¡Colabora!
0
La obra de una vida
PlayStation 4

La obra de una vida

¿Y si pudieses volver atrás y cambiar tu vida? Where the Heart Leads profundiza en la cuestión a través de la cotidianeidad.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Stride PR.


La industria indie tiene la capacidad de abarcar el territorio más personal e intimista del ser humano. Los juegos independientes se pueden permitir explotar el espacio gris donde se define qué es un videojuego. Año 2021 y el debate se reabre constantemente para intentar dejar claro el concepto de videojuego. Las aventuras narrativas (o experiencias, según se prefiera), también mal llamados walking-simulator, son la evolución directa de las aventuras gráficas. Donde antes había un puzle enrevesado, ahora hay una decisión moral que marca nuestra historia. Aún con todo, me niego a no reconocer a That Dragon, Cancer como un videojuego. Para muchos, ser poco más que un mero espectador ya es un óbice para considerarlo un videojuego, pero como casi todo en esta vida, es un ente subjetivo. Esta breve introducción donde dejo clara mi postura sobre qué es un videojuego me sirve como carta de presentación para una de las experiencias que más me han marcado en este último año. Apenas tiene mecánicas y dura unas diez horas, pero a Where the Heart Leads le ha bastado con eso para ser uno de mis juegos más especiales. Una aventura que estará disponible a partir de mañana, 13 de julio, en exclusiva para las consolas actuales de PlayStation, y del que os voy a hablar en profundidad en este artículo.

Where the Heart Leads arranca presentándonos a la familia de Whit Anderson, nuestro protagonista. Una clásica familia norteamericana que vive en una granja alejada de las grandes ciudades. Lo que prometía ser una noche corriente como cualquier otra se trunca en una fatídica tormenta que lleva a que el perro de la familia caiga por un sumidero. Whit, como un héroe inesperado, desciende por el sumidero y consigue rescatar a su perro con el elevado coste de caer de lleno a las fauces de la montaña. Whit despierta incrédulo en un reino de sombras en el cual amalgamas de recuerdos fluctúan y crean diferentes líneas temporales de su pasado, presente y futuro. Dicho de otra manera, Whit puede acceder a sus recuerdos del pasado o a sus vivencias del futuro para revivir sus miedos, triunfos y ansiedades y experimentar las consecuencias de sus elecciones.

No es un juego para todos los públicos, pero cuando hace click, es difícil no emocionarse con algunas situaciones.


Where the Heart Leads es un juego dividido en actos de varios capítulos, unos diez concretamente, y en cada uno de ellos se narran las vidas cotidianas de varios personajes que rodean el círculo íntimo de Whit. Nos asomamos a la vida de estos personajes desde una perspectiva en tres dimensiones con una cámara isométrica y lo poco que podemos hacer es interactuar con ellos, aunque en contadas ocasiones debemos interactuar con el escenario para avanzar. Estamos ante una producción que no tiene puzles, no hay un reto que afrontar, tampoco un enemigo con el que acabar... no tiene, en esencia, un objetivo real como cualquier otro juego "normativo". Dicho así puede sonar un poco básico, y en cierta parte lo es, pero que esta descripción no os sirva para desechar una experiencia tan única. Al contrario que otras aventuras narrativas con un principio, nudo y desenlace predeterminados, Where the Heart Leads ofrece una extrema profundidad narrativa y tantas ramificaciones en la historia que la pregunta habitual será "¿cómo demonios he llegado hasta aquí?". La vida de Whit está plagada de decisiones, miedos, inseguridades, pero también esperanzas y sueños. Cada diálogo está escrito con tal nivel de naturalidad que es imposible no sentirse reflejado en muchas de las situaciones que se dan. Desafortunadamente, en el momento en el que se están escribiendo estas líneas el juego no cuenta con subtítulos en castellano, ofreciendo solamente la localización inglesa.

Su narrativa es normal, cotidiana, refleja el día de una persona normal. No hay elementos de fantasía como poderes o muertes, sí la posibilidad de cambiar las líneas del tiempo, pero nunca se trata como el eje central, sino como un elemento a tener en cuenta pero que pasa rápidamente a un segundo plano. En definitiva, se nos pide que acompañemos a Whit en sus quehaceres diarios y absorbamos cada instante de su vida. No obstante, nosotros, como jugador, podremos reflexionar sobre sus experiencias y momentos cruciales y decidir convertir a Whit en la persona que realmente queremos que sea. Hay decisiones, muchísimas decisiones. Decir miles de decisiones suena a exageración, pero está muy cerca de la realidad. Los árboles de decisiones se ramifican hasta casi el infinito, hasta el punto de que sería imposible abarcar todas las líneas temporales en menos de cinco partidas. Cada ruta depende de nuestras decisiones, y no siempre importará una postura tomada en un diálogo, sino que el orden en el que interactuamos con los personajes también afecta a lo que sucede.

