¡Colabora!
0
El club de los brincos
PlayStation 4 Xbox One PC

El club de los brincos

Después de muchos meses en fase de prueba, el juego de terror cooperativo más molón se estrena por todo lo alto.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Evolve PR.


Así, a bote pronto, The Blackout Club es el mejor juego de terror en lo que va de año junto a Resident Evil 2. Y por muchos motivos. El título creado por el estudio californiano Question lleva casi un año en Early Access puliendo y matizando su jugabilidad, que claramente puede recordarnos a lo visto en títulos asimétricos como Dead by Daylight o Friday 13th: The Game... salvo que en esta ocasión, los cuatro amigos que se junten no tendrán que enfrentarse a un quinto jugador que encarne a sus pesadillas. Para hacernos una idea, el juego coge detalles de la serie Stranger Things y los mezcla con la jugabilidad de Hello Neighbor, pero con detalles y mecánicas por las que matarían otros estudios de desarrollo.

Recomendamos encarecidamente jugar al prólogo, no solo es una forma fantástica de hacernos con la idiosincrasia del título, también vale como introducción al argumento y como relato para ponernos los pelos de punta. La trama se centra en una niña que se ha quedado sola en casa mientras que sus padres han salido a cenar. De inmediato descubrirá que "algo no va bien". Algo la acecha. El pueblo entero está sometido por unos "extraños individuos" que campan a sus anchas, los cuales controlan a todos los habitantes durante sus horas de descanso y los manejan mientras son sonámbulos. Los únicos que parecen escapar de ese estado de hipnosis del sueño son un grupo de adolescentes que se reúnen en un refugio por las noches para intentar averiguar lo que ocurre durante sus horas de vigilia. Y sí, se hacen llamar The Blackout Club, y todos sus miembros tienen en común tanto que no se ven afectados por ese mal, que son perseguidos por su inmunidad y que al cerrar sus ojos pueden detectar a la espeluznante e invisible criatura que tiene a todo el pueblo sometido con su ejército de monstruos.

Al igual que los vendedores de tarjetas de crédito en los centros comerciales, estos seres nos abordarán si pasamos cerca de ellos.


Lo dicho, Stranger Things mezcladito con Hello Neighbor, con la enorme y satisfactoria posibilidad de jugar junto a tres amigos a la vez. Pues bien, estamos ante un juego que se basa en el sigilo y en la utilización de objetos y habilidades al más puro estilo Splinter Cell, salvo que aquí se juega en primera persona. Una vez superado la media hora del prólogo (de verdad, jugadlo que merece mucho la pena) podremos crear a nuestro adolescente mediante un esquemático editor (necesita urgentemente más elementos de edición) para lanzarnos a la cabaña que hace las veces del sede social del club. En seguida veremos que el vecindario será nuestra primera toda de contacto, con misiones centradas en conseguir pruebas de sus fechorías que los sonámbulos intentan limpiar, por lo que nosotros deberemos internarnos sin ser descubiertos (algunos enemigos nos ven, otros nos oyen...) para poder usar la cámara de nuestro móvil para registrar esas pruebas. Como ocurre hoy en día, nuestro smartphone será de gran ayuda, de forma que podremos usar su linterna para iluminar las zonas oscuras o piratear el móvil de los sonámbulos para distraerlos si tenemos la habilidad pertinentes.

Pero no todo se cierne a escondernos y a crear distracciones para progresar. Hay una buena cantidad de objetos que emplear, desde un táser para aturdir enemigos hasta botes de espuma para lanzar desde una gran altura y que no se oiga nuestro descenso. Hay tantas cosas (algunas elegibles antes de empezar a jugar, otras las encontraremos en baúles durante la partida) que tendremos que ponernos de acuerdo con nuestro grupo de amigos para repartirnos bien las más importantes y que no nos falte de nada una vez metidos en harina. Aunque juguemos en primera persona, las opciones de saltar para agarrarnos a los salientes para trepar, agacharnos para evitar hacer ruido o poner los pies en polvorosa resultarán básicas y se regularán con la barra de vida que además es la barra de actividad. De esta forma, si nos dañan y baja hasta la mitad nuestra vitalidad, nuestra resistencia para salir por patas también será la mitad de la que teníamos. Sencillo y muy lógico. Sin olvidar aquello de cerrar los ojos, momento en el que lo veremos todo en negro con un leve tono rojizo en las zonas con luz... salvo las pisadas que nos indican hacia dónde ir, los letreros con mensajes inquietantes y la sombra de la criatura invisible que nos persigue.

Tus ojos bandido robaron con cuentos la sangre y la vida de mi corazón...


En cuanto al apartado gráfico, sorprende. Acostumbrados a que los juegos multijugador de terror (como los comentados en el primer párrafo) ofrezcan un apartado técnico cuestionable, encontrar un título tan compacto y bien hecho desconcierta. No es que sea la referencia absoluta de esta generación, pero sí que se mueve con soltura, tiene efectos realmente llamativos (como al cerrar los ojos) y los escenarios son coherentes, realistas y no dan vergüenza ajena como en algunos walking simulators que hay por ahí. Eso sí, tantos los protagonistas como los enemigos necesitan un lavado de cara y más detalles porque van cortitos de polígonos, pero se compensa con la cantidad de cosas con las que podemos interactuar y la genial ambientación. Sobra decir que hay que jugar a oscuritas y con el volumen bien alto, porque el audio de este juego es una verdadera maravilla. ¡Ah! que no se os olvide pasar antes de nada por las opciones para poner todos los textos del juego en castellano mediante una de las opción, así como habilitar los subtítulos que vienen por defecto desactivados.

A ver, el juego se puede jugar entero sin ayuda del cooperativo, pero hay que armarse de paciencia. El trabajo que se puede repartir entre varios (distraer a un enemigo para que otro entre a por las pruebas mientras que un tercero vigila con los ojos cerrados la posición del monstruo) está pensado para que varios amigos se coordinen mediante el headset de la consola/ordenador. Incluso hay un sistema opcional que registra nuestros gritos de terror para incluirlos en el juego como los avisos que los jugadores podían dejar en Dark Souls. Claro que con amigos la experiencia gana muchísimos enteros, y el que os diga que con el multijugador se pierde inmersión y sensación de agobio es porque no ha jugado a este The Blackout Club. Ver cómo cogen a uno de los miembros de nuestra pandilla e intentar socorrerlo lo antes posible nos pondrá el corazón en la boca en más de una ocasión. Tiene grandes ideas, enormes posibilidades de crecer, un buen apartado técnico y un cooperativo tan robusto como bien afinado. Otra cosa es que no tengas amigos (recomendamos que sean gente de confianza para ir todos a una) y por eso no puedas disfrutarlo como se merece, pero hasta en solitario puede dar muy buenos momentos.
Análisis de The Blackout Club para XONE: El club de los brincos
Análisis de The Blackout Club para XONE: El club de los brincos
Análisis de The Blackout Club para XONE: El club de los brincos
Análisis de The Blackout Club para XONE: El club de los brincos
Si te gusta Stranger Things, el terror y tienes tres amigos para jugarlo, suma a la nota 10 puntos.
Si juegas en solitario y te asustas de tu sombra, quítale 5 puntos a la nota.
Enorme juego de sigilo y terror que ofrece su mejor cara si nos juntamos con amigos en el cooperativo.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×