¡Colabora!
0
La isla de los sospechosos
PlayStation 4 Xbox One PC

La isla de los sospechosos

Cuando parece que el asesino es el mayordomo, llega Tequila Works y nos sorprende con un giro inesperado.

0 0 0

Analizado en Xbox One X. Copia digital proporcionada por Tequila Works.


Será que me he criado con procedimentales de crímenes tan arcaicos como Se ha escrito un crimen o Colombo, para luego recaer de nuevo en la fórmula con Castle o House, porque eso de investigar y adelantarme al protagonista para saber quién es el asesino me pone. Y acertar es la leche. Sospechar de todos, idear cómo lo hizo el asesino y detectar incongruencias es algo que siempre ha estado de moda, ahora incluso con la vuelta de las novelas de Agatha Christie como leitmotiv para los productores de Hollywood. Ya hemos visto innumerables aventuras gráficas tocar estos temas, desde japonesas como Phoenix Wright hasta el reciente The Sexy Brutale, juegos en los que hay más traiciones, más giros argumentales y más intríngulis que en la firma del acta de un Máster de la URJC. Tequila Works nos ofreció en su día The Invisible Hours para todos los dispositivos de realidad virtual, un juego por el que Miss Marple y Hércules Poirot matarían por protagonizar. Su interesante propuesta llega ahora a Xbox One, PC y PlayStation 4 sin la necesidad de contar con las costosas e inmersivas gafas VR. Y por eso estamos nosotros aquí, para adelantarnos al asesino y señalarlo al final de la noche, porque alguien ha matado a Nikola Tesla.

Hay un cadáver sangrando en la puerta del hall que corresponde al del anfitrión, el conocido y controvertido inventor Nikola Tesla. ¿Su asesino? Uno de los siete inquilinos de su mansión, invitados por diferentes razones y que tienen sus diferentes motivaciones para estar en aquel mismo lugar. Entre ellos tenemos al encarnizado rivak del famoso creador Thomas Edison, al pusilánime heredero de un magnate ferroviario Augustus Vanderberg, al ex-convicto por asesinato Victor Mundy, a la sin igual actriz de teatro Sarah Bernhardt, a la eficiente asistente del anfitrión Flora White y al mayordomo ciego de la casa Oliver Swan. Pero falta el último invitado, uno que acaba de llegar a la isla de Tesla y que no es otro que el famoso investigador Gustaf Gustav, cuya perspicacia inspiró la novela "Era tan bueno, que lo nombraron detective dos veces". Durante cuatro actos seremos testigos de la investigación, de las discusiones entre los personajes, de sus cuchicheos y de las pesquisas que la muerte de Tesla ha provocado en este variopinto grupo de inquilinos.

Contra todo pronostico, el jugador no controlará a Gustaf Gustav mientras investiga el asesinato. El jugador es el espectador de lo que ocurre en este teatro con actores virtuales, solo que, tiene el control del tiempo y de la situación. Somos invisibles. Y no solo invisibles, podemos controlar el tiempo y movernos por donde queramos. Algo así como cuando nos matan en ese shooter en primera persona genérico y mientras llega el respawn podemos flotar por el escenario y mover la cámara a nuestro antojo. Podremos parar la acción, retrocederla y avanzar a más velocidad de la normal mientras escuchamos las conversaciones y rebuscamos en los escenarios para acceder a documentos y fotografías que le dan forma al trasfondo. No interactuamos, no decidimos, solo contemplamos. Ya, suena raro. Pero no se trata de una película interactiva. Para nada. El jugador se mueve para ir de una punta a otra para ver qué ocurre en la otra punta de la casa (podemos ir rápidamente al seleccionar el lugar en el mapa de las opciones), para escuchar cuchicheos... incluso intentar simultanear dos habitaciones para ver lo que ocurre. El jugador debe presenciar los hechos que acontecen para acumular pruebas (y los logros), aunque puede optar por ver la "la película" siete veces, desde el punto de vista de los siete actores.

El juego mantiene la base que vimos en PlayStation VR en lo que al apartado gráfico se refiere, con un escenario solemne y unos personajes bien diseñados. Si los comparamos con otros juegos, la impronta puede resultar simplona, porque en los juegos de realidad virtual se limita mucho la carga poligonal para no perjudicar la tasa de imágenes por segundo, primordial para evitar las nauseas. Inevitablemente, solo hay siete personajes y una mansión (con sus exteriores), por lo que podemos echar de menos un poquito más de variedad en el tramo final. En Xbox One X vemos que aprovecha las mejoras del hardware en cuanto a resolución y detalle, pero de donde no hubo, no se puede sacar más. Tampoco es que ese tenga que ser su punto fuerte a la fuerza. Más importante resulta el doblaje, en castellano con actores profesionales y perfectamente localizado los textos, incluso leídos por los personajes que los han "escrito".

The Invisible Hours nos deja claro desde el menú principal de qué va la cosa. Nada más empezar, sacaremos una entrada en la taquilla y caminaremos hasta nuestro palco para ver la representación de los actores. Sí, es más película que juego, pero el guión está tan bien hecho y la mecánica de "espiar" como si fuéramos fantasmas, al más puro estilo Patrick Swayze en Ghost termina por atraparnos. El manejo del tiempo está muy bien implementado, de forma que podremos ir rápidamente a cualquier momento que hayamos visto, pero no podremos "saltar" al final desde el arranque para reventarnos el final a las primeras de cambio. Un juego genial en realidad virtual (gana enteros cuando ese voyerismo es en 360 grados), pero que no desmerece con un sistema de manejo y percepción más tradicional gracias a los valores de producción y el mimo puesto en los detalles de la historia. Es más, investigar la casa nos recompensará con guiños y easter eggs que Tequila Works ha diseminado para los más atrevidos. No es la aventura que algunos podrían esperar, pero sorprenderá a casi todos a pesar de que "jugar", juguemos poco. Muy recomendable.
Análisis de The Invisible Hours para XONE: La isla de los sospechosos
Análisis de The Invisible Hours para XONE: La isla de los sospechosos
Análisis de The Invisible Hours para XONE: La isla de los sospechosos
Análisis de The Invisible Hours para XONE: La isla de los sospechosos
La historia tiene su miga. Un planteamiento perfecto para la VR que también se disfruta sin ella.
Algunos echarán falta la interacción, las consecuencias que provocan nuestras acciones.
Más película que juego, la propuesta de Tequila Works atrapa por su componente voyeur y su enrevesada trama. No apto para amantes del gatillo fácil.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×