¡Colabora!
0
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas

The Texas Chain Saw Massacre lo tenía todo para triunfar, pero su lanzamiento ha evidenciado los problemas de Gun con el género.

Por Juan B.,
0 0 0

Este año está siendo uno de los peores para el género de los multijugadores asimétricos. Este género tan de nicho resurgió de sus cenizas con el fallido Evolve y más tarde alcanzaría sus picos máximos de popularidad cuando Dead by Daylight allanó el camino para que muchos juegos de terror encontrasen su lugar aquí. Sin embargo, en los últimos meses nos hemos topado con el cierre de servidores de Video Horror Society (también conocido como VHS) y Friday the 13th, así como el cese de apoyo y la cancelación de futuras actualizaciones para otros como Evil Dead o Propnight. La falta de originalidad en los nuevos proyectos es el motivo principal de que el género se encuentre de capa caída, y cuando Gun anunció su The Texas Chain Saw Massacre, hubo razones para ilusionarse. Un nuevo planteamiento basado en el 3v4 que echaba por tierra a todos los intentos fallidos de imitar a Dead by Daylight inspirado en una de las obras del género slasher más queridas de todos los tiempos era la carta de presentación perfecta para Gun. Su lanzamiento fue un éxito, pero lamentablemente, cayó como un castillo de naipes. ¿Cómo un estudio que lo tenía todo para estar a la altura ha dejado a su título en la estocada? Descúbrelo en este análisis.

Nota del redactor: Debido a la naturaleza cambiante del género, puede que lo que vayas a leer en el texto no se vea reflejado más allá de la ventana del lanzamiento.



FIEL A LA OBRA

Gun se ha hecho con la licencia de La Matanza de Texas de 1974, aunque los hechos de su juego transcurren un año antes, en el mes de abril del 73, cuando María Flores, una joven estudiante, desaparece sin dejar rastro. Lo último que se sabe de ella es que pasó cerca de la ciudad de Newt, pero como no hay pruebas físicas de su desaparición, la búsqueda está estancada. Evidentemente, detrás de todo esto están los Sawyer, el grupo de asesinos con Leatherface a la cabeza, Cook (el cocinero de la familia) y El autoestopista (el hermano demente de Leatherface). Estos personajes pertenecen a la película de culto de los setenta, pero se suman dos originales a la plantilla de asesinos: Johny, todo un depredador, y Sissy, la hija adoptiva de Cook. En partida, el bando asesino deberá contar con un Leatherface de forma obligatoria, mientras que los otros dos jugadores podrán escoger cualquiera de los otros para complementar sus habilidades. No es algo que debamos pasar por alto, y es que cada personaje tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, Leatherface puede acabar con los supervivientes de un solo golpe si ha cargado la motosierra el tiempo suficiente, pero a cambio revela su posición con el ruido y también es más lento moviéndose, dando esa ventana de tiempo para que la víctima pueda escapar entre los recovecos del sotano. Por su parte, Sissy puede utilizar las plantas del granero para crear trampas de veneno que inflingan daño a las víctimas que las activan, mientras que Cook puede concentrarse y escuchar a los supervivientes que estén haciendo ruido.

Ambientado un año antes de la película del 74, La Matanza de Texas nos propone partidas en línea en las que tres asesinos dan caza a cuatro supervivientes


Sin embargo, el componente clave del bando asesino viene de parte del Abuelo, el asesino octogenario de la familia. El abuelo no estará controlado por un jugador, sino que es un personaje controlado por la inteligencia artificial. Eso sí, permanecerá dormido en todo momento, pero cuando haya pasado un tiempo o cuando las víctimas hayan hecho ruido, el abuelo gritará, revelando las auras de los supervivientes que se estén moviendo. Realmente tiene mucho más potencial que el de desvelar auras, y es que si lo alimentamos con sangre, ya sea de las víctimas o de algunos altares que hay dispersos por el escenario, recibirá una mejora y potenciará las habilidades de los tres asesinos.



