Posesión infernal
PlayStation 4 Xbox One PC

Posesión infernal

Lo único peor de sucumbir al mismísimo Diablo... es llevarlo dentro durante todo el videojuego.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada PlayStation 4 Pro. Copia digital proporcionada por Meridiem Games.

Los últimos calores del verano nos traen Shadows Awakening, un nuevo juego de rol de acción de Games Farm, a quienes conocemos bien después de ofrecernos el resultón Vikings: Wolves of Midgard. Ahora repiten planteamiento pero cambian a los socorridos dioses nórdicos por un mundo de fantasía medieval que ya cuenta con un "pasado" en esto de los videojuegos. Se trata de la serie de los Reinos Heréticos, que arrancó con Kult: Heretic Kingdoms y continuó con Shadows: Heretic Kingdoms, ambos para PC. El Shadows Awakening que nos ocupa amplía sus miras y además de los ordenadores personales se presenta a dar guerra en Xbox One y PlayStation 4.

Cuando eres un demonio y te invocan un hombre encapuchado, no suele ser para algo bueno. Es lo que tiene ser conocido como el Devorador y alimentarte de las almas atormentadas caídas en combate. Pero en esta ocasión, el encapuchado liga nuestra libertad a que le sirvamos. O más bien a que le ayudemos ante una maldad más temible que nuestra propia sed de almas. Algo muy serio está ocurriendo en los Reinos Heréticos y nos va a tocar arrimar nuestro cadavérico hombro. Como uno es un demonio de principios y está el dicho de que la cabra tira al monte, nuestro primer paso será acercarnos al mausoleo más cercano y asimilar una de las tres almas que allí peregrinan.

Como el lector puede adivinar, cada uno de estos tres valientes guerreros posee unas características propias (fuerza bruta, ataques a distancias, habilidades mágicas) que podremos usar en nuestra cruzada. Sí y no. Nosotros encarnamos al Devorador como hemos dicho, pero lo hacemos cuando nos movemos por el Reino de las sombras. Y ese oscuro plano está lleno de criaturas horribles, pero en el Reino mortal, por el que se camina en lugar de flotar, también debe recorrerse. Para eso están la alma atormentada que el Devorador escogió anteriormente... una marioneta de carne y pasado trágico que debe hacer frente a todas las criaturas corpóreas que les salgan al paso. Atención spoiler, podremos cambiar al momento entre un Reino y el otro, de manera que cada uno tendrá sus propios enemigos y muchas situaciones requerirán que alternemos entre uno u otro. Un poco como en Soul Reaver, juego que esperamos que Crystal Dynamics recupere lo antes posible.

La gracia de este Action RPG radica justamente en eso, en cambiar entre el Devorador y su marioneta para recorrer los niveles, saquear todo lo que se nos ponga a tiro y mejorar a nuestros personajes tanto con el equipamiento que encontremos como al subir niveles con los tradicionales puntos de experiencia. Pero hay una carta escondida en la amplia manga del Devorador, no tendremos que conformarnos con el alma del primer nicho que encontramos. Qué va. A medida que avanzamos en la aventura, podremos asimilar más "marionetas" que engrosarán nuestro equipo. Como cuerpos resucitados por un demonio que son, podremos devolverles a la vida si caen en combate, pero solo podremos hacerlo en determinares lugares del Reino mortal, al igual que solamente podemos utilizar los cenotafios (los típicos portales que enlazan todas las zonas descubiertas) con nuestro macabro avatar.

El juego luce muy bien, con personajes mejor detallados y más variados que los que vimos en Vikings. Si tuviéramos que buscarle un parecido así a bote pronto, Torchlight se nos cuela entre las primeras opciones. Los escenarios también están a la altura, con la gracia de poder alternar entre la zona oscura demoniaca y la "normal". Que los enemigos se repitan más que un salmorejo con cerveza es normal, pero mantienen el mismo puntito colorido y animado de los personajes que le dan empaque a la ambientación. Eso sí, aracnofóbicos abstenerse. Como buen Action RPG que se precie, tenemos todos los botones del mando colmados con accesos directos a las habilidades especiales que vamos destapando conforme subimos de nivel, pero extrañamente el segundo stick se queda para fijar a los enemigos al apretarlo, la cámara se queda fija como en Diablo 3. Anda, ya lo hemos mencionado.

Parece que siempre hablamos de un juego de rol de acción hay que mencionar al lord demonio de Blizzard, y la verdad es que sí. Es la referencia. Y este Shadows Awakening es un muy buen juego, que aporta la variedad y la originalidad gracias al rollo de las marionetas del Devorador, pero que pierde prestaciones al no ofrecer modo multijugador de ningún tipo. Ni en local ni en línea. A cambio, tenemos más de cuarenta horas de juego que se distribuyen gracias a la elección inicial del alma que liberamos de su pesar. Sobra decir que cada una tiene un trasfondo, vinculada a su pasado en vida que salpica con algo de argumento los niveles que vamos superando entre combates y puzles. Si te agobia lootear en compañía de otros jugadores y buscas un título de rol directo, de esos en los que te colocan la mejor armadura nada más pasas por encima para que no pierdas tiempo, tienes en este Shadows Awakening una más que buena opción. Puede que su nombre no te suene o tenga el punch de otros nombres más rimbombantes, pero cumple con creces en lo que se espera de él.
Análisis de Shadows Awakening para PS4: Posesión infernal
Análisis de Shadows Awakening para PS4: Posesión infernal
Análisis de Shadows Awakening para PS4: Posesión infernal
Análisis de Shadows Awakening para PS4: Posesión infernal
El Devorador y su séquito de marionetas. Las dos dimensiones. Luce más que correcto.
Sin multijugador.
Más que interesante action rpg que toma la base del juego de Blizzard y lo lleva al terreno de las posesiones demoniacas como principal reclamo.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×