¡Colabora!
0
Susurros en las profundidades
PlayStation 5 Xbox

Susurros en las profundidades

Aún metido de lleno en las polémicas, The Sinking City resurge con una versión para consolas de nueva generación.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Wire Tap Media.

La trayectoria de The Sinking City está siendo digna de los relatos de terror cósmico en los que está basado. Es sorprendente porque estamos hablando del juego más exitoso de su estudio, Frogwares, pero no deja de estar en boca de todos por sus continuas polémicas. Si bien es el juego es considerado un éxito por sus creadores, los problemas legales con una de las editoras obligó a retirar el título de todas las tiendas digitales. Meses después volvería a las tiendas, ahora con otra editora, pero los problemas continuaban. De hecho, en el momento de escribir estas líneas The Sinking City ha vuelto a ponerse a la venta en Steam sin el permiso de los desarrolladores, y por si fuese poco, sin ninguna de las características principales del título que se añadieron con su parche de lanzamiento. La realidad es que no esperábamos mucho del futuro de The Sinking City, pero Frogwares lanzó por sorpresa al mercado su The Sinking City - Enhanced para PS5 y Xbox Series X|S. Aquí podéis leer lo que nos ha parecido y aclararemos si las mejoras gráficas son un argumento de peso para hacernos con esta versión.

The Sinking City está inspirado en el universo del escritor H. P. Lovecraft, considerado un genio del terror por aportar frescura a los relatos de terror. Todo esto ha sido posible gracias a los Mitos de Cthulhu, una serie de obras literarias que aún a día de hoy siguen influenciando a creadores de todo el planeta. Sería complicado divagar sobre el universo lovecraftiano, pero digamos que su horror cósmico (se dice así por la escala universal a la que operan sus fuerzas) nos lleva a mundos donde los primigenios, una raza extraterrestre inmortales y de gran poder, están durmiendo en los lugares más recónditos del planeta esperando a su momento para volver a apoderarse de la Tierra. En esencia eso es The Sinking City, ya que inicia igual que muchos de los relatos de Lovecraft, con un detective acudiendo a la llamada de una ciudad completamente azotada por fuerzas oscuras. Ese detective es Charles Reed, que tras dejar sus servicios en la marina comienza a sufrir alucinaciones y ataques de ira. El destino le lleva hasta Oakmont, una ciudad ficticia de los Estados Unidos que vive presa de fuerzas sobrenaturales, pero que todo parece indicar que la cura a sus problemas se encuentra allí mismo. Por cuestiones ajenas a nosotros, la ciudad de Oakmont está inundada casi en su totalidad, y esto ha llevado a que muchas criaturas de índole sobrenatural campen a sus anchas por las calles, así como de la aparición de unas razas peculiares con facciones de mono o de pez.

Una selección de los más bellos de Oakmont.

The Sinking City es una aventura que bebe directamente de las últimas entregas de Sherlock Holmes, y no nos debe extrañar ya que Frogwares se encuentra tras el desarrollo de estas. De esta manera, lo que podemos esperar del juego es una aventura completamente detectivesca con cierto componente de acción. Así pues, la historia se va enrevesando conforme avanzamos en las relaciones con los personajes, lo que dificulta que sepamos las intenciones reales de cada uno de ellos. Nadie llega a Oakmont por casualidad, así que indagar en los intereses ocultos de cada habitante, los conflictos familiares o las batallas por el poder serán situaciones que deberemos acometer para decidir a quién traicionar y en quién confiar. Sorprendentemente desde Frogwares consiguen llevarnos a situaciones realmente comprometidas donde no todo es blanco y negro , sino que hay connotaciones y rara vez hay una decisión realmente satisfactoria para todos los intereses.