La historia de Whit arranca durante su adolescencia, pero se irá contando durante décadas hasta su vejez.


Cada decisión abre nuevos hilos narrativos, ya no solo en los instantes más cercanos de nuestra vida, sino que se extienden a lo largo de décadas. Cada pequeña decisión conduce a una gran desviación. Por ejemplo, en un punto avanzado de la historia, Whit y René, su mujer, perdían su casa por un accidente natural. Se nos da la opción de vender unos terrenos que René hereda de su familia, y si lo hacemos, la pareja termina a lo largo de los años con trabajos estables, felizmente con hijos y un casoplón tremendo. En cambio, negarse a vender los terrenos fuerza a la pareja a trasladarse a una casa de árbol, sin trabajo y con una ruptura en la confianza entre ambos. Al final, la narrativa profunda y al mismo tiempo sencilla, efectiva y emotiva a partes iguales, nos deja totalmente a solas en un mar de pensamientos y reflexiones. A pesar de que el ritmo narrativo es el acertado, en ocasiones puede resultar un tanto lento. La intención de hacer hincapié en la monotonía nos lleva a momentos puntuales que se estiran más de lo que deberían.

Es interesante descubrir qué es lo que atormenta a cada uno de nuestros amigos y familiares, saber sus inseguridades y todo aquello por lo que aspiran, pero esta premisa interesante provoca hastío en diálogos vacíos y extensos. El objetivo es reflejar la rutina diaria, pero no es necesario invertir tanto tiempo en estos hechos para causar un efecto que también podría experimentarse con una reducción de diálogo. En ese sentido, este túnel emocional me ha hecho reflexionar en más de una ocasión. Decía que Where the Heart Leads me había resultado especial por su capacidad de implicarme a nivel personal con las vivencias de Whit, sobre todo en los actos de la adolescencia y vida adulta. El juego te invita a reflexionar sobre algunos aspectos de nuestra vida y las decisiones que tomamos en ella. Reflexiones que no tienen por qué ser las correctas, al fin y al cabo nosotros somos los tejedores del destino de Whit, pero que invitan a interpretarlas de múltiples formas.

Sin embargo, y reincidiendo en la baja interactividad que ofrece, la carga narrativa puede ser un inconveniente para muchos. Entramos una vez más en la capacidad de la industria indie de ofrecer experiencias que exploren nuevas vías en el medio para contar historias. No se puede hacer nada, más que mirar, leer documentos (propaganda, diarios o prensa) y hablar con otros personajes. No es la misma distancia insalvable que experimentábamos en Dear Esther, cuya experiencia se define como explorativa y poco más, pero parte del público se echará para atrás cuando vea que todo se reduce a leer, escuchar y caminar. Afortunadamente, tanto lo que se ve como lo que se escucha raya a un buen nivel. Los planos se presentan como cuadros de óleos mezclándose a la perfección con una banda sonora repleta de temas sin vocales que evocan un sinfín de emociones, desde amor a tristeza, esperanza y reflexión.

Desafortunadamente, el juego nos llega sin traducción al castellano, lo que será un obstáculo para muchos.


CONCLUSIÓN

Siento que no he hablado todo lo que podría de Where the Heart Leads, pero al mismo tiempo creo que he dicho lo justo y necesario. Es un juego que engaña, que empieza de una forma y continúa de otra totalmente diferente, y eso es lo que lo hace especial. No pienso que mi experiencia sea universal, pero cuando uno hace click con la narrativa, la conexión es instantánea. No es tanto como para contar la historia de Whit Anderson como sí para vernos reflejados en los pequeños detalles, reflexionar sobre nosotros mismos e intentar comprender el valor de las cosas más cotidianas. Es posible que no sea revolucionario y que no comparta las metas narrativas de otras propuestas como Dear Esther, Gone Home o Firewatch, pero si te interesa lo que lees sobre Where the Heart Leads, déjate un rato libre y dale una oportunidad.
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
Análisis de Where the Heart Leads para PS4: La obra de una vida
El ritmo de la narrativa y sus posibilidades. Audiovisualmente atractivo.
Muy denso en ocasiones, muchos diálogos se estiran artificialmente. No es para todos los públicos.
Where the Heart Leads no es para todos los públicos, pero merece la pena descubrirlo sólo por su travesía de reflexión y autodescubrimiento.

Información del juego

Where the Heart Leads

PlayStation 4

Fecha de lanzamiento: 13 de julio de 2021
Desarrollado por: Armature Studio
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×