¡Colabora!
0
Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Nintendo Switch PC

Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo

Consigue todo lo que se propone sin aspavientos. Un juego de acción y puzzles que recuerda a Zelda pero tiene su propio estilo.

Por Keyser Soze,
0 0 0

Neckbolt es una compañía pequeña de breve historia y de la que podemos contar sus proyectos con la palma de la mano. Proyectos que además han ido dirigidos a plataformas móviles y tiendas de aplicaciones como Google Play Store o la Apple Store. Es decir, no estamos ante una desarrolladora al uso, pero no son ni los primeros ni los últimos que han hecho este recorrido o tránsito que les ha llevado desde los bolsillos a los PC y las consolas de sobremesa.

Pero pasando ya a lo concreto del título que nos ocupa Yono and the Celestial Elephants es un juego de puzzles que disponible en PC, PS4 y Switch. Que esté más allá del PC y se hayan molestado en hacer un trabajo de optimización y localización no es ésta una mera cuestión de trámite, no es lanzar el juego en más plataformas porque sí, es un juego que se adapta perfectamente a las consolas de sobremesa y también al juego portátil de la híbrida de Nintendo. En este último caso tiene además mucho más sentido por esa cuestión portátil pues es un juego que se puede compartimentar perfectamente, haciendo divisiones entre cada uno de los mundos por los que pasamos y, a su vez, en cada uno de los acertijos y puzzles que se nos ponen delante. Es perfecto para partidas de corta duración en algún trayecto o algún viaje, donde no termina de cansar y se hace muy liviano dejarse caer por ahí. Además, el público de Switch es un público muy concreto mucho más joven (y a veces infantil, claro) que el de las consolas de Sony y Microsoft. Esto casa perfectamente para que tu librería (o la de tu hijo o hija) cuente con juegos de este tipo, más cercanos a los estímulos a los que quizás estén acostumbrados.

A ver, déjame que te enseñe como se apaga esto.


Pero no nos llevemos a engaño hacer el elefante nunca había sido tan divertido y sobre todo entretenido, siendo ésta última palabra la que cobra más sentido y eso hace de el título algo que es disfrutable en cualquier rango de edad. Está pensado con tremenda maestría pues nunca es lo demasiado fácil ni demasiado difícil, tampoco sus mecánicas son de una simpleza tibia que terminen por aburrir a los más expertos y encaja dentro de esos géneros de puzzles intergeneracionales que irían de un abanico como Tetris o Kula World, por nombrar dos viejos conocidos de otras generaciones, hasta algunos más modernos como Rime. Ese punto virtuoso en el que se sitúa conecta muy bien y lo hace perfecto para jugar en familia o sólo. En casa o en transporte público de camino al trabajo o a clase.

Es, además, tremendamente educativo y lo explicamos; su gameplay no pretende ser una recreación híperrealista de el mundo que nos rodea donde las físicas estén programadas con extremo mimo de forma que todo parezca plásticamente natural, no. Sin embargo, todos los puzzles que es capaz de ir acumulando en una retahíla que crece y crece basan sus mecánicas no tanto en la realidad sino en lo conceptual. Cómo funciona el hielo, el fuego, el aire, el peso, la velocidad y otro sinfín de elementos se van entrelazando dando lugar a cada vez puzzles más complicados aunque de mecánicas que no son nuevas. Este apartado hace que el juego tenga un plus de valor para los más pequeños.

Pero vayamos al juego y su gameplay pero antes cualquiera dirá, pero de qué va todo esto. Pues bien, encarnamos a Yono un elefante que ha venido a solucionar problemas y hacer más feliz a la gente. Una especie de señor lobo en Reservoir Dogs pero con trompa y colorines. Y sin tener que cargarte a nadie por el camino. Su argumento no da más de sí, es y algo accesorio en un juego que radica sus bondades en otro sitio, en este caso su jugabilidad y las mecánicas que lo acompañan. Son dos principalmente: el cabezazo y la trompa. El título además de puzzles cuenta con enemigos y a estos, si eres un elefante, se les derriba a cabezazos. Literalmente. Basta con enfilar bien a esos goblins, serpientes y otros tantos animaluchos y pulsar el botón correspondiente. Nada nuevo en el horizonte. Ahora bien, la trompa es una cosa que nos permite mucha más versatilidad y es alrededor de la cual gira todo. Literalmente la razón de ser de Yono. Con ella podremos levantar objetos, soplar para mover veletas que a su vez desencadenan el movimiento de diferentes plataformas u objetos que nos permitirán llegar a otros lugares. Atrapar objetos como llaves que hayamos obtenido para llevarlas a su consiguiente cerradura y finiquitar el acertijo. Podremos coger agua y fuego que según el puzzle nos podrá servir para llenar cubos, hacer crecer plantas, encender antorchas que quemen objetos y desbloqueen otras zonas y un sinfín de cosas más.

Nuestra vida es literalmente un calco de el sistema de Zelda y sus corazoncitos. Cualquier toque que recibamos restará uno y podremos ir haciéndonos con ellos para recargarlos. Luego con Yono podremos interactuar con otros personajes, mover objetos empujándolos o dirigirnos hacia el elemento en pantalla con el que vayamos a interactuar. Así, los elementos como el peso o el hielo hacen que todas las habilidades anteriores se entrecruzen. Por ejemplo podremos mover objetos pero si están sobre una superficie de hielo resbalarán hasta el final. A algunos molinos de agua deberemos ayudarles recargándolos para que se pongan en funcionamiento y abran diferentes caminos. Todo esto hacen un gameplay que nos recuerda mucho a la saga Zelda, en concreto a Links Awakening y A Link to the past. Su desarrollo en forma de mazmorras, a las que dicho sea de paso podremos acceder una vez las hayamos superado a través de una estación de tren que nos lleva de una a otra (muy en la línea de el sistema que tienen juegos como Hollow Knight por ejemplo), la gestión de la vida y la clase de puzzles que nos encontramos hacen imposible no recordar las obras de Nintendo y en este caso es como halago porque, aunque obviamente diferentes, muchas veces no tiene nada que envidiarles en lo que a puzzles se refiere.

Gráficamente es un juego bello, precioso y colorista con una vista isométrica dividida en una cuadrícula imaginaria muy al estilo de juegos como Front Mission o Final Fantasy Tactics. Y es también un elemento más pues la perspectiva a veces juega su parte en algunos puzzles. Su banda sonora aunque escueta nos ha encantado con temas que pasan de lo épica infantil al costumbrismo de los juegos de farmeo y funciona perfectamente.

En definitiva un juego muy bueno y una grata sorpresa que a priori puede echar para atrás por su deliberado carácter y estilo infantil pero es mejor no confundirse, tiene unas mecánicas muy bien pensadas y llevadas a cabo. Su diseño de niveles está muy bien desarrollado y es un punto a destacar en todo el trabajo que tiene detrás el juego. Su rejugabilidad es nula salvo algunos coleccionables como estilos para Yono y poco más. Es cierto que se hace corto, unas 5 horas, pero también su precio acompaña. Es honesto y no pretende engañar a nadie.
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo
Análisis de Yono and the Celestial Elephants para Switch: Hacer el elefante se ha vuelto divertidísimo

Alternativas
Es imposible no nombrar aquí a la saga Zelda, sobre todo Links Awakening y A Link to the Past.
Sus mecánicas son sencillas pero tremendamente efectivas. El diseño de niveles.
Por ponerle algún pero, su duración.
En este caso lo breve es dos veces bueno. Avanza con ritmo constante y es genial para resolver puzzles con los más peques (y no tan peques)
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×