¡Colabora!
0
El Dragón Borracho
PC

El Dragón Borracho

Después de un estreno notable con Yakuza Zero, Sega trae a Steam la remasterización de la primera entrega de una de las franquicias más extravagantes e icónicas del mercado oriental.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Versión analizada: PC. Copia digital proporcionada por Cosmocover.

Muchas veces no caemos en la cuenta de ello, pero mafias y asociaciones criminales hay muchísimas; casi tantas como países sobre la faz de nuestro planeta, algo que desde luego da que pensar. Quizás una de las más icónicas dentro de la cultura popular contemporánea sea la yakuza, el equivalente nipón del crimen organizado; esta mafia, que data del siglo XVII y que es una de las más temidas del mundo, así como sus ilícitas actividades, han dado lugar a multitud de referentes artísticos en distintos medios de difusión, ya sea literatura, películas o videojuegos. Probablemente eso debió pensar Toshihiro Nagoshi, un creativo japonés con apariencia verdaderamente sospechosa que, entre otros proyectos, ha tenido implicación en Shenmue o Virtua Racing, cuando decidió adaptar la vida de estos excéntricos mafiosos orientales a los videojuegos. El título que hoy nos ocupa, Yakuza Kiwami, es un remake de la entrega original, y te contamos qué tiene que ofrecer la fórmula hoy en día y qué tal ha salido la adaptación a ordenador. ¡No te lo pierdas!

Vidas criminales... corazones honestos

Yakuza Kiwami gira alrededor de Kazuma Kiryu, un importante miembro de la asociación criminal del Clan Tojo que, tras muchos años de duro trabajo, se encuentra en una posición en la que podría ascender aún más en el escalafón de la yakuza. No obstante, todo eso se viene abajo cuando decide aceptar las culpas de un asesinato de un superior, fechoría que él no cometió; las razones, así como los implicados, preferimos obviarlos, debido a que se nutre de relaciones sentimentales verdaderamente importantes para el desarrollo de la trama. No obstante, tras una estancia de diez años en prisión, Kiryu retorna a Kamurocho, su barrio natal, solo para descubrir que ya nada es igual que antes, momento en el que comienza definitivamente el hilo argumental del título.

Por consiguiente, nuestro hierático protagonista se encuentra con una realidad difícil de digerir en la que la presión de la Yakuza está asfixiando cada vez más a la ciudad; las traiciones se suceden unas a otras, de forma que antiguos aliados inquebrantables se apuñalan ahora por la espalda como sabandijas escurridizas y, por si eso fuera poco, resulta que han robado una cantidad astronómica de dinero de las arcas del conglomerado criminal. Este cúmulo de sucesos desencadena un devastador torrente de asesinatos, conspiraciones y amenazas que parecen no tener fin, y que sacudirán los mismísimos cimientos de la organización. No se gana para disgustos en Japón, desde luego.

En el fondo no es mala gente, lo que pasa es que tiene muy mal despertar.

A pesar de todo, hasta ahí podemos leer, ya que no queremos desvelar más detalles del argumento; está claro que este es uno de los principales pilares de la propuesta de la franquicia, por lo que es mejor llegar con la mayor parte del pastel por descubrir. Eso sí, podemos confirmar que nos encontramos ante una trama que implica una gran cantidad de elementos de contextualización y de datos, tales como personajes secundarios, alianzas que vienen y van, intrigas subrepticias, y alguna que otra sorpresa que sin duda impactará al jugador, como la dualidad de sus temáticas, capaces de alternar motivos del drama de intriga japonés con algunas escenas surrealistas y que rebajan el tono general. Justo cuando pensabas que esto no puede ser más serio, de pronto viene Majima y te rompe los esquemas.

Y precisamente de romper va el juego, pero caras, no argumentos; como precursor de la serie, Yakuza Kiwami presenta un esquema jugable que descansa, principalmente, en unos combates frenéticos, brutales y plagados de combos y distintos estilos que se adaptan a diferentes situaciones. Es muy común que los ejercicios intensos de lectura den paso a secuencias de combates en las que nos enfrentaremos a todo tipo de gentuza que puebla la nocturnidad urbana japonesa; desde matones de poca monta, a miembros de familias enfrentadas de la Yakuza, Kiwami nos propone una auténtica y constante sucesión de palizas en las que también podremos valernos del entorno para hacer crueles y devastadores remates.

Hay un sistema para desbloquear nuevas habilidades de combate previo pago de dinero, por lo que siempre estaremos descubriendo y probando nuevos movimientos.

Es tal la importancia del sistema de combate que muchas veces llega a difuminar los aciertos de otros aspectos del sistema jugable, como la prolijidad de la recreación del barrio de Kamurocho, el cual podremos recorrer con casi total libertad, o una gran cantidad de minijuegos que son marca de la casa, tales como mahjong, béisbol, blackjack o jugar a los bolos. De igual forma, la estructura de mundo "semi-abierto" que plantea Yakuza Kiwami también posibilita la aparición de una gran cantidad de encargos secundarios, algunos más inspirados que otros, que alargan el contador de horas y de extravagantes experiencias que supone la franquicia.

Este tipo tan raro es Majima, coprotagonista de Yakuza Zero y uno de los personajes más importantes e indescifrables de la franquicia. Cada vez que aparece se adueña de la pantalla, eso por descontado.

Finalmente, en lo relativo al apartado audiovisual, no podemos sino destacar la mejoría con respecto a la adaptación de Yakuza Zero al ordenador, cuyo análisis puedes leer aquí. Los escenarios parecen más vivos, rutilantes con los neones fosforescentes de la medianoche oriental, y las expresiones faciales han dado un salto de la calidad importante; ahora parecen mas creíbles y honestas, aunque algunas siguen destacando por el exceso o la falta de efusividad, algo que palia el buen doblaje japonés. No obstante, la característica que más celebramos es que se ha visto una mejora sustancial en la estabilidad del título, y es que las caídas de rendimiento o los problemas técnicos son muy escasos en esta entrega. La música, por otro lado, sigue la tónica de la serie y combina melodías que acompañan más que correctamente a cada situación, dándole a nuestras aventuras por Tokio un toque muy especial.

Conclusiones

Yakuza Kiwami sienta las bases de la franquicia de forma sensacional, y nos descubre una historia de traiciones, despertares y decisiones fatídicas; el argumento permanece como una de las grandes virtudes de la serie, y aguanta, impertérrito, el inmisericorde paso de los años. La jugabilidad cumple con nota, aunque arrastra unos defectos que se remontan a la mismísima base y que pueden llegar a romper el ritmo del juego, especialmente en cuanto a la narrativa; a pesar de todo, es cierto que los distintos apartados terminan confluyendo de manera efectiva, componiendo un título indispensable para los aficionados al género de acción, y para todos aquellos que quieran disfrutar de una intrigante y hábil historia de mafias, traiciones y venganza.

Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho
Análisis de Yakuza Kiwami para PC: El Dragón Borracho

Alternativas
Otras entregas de la serie. Salvando las distancias, GTA.
Buena trama y personajes. Los minijuegos. Apartado gráfico mucho más estable.
Demasiados combates intrascendentes. Subtítulos en inglés. Muy enfocado al público japonés.
Yakuza Kiwami es un juego notable al que le siguen pesando ciertas decisiones creativas. Encantará a los aficionados a la acción y a Japón.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 19 de febrero de 2019
Desarrollado por: Sega
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×