Los feriantes del reino Champiñón
Nintendo Switch

Los feriantes del reino Champiñón

Toda la pandilla de Mario se reúne en el festival definitivo para coronar a la mayor estrella de la franquicia.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Nintendo.


Muchas de las grandes gestas empiezan con un, "no hay narices". Y la que nos ocupa tiene algo de eso, por lo menos empieza con un sano pique entre la plana mayor del reino Champiñón. Y todo por discernir quién de todos ellos es la mayor Mega-Estrella de todas... excusa más que suficiente como para organizar una “Party” llena de mini juegos y retos para que el ganador se lleve tan preciado galardón. Claro que si hay un personaje vanidoso en el mundo de Mario y sus amigos, ése es Bowser, por lo que decide apuntarse a la competición con toda su guardia pretoriana. Y con esto, ya tenemos la fiesta montada, una celebración por todo lo alto que sigue las pautas de la serie en las catorce entregas aparecidas hasta la fecha. Una burrada. La verdad es que la serie se ha convertido en una constante en las máquinas de Nintendo, y simplemente por insistencia se ha ganado a más de uno con su diversión directa pensada para jugar a familiares y amigos entorno a una consola.

La serie arrancó con la fórmula de juego de mesa, una variante del juego de la Oca en la que teníamos que tirar el dado para sufrir las inclemencias de las casillas mientras intentábamos conseguir todas las estrellas posibles al final de todos los turnos. En el caso de empate a estrellas, las monedas acumuladas en nuestro marcador harán la función de “gol average”. Todo ello salpicado con constantes minijuegos y el arrollador carisma que desprenden las creaciones de Miyamoto. En esta ocasión son cuatro tableros (desbloqueados de salida), y aunque lucen espectaculares con todo lujo de detalles y guiños a la serie, nos da la sensación de que han “acotado” un poco su tamaño y los han diseñado menos enrevesados para que las partidas no duren lo mismo que una partida de Risk un domingo por la tarde. O lo que es lo mismo, imposibles de terminar. En esta entrega podremos hacer uso de objetos que condicionarán nuestros turnos, dados especiales por cada personaje con los que conseguir bonificaciones o penalizaciones a la hora de movernos y la ayuda de “aliados” a lo largo de toda la partida, que no son otra cosa que personajes que se pondrán de nuestro lado tanto para conseguir ventajas con los dados como respaldo en las pruebas contra otros jugadores.

Conscientes que lo que importa son los minijuegos, y por eso han ideado varias formas de disfrutarlos más allá de los tableros de mesa. El más socorrido es el que nos permite jugar a todos ellos como nos venga en gana, bien uno por uno, o bien en las vertientes "Mariotlón" (gana el que mejor resuelva las cinco pruebas consecutivas) o "Conquista a cuadros" (pintaremos las casillas del cuadro con nuestro color tras ganar una prueba). Luego tenemos los dos grandes eventos que intentan incrementar la oferta jugable. La más divertida es "Torrentes de aventuras", con cuatro personajes remando de forma cooperativa río abajo. Para llegar al final deberemos estar bien coordinados a la hora de remar y superar minijuegos que incrementen el tiempo de la cuenta atrás. Por su parte, "A todo ritmo" nos convierte en unos "Backstreet Boys" por los que pirra el seta-pueblo de la princesa Peach. En el escenario delante de una multitud expectante deberemos superar minijuegos en los que el ritmo y la música tienen una importancia capital. Pero nos quedamos con la "sala de recreo de Toad", que ofrece unos juegos un pelín más elaborados que los tradicionales que apenas duran una quincena de segundos.

A todo esto hay que sumar añadidos curiosos, como la "Party Pad" que nos permite desplazarnos de una punta a otra de este esquemático parque de atracciones sin corretear por sus veredas o la recolección de "pegatinas" para entretenernos formando un collage con todas las que acumulemos. Lo verdaderamente bueno es que podremos jugar en compañía de hasta cuatro amigos, y en el caso que no quieran, siempre podremos tirar del modo en línea para enfrentarnos a otros jugadores o aliarnos con la inteligencia artificial en el caso que nos falte gente. Recomendamos jugar en una pantalla grande, con la consola en el dock, simplemente porque localizar a nuestro personaje y acertar con lo que tenemos que hacer (los minijuegos están muy bien explicados y nos dejan probar antes de empezar) puede resultar complicado si usamos la pantalla de la consola. Eso sí, cada jugador tendrá que tener un Joy-cons por narices, como herederos de los Wiimotes que son, algunas pruebas y acciones necesitan tanto de los sensores de movimientos como de la vibración para que la experiencia de juego sea plena.

El apartado gráfico es una cucada, colorido y lleno de referencias. Nos gusta que no esté todo desbloqueado de entrada (aunque sí casi todo), así invita a que probemos cada modalidad para conseguir todos los personajes, minijuegos y tableros. Como buen Mario Party, pasaremos más tiempo viendo lo que hay que hacer en cada prueba o discutiendo el mejor camino para llegar a la estrella en el tablero que jugando a los jueguecitos. Eso es así y poco se puede hacer al respecto, salvo que se planteen alargarlos un pelín más, porque se nos pasan en un suspiro. Echamos en falta más tableros y un gran modo pensado para jugar en solitario, algo así como un juego de rol de exploración en el que los combates fueran variantes de los minijuegos hubiese sido redondo. Ya, alguno dirá que un Mario Party no va de eso, pero si lo han conseguido añadir a títulos como Mario Tennis o Mario Golf pues por pedir no quede. Nos gusta la posibilidad de elegir entre los dados especiales y los tradicionales, además de que la selección de minijuegos es enorme y muy divertida, pero todavía nos falta ese modo de juego rompedor que coloque a esta serie a la altura de los otros títulos protagonizados por Mario y pandilla. Al menos es uno de los mejores de la serie, que no es poco.
Análisis de Super Mario Party para Switch: Los feriantes del reino Champiñón
Análisis de Super Mario Party para Switch: Los feriantes del reino Champiñón
Análisis de Super Mario Party para Switch: Los feriantes del reino Champiñón
Análisis de Super Mario Party para Switch: Los feriantes del reino Champiñón
Muchos modos de juego y variantes. El uso de los Joy-Cons. También con online.
Los minijuegos duran un suspiro. Queremos un modo de juego con más solera.
Cantidad y calidad de entretenidas pruebas que convierten a nuestra Switch en el juegos reunidos Geyper del siglo XXI.

Información del juego

Super Mario Party

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 5 de octubre de 2018
Desarrollado por: Nd Cube
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×