¡Colabora!
0
Engendros hermanados
Nintendo Switch PC

Engendros hermanados

Dos cabezas con dos brazos protagonizan el juego más asqueroso y cooperativo que recordamos.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada PC. Copia digital proporcionada por Best Vision PR.


Durante la Opening Night Live que abría la Gamescom se anunció que Struggling ya estaba disponible, el juego del estudio canadiense Chasing Rats Games no deja indiferente a nadie ni por su planteamiento ni mucho menos su estrafalaria apariencia de la que nos vamos a hartar de hablar en este análisis. Pero la otra noticia es el arranque de Frontier Foundry, la iniciativa de Frontier Developments que ha creado este canal para publicar y promocionar títulos independientes, y claro, Struggling es el primer proyecto en ver la luz de esta forma. El juego llegaba esa misma noche a Steam y a Nintendo Switch aunque no le va a extrañar a nadie que lo veamos dentro de poco en el resto de sistemas.

Héctor, la fuerza y la determinación. Paris, la inteligencia y el conocimiento. Dos hermanos que llevaron a los hombres a una nueva era de esplendor tras el oscurantismo. Dos hermanos esperados como profetas, como salvadores. Nunca llegaron. El que sí está es Troy, un experimento de laboratorio que va a aprovechar la fiesta montada en las instalaciones en las que está recluido para escaparse. O al menos intentarlo, porque el mundo que le rodea es una amalgama de peligros e incertidumbres. Si ya la fuga está condicionada por multitud de inconvenientes, la propia naturaleza de Troy la dificultad aún más, ya que nuestro personaje es una bola de carne con dos cerebros y un brazo asociado a cada uno de ellos.

No es la central nuclear de Los Simpsons aunque parezca lo contrario.


Struggling es un juego de habilidad en el que impera llegar hasta el siguiente punto de control para poder proseguir, porque cada tramo es una sarta de trampas, obstáculos y adversidades que nos sacarán de quicio a cada momento. Puestos a buscar paralelismos a justamente eso que estamos definiendo, se nos viene a la cabeza la serie Trials HD, solo que en lugar una motocicleta para llegar a la siguiente meta, controlamos una albóndiga enorme que se mueve con dos brazos. La esencia es la misma, buscar la forma de solventar las adversidades hasta que podamos llegar a esa pozo carnoso que nos ampara continuar a partir de ese mismo lugar. Pero Struggling no es solo eso, o más bien, no lo define solo eso.

El camino de cada uno de los segmentos que tenemos que recorrer viene definido por su particular jugabilidad. Al tratarse de una cabeza con dos cerebros y dos brazos, el juego nos propone jugar en cooperativo para que cada jugador se encargue de controlar uno de los brazos. El manejo se reduce al stick y a un botón que hace que la mano se cierre para agarrarse a las superficies del entorno. De esta forma, tendremos que estirar el brazo, agarrarnos y tirar del cuerpo para avanzar, acción que deberá hacer el otro jugador para continuidad al movimiento. Pero no solo tendremos que agarrarnos para movernos, tendremos que colgarnos de lámparas, objetos en movimiento para balancearnos y aprovechar la inercia para ganar distancia. Destaca la variedad de situaciones, aunque echamos un poco de menos variedad en los entornos, aunque conforme ganamos habilidades especiales para cada uno de los brazos la cosa gane en complejidad (aún más). Podremos jugar en solitario con un solo mando, pero ya os decimos que la coordinación será vital y en muchas ocasiones tendremos problemas para asociar cada stick con cada brazo.

Pero el juego es tela de difícil. Cada movimiento nos costará sudor y alguna lágrima, subir una rampita resultará dificultoso por lo que esquivar una pared llena de pinchos, zonas electrificadas y de enormes trozos de carne tan repulsivos como nosotros. A ver, el manejo es duro y no siempre responderá exactamente como queremos que lo haga. La práctica ayuda, por supuesto, pero nos costará progresar si no somos pacientes y si no tenemos claro lo que hacer en cada momento. Aquí impera tanto conocer el camino por donde ir como la habilidad y el conocimiento de cómo van a actuar las físicas del juego. Y la sincronización, claro, tanto de nuestros pulgares si jugamos en solitario como la que tengamos con nuestro compañero de fatigas. Recomendamos jugarlo con alguien, pero sobre todo con mando de control (hemos jugado en PC) ya que si resulta complicado con un stick no podéis imaginar lo que puede resultar jugarlo con teclado y ratón.

No todo será agarrarse a cosas, en esta parte controlaremos unas palancas para movernos.


Y ahora, hablemos de su estilo gráfico. Se trata de un juego en dos dimensiones correctamente animado que destaca principalmente por lo grotesco e incómodo que puede resultar su diseño. Deformaciones, protuberancias, dientes, ojos, vísceras... todo lo que puedas imaginar repetido hasta el hastío y de todos los tamaños posibles. Es como si Efialtes de Tesalia de la película y la novela gráfica 300 le hubieran cortado la cabeza y los brazos para protagonizar este videojuego. Los sonidos son igual de escatológicos y desagradables como el diseño gráfico, pero la banda sonora tiene un puntito épico que choca directamente con lo que vemos en pantalla y que casi se recochinea de lo que nos propone su jugabilidad. Además de la sucesión de niveles que nos proponen, también nos invitarán a que consigamos coleccionables de esos que se esconden en cualquier resquicio, que este caso son sombreritos que podremos colocarles a nuestra entidad bicéfala Troy.

Struggling es difícil, áspero y repulsivo. Es como poner El ciempiés humano en una cena de navidad, puede que no lo pases muy bien durante la proyección, pero tendrás una anécdota que contar el resto de tu vida. Esto es muy así, porque resulta satisfactorio terminar un tramo complicado, lo suficiente para que emprendamos otros, sobre todo por las risas que nos vamos a pegar con nuestro compañero de partida. Ahí es donde Struggling da su mejor cara, en la coordinación de movimientos. Si has probado Super Chariot, la idea es la misa, solo que en lugar de llevar el ataúd de un rey por los caminos más rarunos inimaginables, haremos lo propio con un cabeza tumurosa por laberintos nauseabundos. Si tienes alguna duda al respecto, con solo decir que cada jugador tendrá un botón para que su "boca" empiece a soltar alaridos y quejidos mientras jugamos ya debería convencerte de que Struggling no solo no se parece a nada que hayas visto antes, es que necesitas jugarlo con alguien que quieras compartir una experiencia única. Si aguanta a tu lado, seguramente esa persona sea muy especial (amigo o pareja), no lo vayas a dejer escapar.



Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Struggling para PC: Engendros hermanados
Análisis de Struggling para PC: Engendros hermanados
Análisis de Struggling para PC: Engendros hermanados
Análisis de Struggling para PC: Engendros hermanados
La variedad de pruebas y situaciones. Desde luego, tiene una apariencia única. La música.
La dificultad y el diseño, dos factores que van a repeler a muchos.
Incómoda propuesta que consigue llamar la atención pero que termina frustrando por su dificultad. Mejor en compañía.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 7 usuarios registrados y 94 invitados.

1470 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×