¡Colabora!
0
Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
PC PlayStation 4 Xbox One

Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía

Tras unas grotescas aventuras de terror para un solo jugador llega esta nueva experiencia en línea.

Por uVeJuegos,
0 0 0

Hace más de una década desde que Outlast, junto con Amnesia: The Dark Descent, revolucionaron un género que parecía estar condenado. Con Resident Evil y Silent Hill apostando por la acción y dejando a un lado sus orígenes como survival horror, los fanáticos del género se agarraron a dos propuestas muy distintas entre sí pero con un mismo propósito: recuperar esa sensación de tensión ante lo desconocido, de la obtención y gestión de recursos y de estar en una posición indefensa. Con el tiempo Outlast logró ser un éxito rotundo, cosechando más de cuatro millones de copias vendidas para su primera entrega, recibiendo una secuela, una precuela y una expansión del universo a través de varias historietas en formato cómic.

Ahora, tras más de un año disponible en forma de acceso anticipado, Red Barrels lo apuesta todo con The Outlast Trials, una precuela que nos lleva a los orígenes de la compañía Murkoff y hace un especial énfasis en el juego cooperativo, con todo lo bueno y lo malo que conlleva ese cambio de rumbo, y que pese a que no se trata de una experiencia Outlast convencional, sí tiene los ingredientes para convencer a aquellos que disfrutaron de las dos primeras entregas.



Murkoff, tu compañía amiga

La historia nos lleva a los orígenes de la Compañía Murkoff durante la Guerra Fría. Llamarlo orígenes sería simplicarlo todo, dado que Murkoff ya había operado previamente, pero sí es la primera vez en la que podemos comprobar de primera mano cómo fueron algunos de los sujetos de prueba con los que la compañía pondría a prueba algunos de sus proyectos. Este programa consiste en darle una nueva vida a los marginados sociales, aunque ya sabemos cómo será esa nueva vida. Nosotros somos uno de esos sujetos que se han sometido para incrustarse unas gafas de visión nocturna para así cumplir distintos tests, ya sea en solitario o cooperando con otros sujetos de prueba, para poner a prueba nuestra supervivencia. Las víctimas de estas pruebas no son más que ratones de laboratorio a merced de Murkoff de cara a probar nuevos instrumentos con los que someter a sus pacientes.

Pese a nuestra condición de sujeto de prueba, las instalaciones de Murkoff hacen las veces de "Hub" en las que coincidiremos con otros jugadores, ya sea para jugar a los distintos minijuegos que hay disponibles (como el ajedrez o una ronda de pulsos) o para partir a nuestra próxima misión. En estas instalaciones encontramos nuestra habitación, un rincón personal que podemos decorar a nuestro gusto con elementos cosméticos que desbloqueamos a medida que progresamos o comprándolos en la tienda. Sí, el enfoque de The Outlast Trials es más parecido al de un juego como servicio que al de una aventura de terror como las anteriores entregas. Existen eventos temáticos que aportan nuevas pruebas con distintos modificadores para que cada prueba sea única (y ligeramente más compleja), así como nuevos conjuntos para nuestro personaje que se pueden adquirir jugando o como parte de la tienda premium del juego.



Mimo por el detalle grotesco en asesinos y escenarios

En lo visual The Outlast Trials mantiene muy bien el tipo respecto a sus predecesores, incluso en el contexto de juego cooperativo todo luce fantástico: los escenarios, compañeros, la iluminación, el gore… a simple vista es una delicia visual a la que consiguen sacarle todo el juego posible. Además, con la tecnología de trazado de rayos consiguen darle un plus de inmersión en muchos momentos del juego como por ejemplo la silueta de un enemigo que viene a por nosotros (o nos espera) o también ver cómo la luz entra a la distancia en medio de una habitación completamente a oscuras son elementos que quizá sea más virtud de la tecnología que otra cosa pero es toda una pijada a la que podría acostumbrarme en todos los videojuegos, sobre todo sin son de terror.

Los escenarios que atravesaremos durante nuestras peripecias, si bien no presentan mucha variedad y producen una acusada sensación de repetitividad a la larga, están genialmente detallados hasta el más mínimo detalle; en cada habitación, cada pasillo o incluso en exteriores, nos damos cuenta del nivel de detalle enfermizo. Si no lo hacemos intencionalmente, lo haremos indirectamente, ya que el juego nos obligará a tener los ojos bien abiertos por la presencia de potenciales trampas que tendremos que localizar y (a ser posible) evitar o inutilizar. A priori, las trampas no pasan de lo anecdótico, como latas colgantes que hacen ruido o cristales en el suelo que harán sonido y -en ciertas dificultades- nos harán daño, pero os aseguro que cuando uno de los enemigos nos pise los talones, estas no serán tan fáciles de gestionar. Y hablando de destripes…



Cooperación para sobrevivir, porque las muertes son horribles

Si hay alguien a quien le guste un buen destripe, esos son los malotes. El juego cuenta con una variedad decente de enemigos que nos encontraremos en cada una de las misiones, y sinceramente, hay bastante mala leche puesta en ellos. No solo son todos bastante creativos en su peculiar “modus operandi”, sino que cada uno cumple una función muy específica. Durante las misiones, los veremos desahogarse con otros reclusos con toda su dedicación. Son momentos bastante explícitos que llegan incluso a generar incomodidad y nos introducen bien a la idea de lo que estos tipejos son capaces de hacer. Para ello, tendremos la mayor variedad de formas de completar nuestros objetivos en toda la saga; confrontar a los enemigos en un momento dado, distraerlos directamente mientras nuestros compañeros trabajan (o viceversa) o ser un ninja con un modus operandi sigiloso y muy estricto… el juego se adapta muy bien a cada rol que el jugador quiera adoptar.

