recibía concernían a recoger semillas de algunas plantas, o cazar un determinado número de bestias, que debido a la climatología habían sufrido un crecimiento en su especie mucho mayor, lo que podría convertirse en un perjuicio para el justo equilibrio de nuestro preciado entorno.

Mis propiedades personales aumentaban con buen ritmo. Ya no luchaba únicamente con mi bastón de medio pelo, ahora podía protegerme por guantes, brazaletes, o incluso nuevas armas de ataque como dagas, cada vez mejor formadas y de mejores materiales. Todos mis esfuerzos no habían sido en vano, me ganaba un prestigio dentro de Teldrassil.Poco a poco crecían mis capacidades. Mucho me quedaba por recorrer aún, sí, pero mis nuevas posibilidades y la necesidad, me empujaban a salir de Shadowglen.


Buscando el eterno equilibrio



Dolanaar, un hogar en el camino


Tras mi estancia en Shadowglane, tenía unos ligeros atisbos de cuál era la situación actual y cuáles los problemas que más preocupaban a los ancestros. Estos seres son aquellos que rigen el orden absoluto de los elfos, velando siempre por la naturaleza más que por ningún otro fin. Su origen se pierde en el inicio de los tiempos, espacios cronológicos remotos que hoy pocos son capaces siquiera de intuir y menos aún recordar. Ni los elfos más vetustos de cualquier clan existente dentro de la extensa comunidad de elfos nocturnos, son capaces de esgrimir con total seguridad de dónde proceden, muchas son las teorías, pero casi todas vacías de sentido concreto.

Siempre había oído que en Dolanaar, mi siguiente estancia, moraba un ancestro vigilante ante cualquier peligro. Debido a ello mis ansias por llegar crecían a cada paso que daba. Ver un ancestro por primera vez, decían convertirse en una experiencia maravillosa... y ahora puedo atestiguar que así fue. Se erguía fuerte, dejando notar el paso de millones de años sobre su tronco, reflejándolo más como una fuente de sabiduría que como una pesada carga. Miles de hojas de un profundo tono morado conformaban lo que se suponía cuerpo exterior del mismo, la coraza que protegía su milenario tronco.

Por fin pude mirar el correo tras mucho tiempo, descubriendo que tenía cartas de una humana. Tras revisar la carta, pude percatarme de que la entrega era correcta, el destinatario habitaba en Kalimdor, siendo a mí a quien iba dirigida. Me extrañó mucho recibir una carta de una humana, habitante del otro continente, Azeroth. Su nombre era Lirian, y me enviaba ciertos objetos de armadura creados por ella misma, gracias a su habilidad trabajando con las pieles de los animales. Además en cada mensaje había un texto, todo hay que decirlo, con un lenguaje poco acostumbrado en tierras élficas. Pero seguía sin haber motivo claro de por qué recibía esa carta. ¿Sería cosa del destino? Más tarde descrubriría que nuestros caminos estaban ligados para unirse en la lucha contra la Legión de Fuego. Posteriormente también me pondría en contacto con otra humana, de nombre Mask, las más experimentada de las 2 extrañas. Mucho podía aprender de sus amistades, por lo que desperdiciarlas habría sido un descuido por mi parte.

Ya dentro, intenté localizar al dueño de la posada, a quien no me costó excesivo trabajo encontrar. El maestro Druida de Shadowglane me mandó a su encuentro para entregarle un determinado objeto arcano del que desconocía su función. Pude ver que muchos eran los viajeros que le buscaban, siendo siempre amable ante cualquiera de las peticiones. Conmigo no fue distinto, gracias a él pude encontrar al fin descanso, tras numerosas jornadas seguidas sin apenas un momento para mitigar mi cansancio, aquí obtuve una placentera morada donde reanudar de nuevo mis sueños.


El deber me retira de Shadowglane



Tras disfrutar de mi merecido descanso, corta fue mi estancia en Dolanaar. No obstante, esa ciudad de paso me sirvió bien para aumentar mis fuerzas ante adversidades venideras y coger provisiones para el camino. Por suerte, me encomendaron una misión que me llevaba a los aledaños de Darnasuss, capital de Teldrassil. Siempre había oído rumores sobre lo inmenso de la ciudad, de sus grandes edificios tallados en árbol, de sus macizas columnas de roca, de su señorío innato. Con verdaderas ansias de conocer mi destino partí de Dolanaar con renovadas energías.