Claro que llegar a este punto no es tarea sencilla, y es que si estás buscando una aventura con indicadores, puntos señalados en el mapa o personajes que te estén recordando tu objetivo actual, The Sinking City no es para ti. Cuando decimos que estamos ante una aventura detectivesca es porque es así, nadie nos va a llevar de la mano. No va a haber indicadores de "dirígete al ayuntamiento" o "habla con la recepcionista del hotel", sino que nos tenemos que buscar las habichuelas en cada caso. Cada personaje con el que podamos interactuar responderá a varias de nuestras preguntas, las cuales se traducen en pistas crípticas de cuál puede ser nuestra siguiente zona de búsqueda. No solo eso, sino que por todo Oakmont hay archivos que nos ponen en contexto de lo que está sucediendo en la zona, pero que al mismo tiempo nos arrojan luz sobre algunos personajes y sus intenciones. Aquí nadie es quien dice ser. El problema es que la trama pierde fuerza conforme avanzamos, haciendo que el ritmo se vea mermado por las constantes caminatas de un lugar a otro.

Los momentos de buceo son espectaculares. Ojo a todo aquel que tenga pánico al océano.


Las pistas a descubrir no suelen estar a la vista, sino que nos exigen agudizar la vista para no pasar ni un indicio por alto. Otras pistas nos involucran interaccionando con el entorno, como poder recoger un cuadro y darle la vuelta para comprobar que había una huella oculta, o también fotografiar la escena del crimen en busca de una pista que se nos haya podido pasar por alto. Una de las peculiaridades de los ataques de locura de Charles Reed es que ha alcanzado la capacidad sobrenatural de poder ver elementos que están ocultos para el ojo humano. Esta vista le permite acceder a la retrocognición, unos portales a una realidad alternativa que nos muestran los sucesos del pasado en un determinado lugar. Para poder usar la retrocognición basta con reunir todas las pistas de la zona y acto seguido abrir los portales, examinar la escena y situarlas en orden cronológico para desbloquear una evidencia. Todas estas pistas van a parar a nuestro cuaderno, el lugar donde más horas pasaremos intentando resolver el rompecabezas que supone cada caso. Al final de cada investigación acudiremos al Palacio de la Mente, una sección dentro del cuaderno que sirve para combinar pistas con evidencias determinantes para así alcanzar una resolución. Las deducciones nos pueden llevar a varias ramificaciones que causará que cada caso se resuelva de una manera u otra. Aún así, los hechos de la trama principal no se pueden alterar independientemente del camino que hayamos decidido tomar.

Uno de los peores puntos de este The Sinking City son las secciones de acción, que si bien es una aventura pausada y sin grandes dósis de adrenalina, sí habrá que hacer frente a las criaturas terroríficas que han anidado en Oakmont. Estas criaturas tienen un diseño muy bien cuidado que va en sintononía con el universo lovecraftiano. Algunas se asemejan a pequeños insectos con patas alargadas, otras antropomórficas y con ojos repartidos por todo el cuerpo que lanzan un veneno letal en forma de vómito, por ejemplo. Para eliminarla podemos utilizar nuestra ¿pala? o directamente acabar con ellas a base de plomo con nuestra pistola, escopeta o revólver. El gran pero de este sistema de combate es que está muy descuidado, la mirilla es tan diminuta y la sensibilidad tan alocada que fallar disparos está a la orden del día. Además, la hitbox no funciona como debería, y en ocasiones podemos ver que hemos disparado a la cabeza pero que la bala no ha impactado. Por si fuese poco, nuestro personaje no puede esquivar los ataques, con lo que se nos fuerza a salir por patas para disparar desde la lejanía. Es en este punto en el que entra la barra de cordura, un indicador que desciende si estamos cerca de una escena del crimen o enfrentándonos a estas criaturas. Cuanto más baja esté la cordura, más alucinaciones sufriremos. Veremos a enemigos acercarse a la pantalla, pero que no son más que imaginaciones de nuestra mente, o también como la cámara cambia a un filtro de ojo de pez que marea más que otra cosa.

Después de recoger todas las pistas de un lugar podemos acudir al Palacio de la Mente para ordenar ideas y sacar conclusiones.