Ya no solo porque sea el primer Outlast cooperativo, lo que ya de por sí nos abre un abanico de interacciones relacionadas al escenario -como colaborar para abrir puertas pesadas junto a otros reclusos, o quitar de encima a un enemigo que tiene en el suelo a un compañero- sino que dispondremos de herramientas que iremos desbloqueando a medida que ganemos experiencia. Estas herramientas funcionan a modo de especialización y nos permitirán aturdir enemigos, verlos a través de paredes, curar… etc. Esto, junto a otras habilidades más “troncales” que aumentan la sensación de agilidad y que también podemos desbloquear jugando, nos deja ante el Outlast más personalizable y completo en cuanto a control de la saga. Por supuesto, esto se traduce en animaciones rápidas y dinámicas que nos permitirán sacarle algo de ventaja a los enemigos, aunque nunca acabar con ellos.



Rendimiento en la versión de PC

Si ya de por sí solo el acabado visual se lleva el principal foco de atención, un juego de terror no es nada sin un apartado sonoro óptimo, y The Outlast Trials lo tiene. ¡Ojo!, no es que el apartado de la música sea excepcional -más bien lo contrario- sino que el sonido, o más bien el “silencio”, se convierte en protagonista. Ya que generalmente querremos pasar desapercibidos en las sombras, cualquier sonido, por pequeño que sea, se convierte en un agente inesperado y que nos pondrá en alerta. Cualquier sonido que venga de un sitio que no tengáis mapeado, cualquier ruido de la habitación de al lado, cualquier error tuyo… destacaría este apartado como una de las mayores virtudes del juego de lejos, te obliga a ser una sombra y cuidar tus movimientos más que cualquier otra penalización que puedas sufrir en el juego, y en definitiva, te sumerge en el planteamiento.

El rendimiento ha resultado ser sorprendentemente bueno. El juego cuenta con opciones de DLSS (el cual me inclino siempre a usar por varias razones) y Raytracing, además de la gama de configuraciones gráficas a las que estamos acostumbrados los usuarios de PC. En mi caso, jugando con una RTX 4070ti con DLSS y Raytracing activado, el juego siempre está por encima de los 160fps (con picos de 200) holgadamente. Desactivando DLSS, la cifra no se va muy lejos aunque es inferior debido a lo que cuesta mover Raytracing (tecnología que también en realidad es completamente prescindible pero en este caso es una pijada que he disfrutado mucho). En general, diría que estamos ante un juego muy bien optimizado.



Conclusión

En general, The Outlast Trials no ofrece nada realmente nuevo, quizá los objetivos de cada misión sean un poco más de lo mismo, pero sí que se nota que se ha puesto cariño y atención en cada rincón del juego. Además, es curioso el equilibrio entre juego como servicio y experiencia de terror tradicional que los de Red Barrels han conseguido darle al título, cosa que en mi opinión lo hace muy disfrutable y más disfrutable aún es el hecho de que -a fecha de redacción del artículo- el juego haya tenido mucho soporte y eventos limitados (como Toxic Shock) y que no hayan añadido ningún contenido de pago (así da gusto). Por lo que cuesta, The Outlast Trials os dará varios momentos desagradables, tensión y risas entre amigos durante un buen rato. ¿Se puede pedir algo más? Quizás sí, pero aunque título menor está muy lejos de ser un título despreciable, más bien al contrario.

Tenéis The Outlast Trials disponible en las plataformas de Sony Playstation 4/5, Xbox One/series X y Seires S, en la plataforma GeForce Now, en la tienda de Windows y en EPIC/Steam store al precio de 38.99€ en su versión estándar aunque por 10€ más también tenéis disponible la versión más completa del juego, la “Reagent Starter Pack Edition”, el cual añade unos cuantos cosméticos y accesorios para nuestra celda. No es gran cosa tampoco, pero hey, si hay que pasar por un infierno al menos hay que estar bien guapetes.

Jugado en PlayStation 5 y PC. Copia digital proporcionada por Evolve PR. Analizado conjuntamente por Mynra y Zurisadai.

Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía
Análisis de The Outlast Trials para PC: Análisis de The Outlast Trials - El arte de disfrutar del terror en compañía

Alternativas
Dead By Daylight, The Texas Chain Saw Massacre.
Los asesinos y sus ejecuciones. El Terror. Historia expandida de la saga.
Cierta repetitividad a la hora de jugar tras algunas partidas.
No inventa la rueda pero es evidente el trabajo invertido en esta interesante experiencia de trabajo en equipo y genuino terror.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×