El camino estaba repleto de bestias al acecho por lo que debía estar alerta en todo momento. Por suerte, constantemente unas hermanas patrullaban el camino , otorgando mucha más seguridad a la situación. Expertas en el combate y amazonas de gigantescos tigres que impresionaban a la simple vista, con largos colmillos y poderosos músculos y por encima de todo, portadores de una belleza sin parangón. Por supuesto esas bestias habían sido hábilmente elegidas e instruidas por los mejores guerreros elfos, manteniendo una estirpe de animales de absoluta pureza.

El largo camino a Darnasuss me llevó casi una jornada entera. El suelo empedrado se retorcía en un paréntesis boscoso hacia la irrupción de la gran ciudad, en el horizonte la gran muralla rota por el portón central, entrada a la capital de la isla. El sol alumbraba entre los árboles con tenue vigor, cuyos rayos de luz se acomodaban en las copas de cada uno de los árboles, aprovechando cualquier resquicio para enseñar su cara más viva, como anunciando la llegada a un nuevo mundo. Al menos así lo era para mí.


El camino hacia un nuevo mundo



Innovo y Sacro


Breves momentos quedé perpleja. Mis ojos concebían más belleza de la que jamás hubieran imaginado recoger. Darnasuss, ciudad de mezclas ideológicas, donde se unían las más arcanas leyendas y creencias con el comercio, las enseñanzas y el ocio. A mi entrada, la recepción de un Ancestro de Guerra, aún más impresionante que el visto en Dolanaar, de tamaño mastodóntico y atemorizador por el gesto. Tras él, inmensas columnas de roca trabajada, engarzadas en unas serpenteantes ramas de hiedra arraigadas como a fuego en el cuerpo de su anfitrión.

Muchas horas podían transcurrir paseando por Darnasuss y muchas eran las cosas por ver. En la zona mercantil me apoderé de mejor material de guerra y protección, y reparé aquel que me era aún necesario o de valor. En cada casa encontraba un gran número de vendedores para así poder ofrecer a los visitantes una surtida variedad de productos. Pero por un instante, en lo alto de una de las casas, paré mis movimientos y miré al horizonte. Los espejos acuáticos que eran los lagos, donde algunos pescadores intentaban aumentar su pesca diaria hacían presencia, cortados por inmensos puentes que llevaban a distintos puntos neurálgicos de la ciudad. Así pues me puse una vez más en marcha.

Rondando por los distintos compartimentos de algunas de las casas encontré un libro que dictaba parte de la historia actual de Kalimdor. Cómo no, sus palabras estaban dirigidas de nuevo a lo concerniente con la traición cometida por Illidan. Sus detallados párrafos me dieron conocimiento de la dimensión a la que había llegado tal traición, superando mis peores sospechas. Illidan, traidor, ultrajado, huido y podeoroso.

El banco fue mi siguiente punto de visita. Me fue de gran utilidad para vaciar mi repleta bolsa, ya algo harapienta tras semanas de constante uso. Cerca del banco se encontraba el portal que llevaba al otro lado de la costa, al corazón de Kalimdor, donde en un futuro próximo debería mostrar todo lo aprendido tras jornadas de esfuerzo, pero el placer de adentrarme en la peligrosa cercanía del conflicto me la reservaría para más tarde.

Pude visitar también a los maestros de oficios, siendo mi elección idéntica a la que un día, mi aún desconocida amiga humana se dispuso a elegir. Cerca estaba el centro de correo, donde pude descubrir de nuevo la presencia de cartas de Lirian y la misteriosa Mask. En esta ocasión efectué respuesta, no siendo tardía la contestación. Pude leer sus réplicas, ya que varias jornadas pasé alternando entre Darnasuss y sus aledaños, aprendiendo y meditando, conociendo el poder del aprendizaje social. Tranquilos patios cubiertos de verde y rodeados de columnas eran inmejorable lugar para la descansada meditación, las vistas que reflejaban mis ojos invitaban a ello. Cuando el inconformismo hacía presa de mí, las cataratas conducidas al abismo eran mi elección. Podías echar la vista abajo y no alcanzar el destino de tan puras aguas.