Centrándonos en The Sinking City - Enhanced, gráficamente se aprecia una mejora evidente. Ahora podemos seleccionar una resolución 4K nativa y un rendimiento de 60 fps en su versión para PS5 y Xbox Series X. Hemos notado una mejor iluminación, texturas mejor definidas y un sombreado que ahora sí está a la altura de lo que se esperaba. No hablamos de un portento gráfico, pero lo vemos con otros ojos tras unas versiones para consolas que dejaban mucho que desear en este apartado. Y qué se puede decir de los tiempos de carga, si en PS4 se tardaba más de un minuto en poder controlar al personaje, en PS5 hemos comprobado que no tardamos más de 3 segundos en estar dentro de Oakmont. Hablando de esta versión, que es la que hemos podido jugar, se han creado tarjetas de actividades a las cuales podemos acceder al menú de la consola y nos indican el progreso del caso que tenemos activo y sus recompensas. Además, el DualSense cuenta con características únicas para esta versión, como es el uso de la resistencia de los gatillos cuando disparamos con nuestras armas. A nivel sonoro contamos con muy buenos actores de doblaje en inglés, así como de una traducción al castellano muy bien llevada y cuidada. Nos ha dado la sensación de que los personajes que vagan por las calles repiten los mismos diálogos, pero no es una problemática.

La decisión más incomprensible de esta versión de The Sinking City para consolas de nueva generación viene a raíz del contenido descargable La misericordia de la locura, que hasta ahora sólo estaba disponible en Nintendo Switch. Este DLC incluye las misiones de El silencio es oro, El oro de los tontos y Cilindros para cerebros muertos. El precio es de 12,99 €, o 64,99 € si compras la Edición Deluxe, ya que viene incluido. ¿El problema? que la misión El silencio es oro viene incluida en el propio juego en sus versiones para PS4 y Xbox One, pero por motivos que desconocemos ahora es un contenido al que se accede sorteando una barrera de pago. A falta de que Frogwares se pronuncie, un movimiento así es injustificable. ¿Merece la pena la compra? Sí y no. Sí si te has quedado con ganas de más y disfrutas de los relatos de H. P. Lovecraft, ya que estas tres misiones están sacadas directamente de varios de ellos, pero si has tenido suficiente con la trama principal, poco te pueden aportar 5 horas de juego extra.


The Sinking City aprovecha las tarjetas de Actividades de PS5 para mostrarnos detalles de nuestro progreso en la misión.


CONCLUSIÓN

The Sinking City es un juego con muchos claroscuros. Sus primeras horas son sensacionales, la ambientación te atrapa y la historia es tan interesante que te sientes atraído a seguir jugando. El problema está en que a partir de ahí tiene unos altibajos y unos defectos que llaman mucho la atención. La ambientación es brutal, pero estamos hablando de una ciudad vacía. Sí, hay ciudadanos que se mueven de un lado a otro y hablan e interactúan entre ellos, pero son siempre los mismos personajes y realizando acciones idénticas. Nuestras ganas de seguir jugando pueden verse mermadas por su ritmo tan pausado, haciendo que los paseos por Oakmont se conviertan en meros trámites para ir de un lugar a otro. La temática lovecraftiana cumple merecidamente, pero eso no le libra de que la utilice como excusa para expandir la fórmula Sherlock Holmes. Si te gusta lo detectivesco, The Sinking City te va a gustar. Y si te gusta Lovecraft, te encantará.
Análisis de The Sinking City - Enhanced para PS5: Susurros en las profundidades
Análisis de The Sinking City - Enhanced para PS5: Susurros en las profundidades
Análisis de The Sinking City - Enhanced para PS5: Susurros en las profundidades
Análisis de The Sinking City - Enhanced para PS5: Susurros en las profundidades

Alternativas
Por la temática, Call of Cthulhu.
Sus primeras horas. La ambientación. Buen provecho de los relatos de Lovecraft.
Que un contenido del juego base ahora sea un DLC de pago. Le falla el ritmo y las partes de acción.
The Sinking City es un quiero y no puedo. Tiene cosas buenas, pero otras muy malas. Un imprescindible si te gusta la temática lovecraftiana.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×