Como víctima, arrancamos la partida encadenados en el sótano de la familia, y una vez nos hayamos liberado de las ataduras, tendremos que buscar una salida al mismo tiempo que damos esquinazo al Leatherface en cuestión, que siempre iniciará con nosotros en el sótano, aunque en la otra parte del escenario para que los supervivientes tengan el tiempo suficiente para liberarse. Una vez fuera del sótano, encontramos la principal diferencia con Dead by Daylight: hay hasta tres vías para escapar de la familia. Las dos opciones más viables pasan por huir por la puerta principal o trasera, pero tendremos que solucionar un pequeño puzle. Suelen ser sencillos y no varían demasiado, van desde solucionar un pequeño acertijo de botones para desactivar la batería de alimentación de la casa o sobrecargar una válvula tras haber encontrado las herramientas necesarias. La tercera y última opción es la más complicada, pero por eso mismo suele ser la que más funciona, y es que los asesinos no esperan que nos arriesguemos a tomar esta vía. Resulta que en el sótano hay una puerta cerrada que, si logramos acceder a la casa y nos hacemos con una serie de enchufes, podremos conectarlos y abrir la puerta. Es una opción muy arriesgada, especialmente si no estás comunicándote con los otros jugadores mediante el chat de vox, pero funciona muy bien si estamos en constante comunicación alertando al resto de los miembros de la partida los pasos que vamos tomando en el acertijo.

Si bien una víctima no puede acabar con su perseguidor, sí hay una serie de elementos en el escenario que nos otorgan una serie de ventanas de oportunidad para darles esquinazo. Por ejemplo, los huesos que encontramos tras rebuscar en distintas áreas, que si los utilizamos en un forcejeo o por la espalda, el asesino quedará aturdido unos instantes y no tendrá resistencia para acometer la persecución una vez se haya recuperado. Aunque ojo, el hacerse con estos objetos no será sencillo, ya que toda acción que realicemos, ya sea buscar un ítem o abrir una puerta con candado, alertará a los asesinos si machacamos el botón muy rápido. Al igual que ocurre con los asesinos, las víctimas tienen habilidades propias en función de cada personaje. Todas ellas varían y algunas son más útiles que otras, pero nos pueden echar un cable para no hacer ruido cuando buscamos en una pila de huesos, que nos permitan abrir las puertas con candado en un suspiro o asestar un golpe al asesino que lo desestabilice.



Un arranque caótico

The Texas Chain Saw Massacre no es un juego complicado, pero sus primeras horas son de lo que peor se ha planteado en este género. Los escenarios son inmnesos, hay un montón de puertas, caminos, recovecos, puzles o trampas, y es fácil sentir que estás en un laberinto sin salida. A nivel de inmersión es genial para el jugador que toma el papel de la víctima porque realmente sientes que estás perdido en un lugar extraño, pero también es muy frustrante cuando juegas. También es frustrante dar con un puzle y no saber la solución o tener una pista para continuar. No existe un tutorial como tal, pero sí una sección repleta de vídeos en el que explican paso a paso las nociones del juego. Que sí, que ahí está todo explicado, pero es difícil convencer a un jugador a que acuda a una sección a ver dos vídeos de más de 10 minutos de duración cuando un tutorial jugable lo haría todo mucho más accesible.

La limitación de no poder repetir el mismo personaje está resultando ser un problema. Arrancar una partida puede alargar la espera a los 30 minutos.


A medida que juguemos conseguiremos puntos de experiencia que se traducen en nuevos atributos que podemos mejorar en el árbol de habilidades, que es independiente para cada personaje. Los atributos funcionan como una especie de árbol en el que si decidimos ir por una rama, la otra quedará bloqueada. Las ramas varían en función de nuestro estilo de juego, como víctima podemos reforzar nuestro sigilo o si lo preferimos, mejorar las habilidades de nuestro personaje para que rinda mejor en partida. Tampoco hay que preocuparse ya que podemos experimentar con los puntos de atributo todo lo que queramos, se puede reiniciar el árbol en cualquier momento y eso logra que la experiencia con nuestro personaje en partida sea mucho más satisfactoria. El único inconveniente es que son muchos puntos de atributo y el progreso es individual entre personajes, por lo que si nos hemos cansado de jugar a uno en concreto o nos toca jugar con otro, partimos de cero.




