¡Colabora!
0
Gavilán de armas tomar
PC Xbox Xbox One

Gavilán de armas tomar

La idea de crear un Ace Combat con un halcón como protagonista extraña y atrae en la misma cuantía. Aquí te contamos cómo sale el experimento.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox Series X. Copia digital proporcionada por PressEngine.


Wired Productions le echó el ojo a Tomas Sala para distribuir su juego. Si John Rambo es un "ejército de un solo hombre", Tomas es un equipo de desarrollo arrejuntado en una sola persona. Porque este programador es el autor en solitario de The Falconeer, el indie que sale en exclusiva junto a Xbox Series (también llega a la generación anterior y a PC) con la promesa de aprovechar (en lo posible) el tremendo potencial que atesoran las nuevas máquinas. Dicho y hecho, su juego es mitad aventura, mitad arcade aéreo en el que los aviones de combate dejan paso a gigantescos halcones dentro un mundo de fantasía de los que tienen más trasfondo del que podríamos imaginar de inicio. Quizás la novedad de este lanzamiento sea que NO sale directamente en Gamepass, extraño por su exclusividad y por estar ligado su nombre durante los últimos meses a las consolas Xbox, pero no sabemos si en futuro veremos esta interesante propuesta en otros sistemas dado su potencial.

Al empezar nos podemos llevar un susto, vemos que solamente hay un prólogo y cinco capítulos, de los cuales solo el último está bloqueado. La preocupación se acentúa cuando el prólogo dura tan pocos minutos, un tutorial con su misioncita básica para tomar contacto. Menos mal que al empezar el primer capítulo todo se aclara: cada uno de esos capítulos es un trozo del mapa en el que concurren multitud de misiones y de mapeado por explorar. Salvando las distancias, es como si en cada uno de ellos tuviéramos un sandbox en el que cumplir encargos y volar libre descubriendo todos los comerciantes, castillos y torreones.



Lo bueno de The Falconeer es montar en nuestro halcón y surcar los aires hacia esa nueva misión que nos proveerá de riquezas que podremos invertir en mutógenos y armas para potenciar a nuestra montura para poder encarar con mayores garantían otras visiones. Lo de la pescadilla que se muerde la cola, pues el halcón que se picotea las plumas. Misiones, recompensas, compras, más misiones, más recompensas, muchas más misiones. Una vez esquilmada toda una zona/capítulo, pasaremos al siguiente y seguiremos con esa misma premisa de cumplir metas, arramplar premios y reinvertirlo en nuestro binomio piloto-ave.

¿Y el halcón? ¿Es como un Ace Combat? En parte, sí. El control recuerda, pero hay cositas que lo alejan del simulador de aviones de Bandai Namco. La primera y más obvia, es que un halcón puede posarse y aletear durante unos instantes para quedar suspendido en el mismo sitio. Ambas cosas están reflejadas en el juego, la primera para conseguir misiones, hablar con otros personajes y tratar con mercaderes mientras que la segunda la podremos emplear para disparar a los enemigos o para recoger cosas del mar, como una mina que queramos soltar sobre las embarcaciones rivales. Lo de disparar tiene su explicación, los pilotos de halcones tienen un arma a distancia, la cual se puede recargar mentiéndonos de lleno en tormentas eléctricas con el cuidado de no pasar demasiado tiempo ahí dentro (veremos los depósitos en la espalda del piloto resplandecer de electricidad).



Como decimos, podremos mejorar las armas y añadirles diferentes características a nuestro disparo. Como buen ave de rapiña, podremos hacer giros a los lados o acelerar para conseguir una posición ventajosa, pero estaremos limitados a la barrita azul que marca la resistencia de nuestro halcón. Como ya habréis imaginado, hay mutógenos para potenciar esa y otras facetas. Queda por explicar que podremos marcar un objetivo (ahora sí como en Ace Combat), diferenciar entre varios de sus puntos débiles y enfilarlo para que la cámara se centre en su posición como ocurre en los juegos de acción al fijar la cámara en un enemigo.

Las misiones terminarán repitiéndose obviamente, son muchas y si queremos amortizar la inversión deberemos derribar pájaros y navíos durante toda la aventura. Al menos hay buenas intenciones para justificar esas reiteraciones, una veces será buscar las boyas que han sido robadas para debilitar la flota de una facción colindante (evitaban que las embarcaciones naufragasen), otras del tipo de escoltar un carguero del ataque de unos piratas o simplemente llevar algo de un punto a otro con la mala suerte de que nos asalten en la travesía.



En principio es una exclusiva de PC y de las consolas de Microsoft, por lo que el rendimiento es un factor interesante en estos primeros días con la consola a la venta. En Xbox Series X funciona a 4K de resolución y con una tasa de imágenes por segunda de 60fps, pero también ofrece una modalidad que baja la resolución hasta los 1800p para pasar a 120fps (en Xbox Series S llega a 1800p/60fps y 1080p/120fps respectivamente). Salta a la vista de que se trata de un juego muy básico que para nada rasca el potencial de los nuevos sistemas, pero la sensación de surcar los escenarios y ver cómo cambia la meteorología con los momentos del día tienen su encanto. Además la idea de que un color predominante inunde la pantalla le da un toque melancólico por la paleta de tonalidades escogidas.

El mérito de que todo el peso del desarrollo haya caído en una sola persona todavía nos aturulla, hay indies creados por mucha más gente que se ven muchísimo peor que este The Falconeer. Porque aquí hay un muy buen juego, trepidante cuando nos empeñamos en perseguirle la cola a otras pajarracos de combate y bello cuando volamos simplemente para descubrir los puntos de interés. No es el mejor shooter aéreo ni el título que deslumbrará por un mundo enormemente variado (hay más agua que en Waterworld, Titanic y toda la saga de Tiburón juntas), pero la suma de sus partes dan un título la mar de interesante. No te quedes con lo de que es un indie exclusivo para aprovechar el lanzamiento la línea de consolas Xbox Series, a poco que te gusten los juegos de combates aéreos, los mundos de fantasía y quieras algo distinto, The Falconeer puede ser una propuesta tan buena como cualquier otra. Y encima lo ha hecho un solo tío, en serio, alucinante.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de The Falconeer para Xbox: Gavilán de armas tomar
Análisis de The Falconeer para Xbox: Gavilán de armas tomar
Análisis de The Falconeer para Xbox: Gavilán de armas tomar
Análisis de The Falconeer para Xbox: Gavilán de armas tomar
Combate y exploración mientras volamos sobre un halcón gigante. El sistema de progresión.
Las misiones tienen ese puntito repetitivo en ocasiones, algunos elementos visuales también.
Tomas Sala triunfa gracias a su arte y su esfuerzo con un título muy bien hecho al que solo podemos criticarle cositas menores, pero sustanciales.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 4 usuarios registrados y 43 invitados.

125 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×