Conocimiento y tranquilidad



Decidí dar por terminadas mis jornadas ociosas en Darnasusscon la encomendación de una misión por parte de un amigo de mi maestro en Dolanaar. Me enviaba al lugar conocido como "Oracle Glade", paraje que no había visitado nunca y conocido como el más peligroso de Teldrassil. Mis pensamientos se dirigían a la creencia de esos comentarios, ya que era sabido por todos que las arpías, despreciables seres cuyos fines únicamente son los propios, moraban a sus anchas por las cercanías del lago al que debía ir. A esa dificultad se unía el objetivo de la misión, la cual dictaba que debía conseguir cinco semillas de las criaturas naturales que antaño fueron benévolas, y que hoy se veían afectadas por el extraño mal que infectaban los actos de un gran número de criaturas en Teldrassil.

Sin mostrar miedo alguno, pese a que mi alma albergara dudas, me dirigí bien provista de armas y objetos curativos hacia el lago en Oracle Glade. Efectivamente las bestias que habitaban la zona no se comportaban de la manera habitual, eran agresivos, distantes y atacaban sin motivo aparente. La lucha fue encarnizada, varias veces tras vencer a un oponente debía ocultarme entre alguna colina para poder curarme sin nada que me entretuviera. Era difícil encontrar un sitio apropiado, ya que las arpías vigilaban constantemente. En una de las ocasiones que descansaba de tan dura lucha, una arpía me descubrió y cargó contra mí. Afortunadamente no avisó a sus compañeras y la maté, con algo de esfuerzo hay que decir. Mi cuerpo quedó muy herido y mi situación descolocada, dándome cuenta segundos después de que estaba a campo abierto. Como si hubiera aparecido de la nada, una de las poseídas criaturas del lago me atacó y caí al suelo sin conocimiento... luego vino el vacío.

De pronto desperté. Me parecía que habían pasado años desde que caí desplomada, pero apenas habían transcurrido unos minutos. Durante esos instantes, perdí absoluta noción de mi propio ser, no era nada, no había nada. Sin embargo ahora tampoco me veía en mi mismo cuerpo, ni el mundo era igual. Lo veía todo en tonos sombríos, como si los contraluces del sol y los tonos del bosque se hubieran difuminado en la mezcla de un color neutro. Había despertado en Dolanaar, alejada del lugar donde perdí consciencia y representada en forma de Wisp, un ente de luz. Mi deber ahora era juntar la carcasa material con el alma, para así poder volver a mi ser real. Nadie podía verme, en cambio yo veía a todos los que pasaban por el camino.

Cuerpo y mente se fusionaron de nuevo. Decidí no perder más tiempo en enfrentamientos con las arpías y me encaminé directamente al objetivo. Conseguí las cinco semillas enfermas necesarias para el amigo de mi maestro, y partí rauda de nuevo hacia Darnasuss. Alguna arpía me hizo frente, pero o bien las abatí o bien conseguí escabullirme de ellas. No obstante, mi estado vital no era el mejor ni mucho menos, necesitaba curativos en escaso espacio de tiempo. Ya conseguía ver el portón de roca. En cuanto pude atravesarlo fui directamente a entregar las semillas, por lo que me topé con las inmejorables vistas de los lagos de cristal, visión que parecía revitalizar cuerpo y espíritu.


Ganando experiencia en malos momentos




El Camino de la Garra


Desafortunada fue la situación en el lago de Oracle Glade, pero eso me curtió aún más y mejoró mis capacidades de resistencia y lucha. Por fin había alcanzado el nivel suficiente de Druida para comenzar el Camino de la Garra. Todo druida, habiendo adquirido un nivel, se conjuga en una comunión vital con la naturaleza, formando una supervivencia casi dual. El druida entrega todos sus esfuerzos al equilibro, absolutamente todos, pero a cambio recibe el beneficio del poder natural y animal. De ello que una de las habilidades innatas del druida sea la transformación en según qué tipo de animales, dependiendo de su nivel de sabiduría. El mío ya era lo suficientemente alto como para iniciar mi camino, pero aún había una prueba de fuego por superar.

