¡Colabora!
0
Picardía callejera
Nintendo Switch PlayStation 4 Xbox One PC

Picardía callejera

La justicia, si es con píxeles enormes y mucho humor, sienta mucho mejor.

0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por tinyBuild .


Hay situaciones que resultan insostenibles se miren por donde se miren. Y una de ellas es que un político, en nuestro caso aspirante a Alcalde, se ponga a prometer cosas muy serias y luego no cumpla nada. El “Alcalde”, que ya anticipamos será nuestro enemigo a derrocar de su poltrona de poder, prometió hacer una fiesta por todo lo alto si ganaba las elecciones con toda la cerveza que pudiéramos imaginar. En su lugar, requisó toda la birra disponible para su propio uso y apenas dejó unos aperitivos rancios para el molesto populacho. El caso es que tal conflicto provocó que la ciudadanía se organizara en lo que se conoce como “La Resistencia”, un grupo clandestino de personas con multitud de habilidades diferentes que han prometido derrocar el poder electo aunque tengan que ir barrio a barrio acabando con esta locura de ley seca. La situación es tan escandalosa que el bien más valioso en la urbe son los nuggets de pollo, manjar que sentó mal al Alcalde, que prohibió y que se cotiza enormemente en el mercado negro.

No, no estáis leyendo la última tontería de Almeida para Madrid desde que es Alcalde, se trata del argumento de Streets of Rogue, el juego creado por Matt Dabrowskiy que distribuye tinyBuild (probad, si no lo habéis hecho ya su No Time to Explain, realmente impagable) en todas las plataformas digitales actuales. ¿Y de qué va? Pues a ver, va de superar niveles, divididos en los diferentes barrios de la ciudad, de manera que en cada uno puede haber uno o varios objetivos que deberemos cumplir para que nos lo den por terminado. Estas metas serán del tipo de sabotear un generador, conseguir un objeto determinado, liberar a unos compañeros de "La Resistencia"... cosillas típicas que hemos hecho infinidad de veces. Salvo por la enorme cantidad de posibilidades, claro. Para empezar, tendremos más de una veintena de personajes que podemos elegir para acometer los encargos. Médicos, ladrones, soldados, hackers... cada uno con sus propias habilidades y sus características para que podamos enfocar la consecución de objetivos como nos venga en gana. Porque sí, podremos resolver las situaciones que nos plantean de diversas formas, mediante sigilo, acción directa o usando un poquito la sesera.

La mejor representación de unos billares de Carabanchel que hemos visto en un videojuego.


En realidad, dentro de sus limitaciones, el funcionamiento del juego recuerda a lo visto en títulos de muchísima enjundia. Porque aquí podremos planificar los asesinatos como si fuéramos el agente 47 de Hitman, disponer de más cachivaches que el personaje de Deus EX o esquivar más cámaras y guardias que Sam Fischer en todas las entregas de Splinter Cell juntas. Todos ellos son juegos en los que podíamos planificar nuestros movimientos de antemano u optar por nuestra pericia con las armas de fuego si somos de gatillo fácil. Diversidad a servicio del jugador. De esta forma Streets of Rogue se convierte en un juego de acción, con tintes de errepegé, aventura y brawler. Pero aún hay más, además de elegir el personaje que queremos encarnar en cada misión, el juego abraza la doctrina del rogue-lite para que cada nivel que empecemos se genera de forma aleatoria para que la diversidad esté asegurada (dentro de unos patrones, obviamente).

La otra característica propia de los rogue-lite es la de tener que empezar desde cero si perecemos en combate, lo que provoca que la dificultad del juego se dispare. Una mala planificación o una acción arriesgada en un momento puntual y tendremos que volver a empezar nuestra lucha contra los concejales corruptos del Alcalde desde el comienzo. Pero no queda ahí la cosa. A la cantidad de personajes elegibles, la variedad de objetivos, los niveles procedurales, que empezamos desde el principio si morimos se suma un cooperativo en el que hasta cuatro jugadores pueden liar la que no está escrito. Si organizar una misión de infiltración es ya complicado en solitario, con tres amigos impacientes es directamente una locura... pero una locura que puede ser muy divertida. Claro que en esta modalidad, tanto en local como mediante nuestro router, el sigilo y los planes resultan tan inútiles como la coherencia y el realismo en una entrega de Fast & Furious, pero al menos se gana en risas y en disponer de más esbirros con los que pegar a los malos.

Las posibilidades son enormes... y todo a base de pixelazos y mucho humor.


Claro que todo este dispendio de variedad y posibilidades debe lucir a la altura de las circunstancias. Lo hace, pero lo hace con un llamativo apartado gráfico en dos dimensiones cenital en el que los cuadraditos más básicos, lo que conocemos como píxeles, son algo más que la materia prima. En este sentido, el juego recuerda a lo ya visto en títulos como The Escapists salvo que aquí no hay apenas crafteo y sí mucha más acción. Se nota mucho que el juego viene de PC a pelo, buena prueba de esto son los menús y la forma de interactuar con las ventanas de comandos, eso sin contar las dos actualizaciones que hemos tenido desde que el juego ha salido a la venta (normal que un título con tantas posibilidades tenga que reajustarse). La banda sonora resulta mejor de lo esperado, algo que no podemos decir de la divertida traducción al castellano, en la que hemos encontrado más de un fallo de localización.

Estamos ante el enésimo intento de hacer un juego "de los grandes", pero a base de píxeles pequeñitos pequeñitos. Lo curioso es que funciona, divierte y entra de lleno en la categoría de "título independiente que deberías probar ya". ¿Que el juego puede frustrar? Mucho, porque entre las trampas, los enemigos, no poder memorizar los niveles para prepararnos y el miedo a que nos maten para no empezar desde el comienzo es normal que vayamos con cuidado para no meter la pata. Eso sí, tenemos un título enormemente rejugable, cargadito de posibilidades, con un multijugador alocado y muchísimo muchísimo humor. Si ya Spelunky, Terraria o Enter the Gungeon se te quedan cortos, prueba este Streets of Rogue porque puede ser justamente lo que estabas buscando.
Análisis de Streets of Rogue para XONE: Picardía callejera
Análisis de Streets of Rogue para XONE: Picardía callejera
Análisis de Streets of Rogue para XONE: Picardía callejera
Análisis de Streets of Rogue para XONE: Picardía callejera
El sentido del humor. Cooperativo para cuatro. Las enormes posibilidades...
... aunque su propia naturaleza alocada termine por cercenar tantísimas variantes.
Alocado y desquiciante juego de acción que igual te pone de los nervios que te arregla una tarde aburrida con amigos.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×