Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
Agentes del shogunato
PlayStation 4 Xbox One Mac PC

Agentes del shogunato

El título de Mimimi Productions nos sitúa en medio de las intrigas y luchas de poder del comienzo del periodo Edo, con grandes reminiscencias de la serie Commandos.

Por Griffith Did NothingWrong,
0 0 0

En el amplio mundo de los videojuegos hay algunas propuestas que marcan un antes y un después; que generan una nueva interpretación de un género o simplemente descubren un nuevo enfoque, aportando una chispa de originalidad e innovación que perdura con el paso de los años. Sin duda, la popular serie Commandos entra dentro de esta denominación de títulos influyentes que no solo definen infancias, sino que también sirven de fuente de inspiración para desarrollos muy posteriores. Tal y como hizo el clásico de Pyro Studios hace casi veinte años, Shadow Tactics: Blades of the Shogun nos pone al mando de un pequeño escuadrón de individuos habilidosos, que centrarán sus esfuerzos en la guerra, la eliminación y el sigilo, enfrentándose contra grandes destacamentos de soldados enemigos.

La ambientación se sitúa en los primeros años del convulso y ambivalente periodo Edo de Japón; corre el año 1615, y la amenaza de la revolución y la traición asciende desde las sombras. El shogun, verdadero dirigente de la nación, ve amenazada su dominación sobre la región insular por un enemigo desconocido, hacedor de revueltas y presunto culpable del creciente contrabando de armas. Para asegurar la paz y su posición confiará en nuestros cinco protagonistas: Hayato, un ninja dado a la ironía, Mugen, samurai un tanto atípico cuyo rol recuerda al boina verde de Commandos, el anciano y legendario francotirador Takuma, la misteriosa y pueril Yuki, similar al zapador de los títulos de Pyro Studios, y Aiko, una mujer elocuente, atractiva y letal. Juntos deberán desenmascarar a los cerebros detrás de las confabulaciones y enfrentarse a los enemigos del shogun.


Afortunadamente, los cinco personajes principales cuentan con un amplio arsenal de recursos que podremos utilizar en nuestras andanzas por los distintos escenarios; las diferencias entre los protagonistas son notorias e indispensables a la hora de enfocar la resolución de los distintos conflictos que iremos encontrando a lo largo de la aventura. Así, por un lado, tenemos a los ágiles Hayato y Yuki, capaces de escalar los tejados para avanzar sin grandes dificultades y asesinar a los enemigos aislados cayendo desde las alturas. Ambos son especialistas en sigilo y eliminación de objetivos aislados, por lo que pasaremos mucho tiempo controlándolos. Por el contrario, Mugen resulta más tosco de mover de forma sigilosa debido a su pesada armadura, pero sus aptitudes para el combate y para encargarse de varios enemigos de forma simultánea le hacen muy confiable y eficaz en su cometido. Sin embargo, la característica más destacable en el plano jugable es la integración de las habilidades de los personajes mediante el “modo sombra”, que permite llevar a cabo varias acciones de forma paralela gracias a la asignación de órdenes específicas a cada miembro del equipo. Mecánica que resulta clave debido a la disposición de las tropas enemigas -que en ocasiones puede resultar frustrante- y a la elevada dificultad del título.

No obstante, aunque la variedad es uno de las principales bazas de Shadow Tactics: Blades of the Shogun, se echan en falta algunas características que puedan aportar mayores dosis de verticalidad o profundidad al mapa, y que amplíen por tanto la sensación de libertad de elección que a veces resulta puramente testimonial. Profundizando en este apartado es importante también una mención acerca de la adaptación de los controles en el mando de consola; si bien la disposición de los botones y las acciones resulta adecuada y cómoda, el control de la cámara es poco intuitivo y ocupa más tiempo y esfuerzo del que debería. De igual forma, es fácilmente apreciable también la falta de precisión de los controles a la hora de tratar con dos acciones muy próximas entre sí -como puede ser arrastrar un cadáver o recoger un objeto cercano-, la cual puede jugar malas pasadas.

En el aspecto audiovisual, la pluralidad es una de las características predominantes de los escenarios, que destacan por su amplitud y un sublime y peculiar diseño artístico. En nuestro periplo por las tierras del Japón feudal nos encontraremos con pueblos enterrados en la nieve -la cual tiene un gran impacto en la jugabilidad, pues los enemigos seguirán las huellas de nuestras pisadas hasta su mismo origen-, templos perdidos en la montaña, castillos sumidos en escabrosos asedios, aldeas… Todos presentan un gran lujo de detalles, y una estética animada marca de la casa que atenúa las limitaciones del motor gráfico, pero es sin duda el espectacular y perspicaz diseño de niveles lo que eleva la calidad de las localizaciones, haciéndolas únicas e irrepetibles. En el apartado sonoro disponemos de voces tanto en inglés como en japonés, siendo las últimas de mejor calidad; y aunque las composiciones musicales no sorprenden, acompañan correctamente la acción sin resultar repetitivas en ningún momento.

Conclusiones.

Shadow Tactics: Blades of the Shogun es un buen juego de estrategia e infiltración que recuerda en gran medida a la popular serie Commandos, y que destaca por su especial puesta en escena y por una jugabilidad desafiante y adictiva, propia de tiempos pasados. Sin embargo, el notable resultado final se ve ligeramente lastrado por sus defectos y limitaciones, y por una historia algo típica con un desarrollo que desaprovecha el vibrante marco histórico en el que se sitúa. En conjunto, es un título indispensable para los amantes de la estrategia, los nostálgicos, o aquellos apasionados por el tono heroico y señorial de la época feudal del país del Sol Naciente.
Análisis de Shadow Tactics: Blades of the Shogun para PS4: Agentes del shogunato
Análisis de Shadow Tactics: Blades of the Shogun para PS4: Agentes del shogunato
Análisis de Shadow Tactics: Blades of the Shogun para PS4: Agentes del shogunato
Análisis de Shadow Tactics: Blades of the Shogun para PS4: Agentes del shogunato

Alternativas
La serie Commandos, Desperados: Wanted Dead or Alive.
La ambientación. Personajes muy diferenciados. Desafiante y adictivo a partes iguales.
Poca precisión de los controles. Movimiento tedioso de la cámara.
Shadow Tactics: Blades of the Shogun es un buen juego de infiltración que destaca por su propuesta desafiante y por su especial puesta en escena.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Rodri.
×