De entre todas las habilidades de transformación que un druida puede llegar a adquirir, la primera es la del oso. Hacia ese cometido me dirigía. Mi maestro bien sabía que estaba preparada, pero debía asegurarse. Tuve que ir a hablar con el maestro mayor de druídas, también en Darnasuss, quien me mandó a terreno sagrado, concretamente a Nighthaven. Dicha ciudad se encontraba fuera de la isla, ya en pleno Kalimdor, por lo que para facilitarme la tarea me facilitó una piedra de teletransportación. Aparecí directamente en el lugar deseado, aunque daba escalofríos el simple hecho de estar ahí. Recibías la sensación de estar andando entre antiguos dioses élficos. La apariencia no distaba mucho de la morada de las almas donde me encontré tras caer inconsciente, rodeada de una paz absoluta, y una sacra opresión como nunca había sentido antes.

Me dirigí a hablar con quien el Maestro mayor me había enviado, dándome los siguientes pasos a seguir. Para poder poseer el primer gran poder natural druida, debía de recibir la sabiduría del espíritu del oso. Ahora no daba la sensación de caminar entre dioses, era eviente que lo hacía. Me avisaron que el simple hecho de perturbación por mi parte sería castigada, expulsándome sin reparo alguno, perdiendo así toda oportunidad de ascender más en mi camino espiritual.

Pocas horas pasaron hasta que encontré al espíritu, denotaba un gran poder. De él había de aprender la fuerza del cuerpo y del corazón, características esenciales para nunca perder el buen sentido en mis actos y siempre buscar el balance natural perfecto, conviviendo e interactuando con el entorno en busca de su propio bien, lo que derivaría en la apacible armonía universal.


El sendero se abre frente a mí




Sin problemas para recibir la información que me tenía guardada, dispuse a partir y ver qué nuevas órdenes debía acatar. En el camino de vuelta pude ver a distintos mitos elfos de los que ciertamente dudaba su existencia, pero que por suerte se confirmaban. Parecía que la belleza y misterio elfos nunca tuviera fin, siempre había algo por lo que debías sentirte sorprendido, siempre aprendiendo nuevas lecciones o anécdotas.

Por suerte, el Maestro mayor me dio la que sería mi última misión para poder obtener mi primera transformación en bestia. Debía ir hacia Auberdine, en Darkshore, ya dentro del continente de Kalimdor. Debería encontrar a la bestia llamada Lunaclaw y derrotarla. Para hacerla aparecer debería encontrar una piedra arcana que se encontraba en el bosque de Auberdine y unirla a un objeto que el Mestro me dio. Así que me dispuse a ello. Salí de Darnasuss a través del portal que enviaba al puerto, y esperé el barco que enviaba directamente a Darkshore, exactamente a Auberdine para así poder atravesar la zona boscosa y dar con mi objetivo. Usé el viaje para dormir un poco que me hacía falta desde hacía ya tiempo.

La zona estaba repleta de bestias de una fuerza muy superior a la que tenían los animales de Teldrassil, por lo que en un primer momento me vi bastante apurada a la hora de los enfrentamientos, pero conseguí salir adelante. Tras unas horas, encontré la piedra que buscaba y el espíritu de Lunaclaw apareció. Por suerte, un druida que buscaba el mismo fin que yo estaba realizando la misma misión y pudimos hacerle frente compartiendo nuestras fuerzas y habilidades, lo que hizo que resultara mucho más fácil. El poder de Lunaclaw era digno de temer, seguro que yo sola no habría salido tan airosa.

Para la vuelta decidí coger a un grifo como medio de transporte, ya que el viaje a Teldrassil es gratuito y más rápido que el barco. Visité de nuevo a mi maestro y pude "presumir" de mi nueva habilidad de ámbito animal. Ya formaba parte de la Marca de la Garra.


Entrando en el destino de la Garra



Extraños no tan extraños


Habiendo conseguido mi primordial objetivo, estuve aprendiendo más de la sociedad establecida en Darnasuss. Mantuve contacto con Lirian a través de carta. Grande fue mi sorpresa cuando en una de ellas, me comunicaba que se acercaría a Darnasuss, al fin iba a conocer a mi aún desconocida amiga de correspondencia. La recibí transformada en oso, para que no me reconociera, pero su mayor nivel en combate hizo que se diera cuenta a primera vista. Estuvimos hablando y bromeando sobre nuestras andanzas, e hice notar mi mayor estatura para regocijo personal, pero siempre desde el respeto mutuo. Ambas reímos y dialogamos durante horas.

