¡Colabora!
0
No salgas de casa sin ella
Arcade

No salgas de casa sin ella

La cuarta entrega de la saga Virtua Striker, segunda sobre la placa Triforce, ya está en los salones recreativos de medio mundo con un remozado aspecto y novedades jugables

Por Gladiator,
0 0 0


Han pasado tres años ya desde que Sega, aprovechando su alianza con Namco y Nintendo para desarrollar conjuntamente una placa arcade denominada Triforce, lanzase la tercera entrega de la saga Virtua Striker, denominada Virtua Striker 2002, ya que meses antes había desarrollado una versión mejorada para Naomi 2 que por algún extraño motivo recibió el título de Virtua Striker 3. Este título poco tiempo después vería la luz en la 128 bits doméstica de la propia Nintendo con unas cifras de ventas poco más que discretas debido en parte a la dura competencia del sector en el que predomina la tendencia del simulador marcado por juegos como Fifa o Winning Eleven.

Sin embargo, este batacazo comercial no puso fin a la saga que de momento seguirá su progresión sólo en el ámbito de los salones recreativos, único coto en el que Sega sigue siendo la máxima autoridad y en el que su reputación y trayectoria se pueden calificar de intachables, cosa que no ocurre en los mercados domésticos y portátiles donde la compañía sigue sin levantar cabeza a pesar de su alianza con Sammy y de la cantidad de plataformas para las que actualmente está trabajando.

Hasta ahora las diferentes entregas de la saga Virtua Striker habían saltado de una placa arcade a otra con el consiguiente cambio en el apartado gráfico, de esta forma la saga había visitado prácticamente todas las placas arcades de la compañía desde los tiempos de la Model 2 pasando por la Model 3, Naomi y Naomi 2 hasta llegar a la actual Triforce, sólo en los casos de las diferentes versiones de la segunda entrega, correspondientes a los años 98 y 99, se repitió placa. Es por esta progresión que la lógica situaba el juego en una futura placa arcade como Lindbergh o Aurora, o, en su defecto, en la Chihiro, placa inspirada en la arquitectura de la Xbox de Microsoft que ya ha sido utilizada para algunos juegos de Sega como Out Run 2 o The House of the Dead III.

Los salones recreativos siempre se han caracterizado por ofrecer una diversión rápida y directa con juegos que tenían como razón de ser su simpleza y adictividad, con el tiempo esto ha hecho que cualquier juego sin excesivas complicaciones, o con un alto nivel de acción, haya sido encuadrado en un género denominado Arcade, término tomado literalmente del nombre de los salones recreativos. Con el paso del tiempo los sistemas domésticos, que en un primer lugar habían optado por copiar este tipo de fórmula para sus títulos o llevar los propios juegos a sus plataformas en un claro intento de hacerse con los usuarios que abarrotaban este tipo de establecimientos, evolucionaron a juegos con mayor nivel de inmersión debido en parte a la demanda del usuario de una mayor fidelidad en el juego o a las pretensiones de los programadores ávidos de lograr nuevas fórmulas más atrayentes. Para ello contaron con la inestimable colaboración del hardware en forma de discos duros, tarjetas de memoria u otros soportes de almacenamiento para los juegos que permitían guardar los progresos del jugador, que poco a poco fueron facilitando las cosas a los programadores y haciendo mella entre los usuarios que preferían crear sus propios niveles, tunear sus coches o, simplemente, jugar una competición de liga en vez del tradicional torneo rápido que ofrecían los títulos deportivos de los salones. La proliferación de los sistemas domésticos trajo el abandono de los salones recreativos que paulatinamente fueron cerrando sus puertas o redireccionando sus negocios a otros aspectos comerciales más lucrativos, quedando relegados este tipo de juegos a grandes salones en centros comerciales en los que el éxito del juego dependía tanto de su calidad como de la espectacularidad visual de su carcasa o los periféricos que utilizase.

Sin embargo, en los últimos tiempos, el sector parece querer reaccionar y buscar nuevas fórmulas que le permitan subsistir en un mercado que se ha vuelto extremadamente competitivo tras la entrada de gigantes empresariales como Sony o Microsoft. Una de esas formulas es la posibilidad de permitir a los jugadores almacenar los datos de su progresión en el juego con diferentes métodos que han tenido mayor o menor éxito, claro ejemplo de esto es el juego de Midway NBA Jam Tournament Edition que hace diez años ya permitía al usuario guardar sus progresos en el juego mediante la introducción de unos datos tan simples como sus iniciales y la fecha de nacimiento. Lamentablemente, este sistema era imperfecto pues obligaba al jugador a acudir siempre al mismo salón recreativo dado que su partida se guardaba en la memoria de dicha placa; por otra parte, el jugador podía ver como sus progresos se perdían si la máquina era trasladada a otro local o incluso si tras una avería ésta era reinicializada, por lo que la solución no era definitiva.

Con la llegada de las nuevas tecnologías este problema parece haberse resuelto pues poco a poco se ha ido introduciendo el uso de tarjetas con banda magnética como sistema de almacenamiento de los datos, siendo Virtua Striker 4 el primer juego de la saga en hacer uso del mismo. Los encargados de los salones recreativos disponen de tarjetas en las que el jugador puede ir guardando sus progresos, estas tarjetas son generalmente gratuitas o, en su defecto, y dependiendo del salón, suelen tener un precio simbólico. La capacidad de almacenamiento de la tarjeta varía entre las 100 y las 200 partidas pero sus datos pueden ser trasladados a una nueva cuando ésta alcance su límite. Por otra parte, la tarjeta es compatible con todas las unidades del mismo juego que dispongan del lector -cosa que depende de la versión de la cabina pues la destinada a bares o establecimientos más pequeños tienen diferente diseño y carecen de él- por lo que el jugador puede llevarse los datos de un salón a otro, incluso de una ciudad a otra, sin ningún tipo de problema.
La cuarta entrega, segunda en la Triforce, da continuidad a la saga al menos en recreativa
La cuarta entrega, segunda en la Triforce, da continuidad a la saga al menos en recreativa
Los juegos arcades se han destacado tradicionalmente por su simpleza y adictividad
Los juegos arcades se han destacado tradicionalmente por su simpleza y adictividad
El aliciente de las versiones domésticas reside en más personalización, un ejemplo es la alineación
El aliciente de las versiones domésticas reside en más personalización, un ejemplo es la alineación
Con el uso de la VS4 Card los jugadores podrán guardar sus progresos y utilizarlos en otros salones
Con el uso de la VS4 Card los jugadores podrán guardar sus progresos y utilizarlos en otros salones

Información del juego

Fecha de lanzamiento: Por determinar
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×