¡Colabora!
0
Un titán para arrasarlos a todos
PC

Un titán para arrasarlos a todos

Chris Taylor vuelve al género que le catapultó a la fama con un título de dimensiones apoteósicas, cientos de unidades y diversas importantes innovaciones. Tú decides la batalla por el universo.

Por Álvaro Cristobal Alonso ,
0 0 0

Jugabilidad: controlando a los titanes... y a mil unidades más
Una vez comentado todas las excelencias técnicas del juego cabe centrarse en el apartado más importante: la jugabilidad. Básicamente nos encontramos con un título de estrategia en tiempo real donde, gracias al zoom y la amplitud de los escenarios, las batallas en sí son descomunales, devastadoras, imposibles de mostrar por cualquier otro título del género. Ya hemos citado anteriormente que, aparte de la UCB (la unidad básica de cada facción), cada usuario cuenta con cien unidades más, agrupadas en tierra, mar y aire, que se van desbloqueando a medida que las diferentes estructuras se mejoran (aunque disponemos de todas las anteriores, además de la "época" en la que se está en cada momento). Además, ciertas unidades, las más poderosas, se construyen como si fueran estructuras aunque para acceder a ellas hay que tener los mejores ingenieros y mucha cantidad de recursos.

Ahora bien, una vez comenzado el juego, en cualquiera de las modalidades (excepto Historia, en el que muchas de las opciones están deshabilitadas) sólo comenzamos con nuestra unidad UCB, que nada más que llegue al campo de batalla tenemos que asignarle cuantas tareas podamos, principalmente de construcción de generadores de masa y energía (que sólo se pueden construir en determinados puntos). En este punto es donde también destaca otra de las grandes novedades del juego: la asignación de múltiples tareas mediante el botón de SHIFT. Con ello podemos asignar (normalmente a un ingeniero o un UCB) la construcción de diferentes estructuras en distintas ubicaciones, apareciendo además el tiempo que normalmente le llevará terminarla (que depende directamente de la cantidad de energía y masa disponible).

Tras construir una serie de generadores de masa y energía la siguiente tarea de nuestro UCB suele ser erigir algunas Fábricas de tierra, aire o mar, para así disponer de nuevas máquinas de guerra o ingenieros, que ayudarán a la construcción de nuevas estructuras y generadores. Básicamente sólo disponemos al principio de estas estructuras, además de ciertas defensas y muros pero, al ir disponiendo de ingenieros de un mayor nivel técnico, las estructuras son más complejas, pudiendo, por ejemplo, construir algunas que pueden lanzar misiles, generar masa y energía en grandes cantidades, así como un escudo antimisiles, transportar a ciertas unidades a otros lugares o incluso invocar a más Comandantes. Cuando la masa y la energía están en cantidades desorbitadas las opciones de construcción son casi infinitas, y las de destrucción del enemigo todavía más.


Por supuesto el juego en sí no sería lo interesante que es si la inteligencia artificial de los enemigos no estuviera tan trabajada. Todos y cada uno de los enemigos actúan con diferentes patrones de comportamiento según la situación del combate: habrá algunos que ataquen directamente a nuestro UCB, otros que intenten destruir los generadores, o bien a los cruceros, aviones o demás unidades de apoyo; otros que simplemente huyan para intentar construir lejos del fragor de la batalla; o bien que ni ataquen, viendo que no tendrían ninguna posibilidad.

Por último, no creáis que por mostrar todas estas excelencias Supreme Commander resulta un juego sencillo o accesible. Todo lo contrario. Para muchos el nuevo juego de Chrys Taylor les resultará uno de los más arduos y difíciles del mercado, principalmente en el modo multijugador o en el escaramuza (aunque tampoco se libra el modo Historia, principalmente en las últimas misiones de cada facción), con partidas que fácilmente pueden durar cerca de cinco horas, mapas en los que resulta bastante complicado encontrar a todos los enemigos, enemigos muy bien preparados, misiones con cierta escasez de recursos, así como demasiados requerimientos de masa y energía para las mejores unidades y estructuras. Con todo esto Supreme Commander no resulta un juego muy recomendable para aquellos poco asiduos en el género pero sí para todo aquel que le quiera dar una oportunidad o quiera experimentar grandes y complicadas experiencias.


Conclusión: un importante paso adelante en el género
A pesar de estos cinco meses desde que el juego ha estado a la venta y el reciente anuncio de su primera expansión Supreme Commander no ha perdido un ápice de su originalidad y su notable calidad. Sin duda Chris Taylor ha sabido como innovar en un género ligeramente estancado desde hace años y lo ha hecho como mejor sabe: a lo grande, implantando el mayor zoom jamás visto en un juego, excelentes gráficos y una jugabilidad con suficientes novedades para destacar sobre el resto. Únicamente su ajustada dificultad, la larga duración de sus partidas o el sistema que requiere son unos inconvenientes para los seguidores del género que ya tienen una compra casi obligada para su colección.
Si la situación lo requiere se pueden crear campos de fuerza alrededor de ciertas estructuras.
Si la situación lo requiere se pueden crear campos de fuerza alrededor de ciertas estructuras.
Los combates marítimos son igual de espectaculares que los terrestres y aéreos.
Los combates marítimos son igual de espectaculares que los terrestres y aéreos.
Esta perspectiva bien podría pasar por una imagen real. El nivel de detalle es abrumador.
Esta perspectiva bien podría pasar por una imagen real. El nivel de detalle es abrumador.
Incluso las nubes están cuidadas al máximo. Supreme Commander es un gran espectáculo para la vista.
Incluso las nubes están cuidadas al máximo. Supreme Commander es un gran espectáculo para la vista.

Gráficos
Espectaculares unidades, gigantescos mapas, un zoom descomunal, sólo la escasez de escenarios nubla este apartado.
93

Sonido
Gran banda sonora y una perfecta localización pero la larga duración de las partidas hace que sea ligeramente repetitivo.
90

Jugabilidad
Puede resultar muy complejo y difícil para los menos asiduos al género pero tras unas pocas partidas divierte como el que más.
88

Diversión
Variadas (aunque pocas) modalidades y más de 30 horas de juego conforman un título adictivo como pocos.
90

Alternativas
Age of Empires III, StarCraft, Warcraft III, Total Annihilation, Warhammer 40.000 Dawn of War, Rome: Total War... las hay para todos los gustos.
El zoom, las cadenas de órdenes, los gráficos, las espectaculares batallas...
Es un juego bastante difícil y con partidas algo largas, puede no gustar en un primer contacto.
Chris Taylor se ha vuelto a superar y nos ofrece uno de los mejores RTS del año, con suficientes innovaciones para ser un imprescindible en su género.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 16 de febrero de 2007
Desarrollado por: Gas Powered Games
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×