Cansadas de palabrería, nos dirigimos de nuevo a Auberdine, a combatir enemigos juntas por sus sombríos bosques. Pude ser testigo de sus experimentadas y sabias técnicas de guerra, que guardaban la apariencia y movimientos típicos de los humanos. Posteriormente compramos en el mercado y Lirian participó en un duelo amistoso con un Cazador Elfo. Para mi sorpresa, la humana Lirian fue capaz de vencer a uno de mis hermanos, lo que hacía notar más aún sus buenas artes guerreras. Es también de remarcar, el que en un par de duelos que tuve con ella salí perdiendo en ambos, debido a mi mayor inexperiencia. Aún no hago gala de tantas horas en campo de batalla como de las que ella sí puede presumir.

Tras largo rato divirtiéndonos la despedida se hacía inevitable, partiendo cada una hacia nuestros propios hogares. Sólo nos quedó el consuelo de que un día no demasiado lejano uniéramos nuestras fuerzas, junto a la aún desconocida Mask, para luchar juntas por el bien contra la horda. Afortunadamente, ese día no quedaría lejano en el horizonte, horizonte que se veía teñido de nuevas y esperanzadoras experiencias por vivir.




FIN











Personajes

Lirian: Cels
Mask: Arshes
Arhemma: SQUALLOUD






Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Última edición: SQUALLOUD, 17/12/04 02:53 Ver todas SQUALLOUD, 17/12/04 01:09  SQUALLOUD, 17/12/04 01:08 

Os odio.

5800 aportaciones
Videojugador
Ya podéis ir subiendo niveles porque en febrero os obligaré a arrodillaros ante mi!

Las letras son negras como el fondo. ¡Achtung! ¡56kb killer!

EDIT: En IExplorer se ve morado, en Firefox mozilla se ve negro.

y no pienso felicitarte por tus 5000 posts, después de esto no lo mereces

clloses
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Última edición: clloses, 17/12/04 00:45
"En 40 años sólo un político ha firmado anulaciones de juicios franquistas. Hoy está en prisión acusado, sin presentación de pruebas, con cargos de rebelión, sedición y prevaricación."

Joder, no sé por qué....

8597 aportaciones - 37502 VJs
...a algunos les sale negro el fondo :S Lo he puesto morado.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Además me están viniendo ganas de llorar...

5800 aportaciones
Videojugador
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
"En 40 años sólo un político ha firmado anulaciones de juicios franquistas. Hoy está en prisión acusado, sin presentación de pruebas, con cargos de rebelión, sedición y prevaricación."

Eres malo :

3313 aportaciones
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Joder, cómo se sale

10539 aportaciones - 18424 VJs
Mi enhorabuena Squall, pedazo de post Curradísimo el texto, me he entretenido mucho leyéndolo, y no se me ha hecho nada pesado a pesar de la extensión. Las capturas muy buenas también

Joder, cómo me gustaría jugar a este juego
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Editado para que nadie tenga problemas...

8597 aportaciones - 37502 VJs
...por el color
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Muy buen post Squall ;)

3954 aportaciones - 80930 VJs
Where the battle between Good and Evil begins
Ahora no me da tiempo a leermelo, pero cuando llegue de el Instiputo (), me lo leeré, a ver si tengo una buena opinión de el juego . Y enhorabuena por tus 5000 post
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Muy bueno, Squall...

21304 aportaciones
Pero supongo que no querrás hacer un AAR de todo tu progreso por WoW... porque de lo contrario, prepárate a escribir de lo lindo

Muy bueno, me ha gustado muchísimo. A ver si subes algo más de nivel y hacemos un ARR de las andanzas de todos juntos por esos mundos... por cierto, Treep empieza a jugar el dia 21, o al menos eso dijo

Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

¡Jo, qué guapa es Lirian! :)

14994 aportaciones - -1592 VJs
what
... Eh... Pues eso, Squall, me he entretenido mucho leyéndolo, ya te comenté el otro día que me parecía bastante chulo lo que habías escrito y al avanzar sólo ha mejorado

Como momento comentario estúpido................. ¡ARHEMMA NO CUENTA TODO!

