¡Colabora!
0
Mundología sencilla pero sin igual
PC

Mundología sencilla pero sin igual

Will Wright vuelve a mostrar al mundillo del videojuego que sus innovadoras ideas y proyectos no dejan a un solo jugador indiferente.

Por Vins,
0 0 0

Estadio tribal. El comienzo

La tercera fase o estadio supone un avance más dentro del juego, un nuevo estilo jugable que se asemeja a un juego de estrategia en tiempo real (ETR) en su modo más simple: recolectar alimento como único recurso, crear edificios que otorgan nuevas habilidades, aumentar la población y atacar o pactar con las tribus adyacentes.

Los clanes vecinos cuentan con edificios que brindan un ataque o un instrumento exclusivo, por lo que si conseguimos estipularlos como aliados o bien conquistar su centro de mando, nos haremos con dichas habilidades tras construir el edificio que aporte dicho beneficio, como puede ser por ejemplo el uso de armas arrojadizas para el ataque a distancia. Estos responden de manera similar al anterior estado; es decir, habrá facciones neutrales a las que podremos impresionar mediante el uso de instrumentos que transmiten bellas melodías y otras, en cambio, se declararán en actitud agresiva desde el primer encontronazo, por lo que lo más normal es que acabemos sumidos sanguinarias contiendas que solo el más fuerte y preparado vencerá. Otra forma más sencilla de aliarnos a un clan rival es hacer una ofrenda a modo de regalo que incluya alimentos, éste puede ser aceptado o no.

Cada miembro de nuestra tribu puede ir equipado con un arma o instrumento para impresionar al enemigo, por lo que es recomendable un equilibrio entre el poder militar y el social, o simplemente estar atentos a cambiar de utensilios siempre y cuando sea necesario, dependiendo del transcurso de la partida. Además cabe la posibilidad de reclutar a bestias inmundas que ronden las cercanías del campamento, que se unirán a nosotros a modo de centinela por un puñado de especias, defendiendo nuestro territorio de posibles ataques enemigos. Lo cierto es que su utilidad es prácticamente nula debido a su lentísima reacción y a que siempre, por norma general, se ven superadas en número. Si bien como distracción o señuelo pueden ser una opción que tener muy cuenta.

El estadio tribal acaba cuando el resto de tribus se mantienen como aliados o bien cuando hasta el último ser de cada cabila ha sido eliminado de la faz del planeta.
Como podéis observar, la mecánica de juego, aunque lentamente, va añadiendo y requiriendo del jugador un poquito más. Lo cierto es que, a pesar de ello, el juego se hace sumamente sencillo para los jugadores con horas de vuelo en esto de los videojuegos, por lo que no supone un gran reto incluso en el mayor modo de dificultad dentro de los tres existentes.

En definitiva, nos ha parecido un estadio desaprovechado por simples razones como la simpleza de la recolección de alimento, que rápidamente aumentará nuestras arcas debido a que la población de la tribu queda limitada a máximo doce unidades, por lo que no existe un gasto continuo de una cola de producción. El desarrollo masivo de alimento deja en bandeja la opción de buscar alianzas por medio de los regalos, bastará con acercarnos a la facción en cuestión y ofrecer un concierto para pactar como socios, aunque si nos gusta la gresca siempre podemos ejecutar todo ser viviente y proclamarnos a nosotros mismos como la máxima deidad del lugar.
Análisis de Spore para PC: Mundología sencilla pero sin igual
Análisis de Spore para PC: Mundología sencilla pero sin igual
Análisis de Spore para PC: Mundología sencilla pero sin igual
Análisis de Spore para PC: Mundología sencilla pero sin igual
Análisis de Spore para PC: Mundología sencilla pero sin igual

Información del juego

Spore

PC

Fecha de lanzamiento: 7 de septiembre de 2008
Desarrollado por: Maxis
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, tidusin, Wuyashen.
×