¡Colabora!
0
Dreamcast

Porque somos muchos.

Gran aventura donde priman la acción y el buen argumento, dotado para la ocasión de un doblaje de lujo.

Por Raúl Gallego Montes,
0 0 0

Habían pasado unos meses desde la salida de Dreamcast, la pionera de una nueva generación, la de los 128 bits, y aún no tenía un juego de aventuras "adulto", exceptuando el fallido Blue Stinger. Poseía el discutido aunque impresionante Sonic Adventure, pero aún no había un juego que nos mantuviera absortos, gracias a una gran historia. Y como dicen, si quieres sopa, pues toma dos tazas. Nos sirvieron en un muy corto espacio de tiempo el Shadowman, juego que nos ocupa y el Soul Reaver. Los dos ambientados en mundos oscuros y sobrenaturales, si bien hay que tener en cuenta que cada uno encaminado hacia desarrollos bastante distintos.

Este Shadowman, era una adaptación de uno de los juegos revelación de PSX y N64. Había sorprendido por su historia, mucho más dura que la de la mayoría de los juegos, sobretodo en N64, y se hizo un hueco entre los amantes de la aventura. No destacaba por sus gráficos, los cuales habían sido calificados como normalitos en todas sus versiones, pero si por su originalidad, el sonido, y el carisma del personaje.

En esta versión de Dreamcast, los gráficos no eran una excepción con respecto a las demás versiones. Si bien no eran para nada malos, tampoco se podía decir que eran excepcionales, habiendo visto ya cosas como el antes mencionado Sonic, el Soul Calibur o el futuro y esperado Shenmue. Se notaba a la legua que era una versión de PSX, pero bueno, no estaba mal transportado del todo. Los personajes eran de un nivel de detalle medio, con unas figuras quizás demasiado estilizadas y alargadas, y las proporciones no parecían corresponder siempre al girar la cámara. Lo mismo se puede decir de los enemigos. Los escenarios solían estar dominados por la oscuridad, en ambientes sombríos e inquietantes. Aunque no conseguían dar un ambiente de miedo puro, como un silent hill, si conseguía intimidar en algún paraje.

Todo esto elevaba el apartado gráfico a un punto medio, cosa que por desgracia, predominó en la DC, ya que muchos de los juegos que salieron eran adaptaciones de otras consolas y no aprovechaban la potencia que les brindaba la nueva máquina de Sega.

Otro de los apartados técnicos y bastante más sobresaliente es el de sonido. Haremos dos distinciones, la del sonido ambiente y el doblaje.

Empezando por el sonido ambiente, se puede decir que era bastante bueno, no era revolucionario ni mucho menos, pero le aportaba al juego un grado más a esa oscura ambientación. De vez en cuando nos encontrábamos con buenas melodías, como la que suena al atravesar las puertas, cantos gregorianos, que para la ocasión se hacían espeluznantes, o simplemente sonidos sin sentido, pero que te conseguían poner la piel de gallina, mención especial para el escenario de los enemigos con pintas sadomaso y con un gancho en el brazo, en el que de fondo la única melodía era el llanto de un niño, el sonido de una pelota, y una motosierra.

En cuanto al doblaje, es sin duda el apartado mas sobresaliente del conjunto, y no solo eso, sino que pocas veces se ha superado la calidad en cuanto a este apartado. Se conseguía dar a cada personaje, a cada enemigo, una personalidad propia, desde Mike Leroy(sin duda la mejor voz del juego) hasta Legión (el enemigo de Mike).

Información del juego

ShadowMan

Dreamcast

Fecha de lanzamiento: 2000
Desarrollado por: Acclaim
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×