Gun se equivoca con decisiones de diseño muy cuestionables

Sobre el papel, The Texas Chain Saw Massacre me parece un juego divertido que cumple con su cometido, pero la base del juego se tambalea fácilmente. La mejor experiencia de juego la tuvimos durante las primeras semanas de lanzamiento en la que todos los jugadores partían de la misma base, pero ahora cada partida es una suerte de speedrun en el que la que el bando asesino intenta que los supervivientes no escapen en apenas unos minutos. Basta con que uno de los supervivientes juegue con Connie (su habilidad le permite abrir puertas con candado fácilmente) para que el asesino no pueda hacer nada para frenar su avance. Además, esto me lleva a otro problema, el hecho de que no se puedan repetir personajes en la partida. Tiene su lógica, ya es difícil frenar a una Connie, hacerlo con más de una sería imposible. O en el caso de Cook, sería frustrante que un asesino nos pueda estar persiguiendo constantemente y cerrando todas las vías de escape sin que podamos hacer nada para evitarlo. Pero debido a esto, e imagino que es un escenario que Gun no se planteó, los lobby están siendo infinitos. Nadie quiere jugar con Leatherface, es un gameplay muy aburrido, por lo que todos los integrantes de la partida esperan a que aparezca alguien que quiera tomar ese rol. Como no suele ser lo habitual, la partida se cancela. Ocurre, por supuesto, con otros personajes. Un jugador que ya tiene todos los puntos de atributos con Cook querrá jugar con él y no con otro personaje, incluso aunque sea por preferencia personal, por lo que los jugadores suelen abandonar la partida si su personaje favorito ya está cogido por otro jugador. Es una situación frustrante porque debido a esto, una partida puede tardar 15-20 minutos en prepararse y la duración de la misma no suele pasar de los seis minutos.

A todo esto le sumo una serie de decisiones cuestionables por parte de Gun que todavía no comprendo. Por un lado, el haber infravalorado las capacidades de un sistema anti-cheat y que la versión para PC haya estado cerca de un mes con el crossplay desactivado porque una plaga de hackers estaba afectando también a los jugadores de PlayStation y Xbox. Por si fuera poco, y en un intento de ejercicio de transpariencia, Gun ha anunciado que cada personaje nuevo, ya sea víctima o asesino, costará 9,99 €. Un precio que no se aleja de la competencia, pero ¿qué ocurrirá cuando dos usuarios quieran jugar con el mismo personaje? La limitación de no poder repetir el mismo personaje en la partida va a impedir que muchos usuarios puedan jugar fácilmente con su nueva compra. Por si fuera poco, esto no hará sino agravar todavía más el problema de los lobbys infinitos por los que está sufriendo The Texas Chain Saw Massacre desde su lanzamiento; ha perdido el 80% de sus jugadores en Steam.



CONCLUSIÓN

The Texas Chain Saw Massacre es una experiencia tan divertida como caótica en sus primeras horas, pero una vez hemos pasado ese umbral, la base del juego cae por sí sola. Gun, un estudio con experiencia en el género, ha sido capaz de darle una vuelta de tuerca a las bases del asimétrico, pero al mismo tiempo ha caído en su propia trampa de sistemas de monetización que tropiezan con las propias normas del título. Como homenaje a la película del 74 es fascinante y brilla por su representación, pero la experiencia del juego es frustrante. Adolece la falta de contenido con mapas más variados y por lo habitual que es encontrarse a un tramposo en partida, lo que le impide competir con otros títulos del terror asimétrico.

No todo está perdido para Gun, la naturaleza del género asimétrico permite estos tropiezos para resurgir con fuerzas aprendiendo de los errores. La presencia de The Texas Chain Saw Massacre en el Game Pass de Xbox le ha dado el escaparate ante 20 millones de jugadores. No obstante, Gun tendrá que trabajar en preparar nuevo contenido, revisar la monetización y levantar ciertas restricciones que, por el momento, nos impiden recomendar este juego.

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Terminals.


Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas
Análisis de The Texas Chain Saw Massacre para PS5: Análisis de The Texas Chain Saw Massacre, un juego con buenas ideas pero muy mal ejecutadas

Alternativas
Dead by Daylight
El concepto 3v4 no es malo. Una carta de amor a la película de culto.
Muchísimos problemas en su lanzamiento. Decisiones de negocio muy cuestionables.
Gun ha tenido buenas ideas para The Texas Chain Saw Massacre, pero hay elementos que fallan y el futuro no es halagüeño.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×