¡Colabora!
0
El matasanos sin escrúpulos
Nintendo Switch

El matasanos sin escrúpulos

El quirófano más loco abre sus puertas a Nintendo Switch con todo el gore y la casquería que esperábamos encontrar.

0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Decibel-PR.

Ya hemos pasado por los quirófanos en multitud de videojuegos, sobre en Nintendo DS y Wii con el novelero Trauma Center. No son los únicos, claro, pero sí de los más conocidos. Otra de las series que nos han hecho sudar más en la mesa de operaciones que en la cola de espera de la Seguridad Social es Surgeon Simulator, una locura conceptual que nos pone (literalmente) en las manos de un cirujano que debe despachar a todos los pacientes que pasen por su consulta. El juego de Bossa Studios ha pasado por PC, PlayStation 4 y smartphones... hasta que tuvieron la idea de adaptarlo a Nintendo Switch para aprovechar las posibilidades de los Joy-Cons, esos Wiimotes de nueva generación que apenas sobresalen de nuestras manos. ¿Un acierto? Diríamos que sí, por la aceptación de la máquina y la cantidad de títulos independientes que se agolpan cada semana en la eShop de Nintendo. El problema es que los Joy-Con no han resultado tan milimétricos como un fino bisturí, más bien parece que hacemos las incisiones con el mango de un paraguas.

Por lo que tengo entendido, un cirujano debe tener temple, maestría y mucha precisión. Debe ser frío como el hielo, duro como una roca e impasible a las críticas como un político de derechas. En definitiva, alguien que controle hasta en las situaciones más rocambolescas. Pues nada de eso encontraremos en este Surgeon, en realidad, todo lo contrario. De entrada veremos el juego en primera persona, con la sala de operaciones delante nuestra con el paciente y todos los enseres médicos. Nosotros solamente manejaremos un brazo del cirujano, por lo que tendremos que coger los objetos (o los órganos seccionados) y utilizarlos en sitio que corresponda. De esta forma, podremos elegir entre romper las costillas con un martillo o cortar los huesos con la sierra para acceder al corazón en un trasplante... siempre con la cantidad de sangre que le queda al paciente como medidor de tiempo y vida como principal restricción.

Una vez metidos en faena, veremos que provocaremos más daño que beneficio a nuestras víctimas. Como si un mono con párkinson nos hubiera poseído, cada maniobra que intentemos ejecutar con los movimientos y la vibración HD de los Joy-Con será una verdadera utopía. Al menos nos reiremos, por los tembleques que sufriremos en pantalla y los giros de muñeca imposible de nuestro matasanos, mientras pulsamos como posesos el botón de reiniciar la posición inicial de nuestros brazos para intentar sobreponernos de este desaguisado. Ni por esas. Superar cada operación será cuestión de tino y de una paciencia que rivalizará con la de Noé esperando que escampe. Pero hay una noticia buena y otra mala. La buena es que podemos desconectar los movimientos del giroscopio para emplear los manditos de forma "analógica". La mala es que ni por esas el juego mejoras. Sí, ganamos algo de precisión, pero la idea de tener un botón para bajar el brazo y que suba solo se le debe haber ocurrido a la desarrolladora archienemiga de Bossa Studios.

Que los gráficos no son lo más importante en este título lo sabíamos antes de empezarlo, y no vamos a hacer leña del árbol caído: la idea es que fuera gracioso y los churretes de sangre salpicaran por toda pantalla. Pues eso, esquemático y colorido, con elementos tan básicos como reconocibles. Un pulmón es un pulmón, y un escalpelo es un escalpelo, nada raro en ese sentido. Ya resulta más cuestionable el tema de las físicas. Nadie querría un simulador en una consola de Nintendo, pero la mayoría de los elementos parecen flotar sobre la pantalla, como si la ingravidez fuera un elemento de la ecuación. Y claro, operar en un "planeta" en el que rozar una bandeja con jeringuillas provoca que éstas salgan disparadas en todas las direcciones molesta.

La gran novedad de esta edición reside en los dos brazos, podremos emplear las dos manos del cirujano para operar, lo que se traduce en un modo cooperativo para que el caos se multiplique exponencialmente. ¿Es más divertido? Claro, el doble de fallos y todos los objetos y partes del cuerpo rebotando por toda la pantalla, pero sobre todo nos reiremos con la cara de nuestro amig@ cuando vea a lo que le has arrastrado a jugar. Luego ya ni te hablará. Y con razón. No es el juego referencia de Switch, de hecho, es uno de los títulos más frustrantes a los que nos hemos enfrentado nunca. Las físicas y el control son nefastos, justo lo que debería funcionar. Como frikada mola, al igual que I am Breaddel mismo grupo de desarrollo, salvo que aquel podía resultar entretenido dentro del caos que se formaba. Y éste Surgeon Simulation CPR no lo consigue.
Análisis de Surgeon Simulator CPR para Switch: El matasanos sin escrúpulos
Análisis de Surgeon Simulator CPR para Switch: El matasanos sin escrúpulos
Análisis de Surgeon Simulator CPR para Switch: El matasanos sin escrúpulos
Análisis de Surgeon Simulator CPR para Switch: El matasanos sin escrúpulos
La idea de utilizar los Joy-Cons como las manos de un cirujano.
El control es pésimo. No destaca en ningún apartado técnico, más bien al contrario.
Un control horrible termina por condenar un juego que podría resultar entretenido a poco que seamos realmente magnánimos con su planteamiento.

Información del juego

Surgeon Simulator CPR

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 13 de septiembre de 2018
Desarrollado por: Bossa Studios
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×