¡Colabora!
0
Velocidad psicodélica
Nintendo DS

Velocidad psicodélica

El estudio neocelandés Sidhe nos trae la adaptación de la nueva película de los hermanos Wachowski demostrando que en NDS también hay cabida para frenéticas carreras, aunque sean cortas.

Por Álvaro Cristobal Alonso ,
0 0 0

Pocos son los afortunados que a estas alturas recuerdan la serie Meteoro (cuyo título original en japonés es Mach GoGoGo), adaptación animada del popular manga de Asahi Sonoraza, dibujado allá por 1966. En total, la serie contó con 52 episodios y cuatro secuelas: Las nuevas aventuras de Meteoro (cancelada tras sólo 13 episodios), Speed Racer X (producida por la compañía francesa DiC Entertainment en el 2002), Meteoro: nueva generación (que se emitirá en Nicktoons Network durante este año) y la película en la que se basa el presente videojuego, Speed Racer, dirigida por los hermanos Wachowski, con actores reales y estrenada en nuestro país el pasado 9 de mayo.

La película en sí tuvo bastante expectación por ser el nuevo trabajo de los creadores de la trilogía Matriz y productores de V de Vendetta, pero, por unas causas u otras, ha pasado algo desapercibida ante el público, convirtiéndose en otro más de los productos cinematográficos que por el momento no han rentabilizado su alto presupuesto. De todas formas, dentro de nuestro ámbito, su adaptación en forma de videojuego ha corrido a cargo del estudio neocelandés Sidhe Interactive (desarrolladores de GripShift) y los principiantes Virtuous Games. Tres han sido las plataformas agraciadas de su correspondiente versión: Wii, PS2 (que todavía está pendiente su distribución) y Nintendo DS, siendo esta última la que hoy analizamos.

Desafíos a más de 500 Km/h

El espíritu del juego es idéntico al de cualquier otro título de velocidad arcade (género que no se prodiga demasiado en Nintendo DS) y más concretamente a las sagas Wipeout y F-Zero, con las que guarda ciertas semejanzas, tanto en el diseño de los vehículos como en el de los escenarios. Ambos son siempre de corte futurista y con una elección de colores muy original, basada directamente en lo visto en la película.

Al principio contamos con tan sólo cinco personajes y tres modalidades principales que se van ampliando con el tiempo a seis diferentes, aunque no llegan a ser demasiado variadas. Así pues, el modo principal es “WRL” (World Racing League), en el que cuenta tanto la posición en que hayamos quedado al final de la carrera como los puntos conseguidos por las maniobras y los fans obtenidos por estas y los adelantos. No es un modo demasiado difícil debido a la baja inteligencia artificial de los rivales, aunque cuenta con tres modos de dificultad (la clase Pro, o difícil, está oculta en un principio). Además, cada modo de dificultad cuenta con una velocidad máxima estipulada, lo que repercute en la elección del coche de cada piloto, ya que cada uno tiene a su disposición tres coches diferentes, si bien el control es muy similar.

Lo único que afecta a la jugabilidad es la elección del piloto, cuyo número va aumentando a medida que superamos las seis copas del modo “WRL”. Los 16 personajes están basados en los aparecidos en la película y hay cuatro clases: Completo, que no se especializan en ninguna habilidad y son óptimos para las primeras carreras; Rápido, cuyo control es algo complicado en los derrapes; Buen Control, justamente lo contrario a los anteriores; y Popular, que ganan más fans e impulso que los demás en sus acrobacias.

Los diferentes personajes cuentan a su vez con cinco habilidades bien diferenciadas: velocidad, manejo, derrape, aceleración y carisma. Cada una repercute en la forma de jugar, por lo que encontrar al piloto más adecuado a cada jugador es una de las primeras tareas al iniciar la partida.

Aparte, los mencionados fans se pueden conseguir cuando realizamos una maniobra, adelantamos o atacamos a un rival. Se pueden canjear por nuevos conductores, coches, diseños para estos y ciertos eventos. Por ello, en las carreras hay que intentar arriesgar y correr con estilo, ya que no todos los elementos ocultos (que son bastantes) se pueden conseguir con una progresión simple en el modo principal.

Al igual que los adelantamientos y derrapes (con el botón ) contamos en las carreras con multitud de opciones para aprovecharnos del terreno y ganar posiciones. Por ejemplo, con sólo pulsar realizamos un giro, tanto en el aire como en el circuito, bien para impresionar o bien para atacar a un rival. En cambio, con activamos el salto hidráulico, cuyo estilo se puede cambiar con los botones de dirección, haciendo una voltereta hacia dicha elección. Es realmente útil a la hora de adelantar en pasillos cerrados o esquivar un objeto, a la par que muy espectacular. Por último y no menos importante que los anteriores, contamos con una barra de impulso que se va rellenando a medida que avanza la carrera y realizamos ataques o acrobacias. Ésta se puede utilizar con el botón y si se activa cuando sus cuatro sectores están llenos entramos en la denominada “zona”, en la que somos invulnerables durante unos pocos segundos. Utilizarla sabiamente puede dar un giro a una carrera dada por perdida. La acción de acelerar se realiza con el botón , por lo que no necesita demasiada explicación.
Análisis de Speed Racer para NDS: Velocidad psicodélica
Análisis de Speed Racer para NDS: Velocidad psicodélica
Análisis de Speed Racer para NDS: Velocidad psicodélica
Análisis de Speed Racer para NDS: Velocidad psicodélica

Información del juego

Speed Racer

Nintendo DS

Fecha de lanzamiento: 2008
Desarrollado por: Sidhe Interactive
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×