Sí, amigos... Ha omitido el detalle de que una de las primeras cosas que hicimos en Auberdine fue batirnos en duelo (me retó ella, claro, sacándole 9 niveles yo ni me lo planteaba) y, tras el duelo con el cazador elfo, volvernos a batir. Dos veces. JA! JA! INENARRABLE PO... vale, ya

Dicho sea de paso, el cazador ese me retó sin acercarse a mí... Así que (y de esto Arhemma fue testigo) mis primeros pasos en el combate fueron los siguientes...

... Aceptar el reto y... girar sobre mí mismo durante los primeros compases del combate, porque no tenía ni puñetera idea de por dónde le venían En cuanto oí el rugido del nightsaber busqué una flecha y, tras ella, al elfo que la disparó, el resto no fue difícil

Y.. Bueno, en esto Arsh me dará la razón: una vez un pícaro llega a la altura de su contrario, ya puede éste estar preparado para recibir leches, porque se las van a dar: no hubo mucho problema para derrotarlo, aunque estábamos igualados en nivel


PD: Arsh, ayer con este mozo hice 211 de daño por ambush... Adoro ese ataque
PPD: Ya le comenté a Squall, lo que sería bastante divertido sería hacer una AAR de un personaje en un servidor RP. Al menos si no lo tengo idealizado, claro
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Lo de nuestros retos claro que lo he dicho XD

8597 aportaciones - 37502 VJs
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Hostias, qué melón soy

14994 aportaciones - -1592 VJs
what
No leí esa línea O_o...


... En fin. Qué se le va a hacer... Eh... /me mata a todos para que no queden pruebas de esto

(tengo que seguir haciendo prácticas)
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Si ya te lo dije yo!

21304 aportaciones
Que los Rogues son los amos! y espérate a tener los venenos

Por cierto... lvl 38... wootttt
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Re: Si ya te lo dije yo!

11488 aportaciones - 14945 VJs
:puño
Que los rogues son los amos te lo he dicho yo a ti desde hace dos años, perra

Hola a todos.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

¬¬ Tu prima

21304 aportaciones
En el WoW, Khab, en el WoW

En el DAoC siguen en su línea... suxxoorr

Que, ya te has cansado de darle caña a Lotus & Cia y te has pasado por aqui?

Pues a ver si te quedas una temporadica... esto está bastante más civilizado que antaño.


Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

/me sale del bosque

4467 aportaciones - 4130 VJs
Título con Alta en Proceso
con su taparrabos de hoja de palmera y su artesanal arco con el cual lanza una flecha que torpemente cae de lado debido a la poca tensión del arco a unos dos metros de khabal. El sonido de madera cayendo a peso de mierda (o de arbolito de vivero, en este caso) provoca que quede en el más absoluto de los ridículos.

/me huye al interior de la selva.

PD: Nada más por llevar la contraria al señor Arshes
PPD: Wenas señor And...Khabal
PPPD: Sí, llevo un traje, que pasa
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Firma con Alta en Proceso

Congratulations.

3977 aportaciones - 8743 VJs
pepecs
No he acabado de leermelo, pero ganas no me faltan (bueno, pa que engañarnos, la verdad es que no hay ganas de leerlo). Pero lo que he leído esta muy. Felicidades por el post, merece copa.

Y felicidades por tus 5000 aportaciones
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

¡Aaaaaarg! ¡Se te levantó la hoja!

5800 aportaciones
Videojugador
Vaya... con esta lanza... ¿por qué usas arco?

clloses
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
"En 40 años sólo un político ha firmado anulaciones de juicios franquistas. Hoy está en prisión acusado, sin presentación de pruebas, con cargos de rebelión, sedición y prevaricación."

Bueno, me alegro de que os haya gustado

8597 aportaciones - 37502 VJs
tanto. He intentado hacer un texto que le hiciera justicia al juego

Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Ya me lo he leído

3954 aportaciones - 80930 VJs
Where the battle between Good and Evil begins
Y la verdad, me dais envidia Yo creía que este juego no me gustaría, pero por lo que he leido, no me importaría pagar para jugar a este juego

A ver si me lo pillo pronto, que me has dejado la boca llena de babas...
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Moderadores: .
×