¡Colabora!
0
La tumba de los lobos
PC PlayStation 4 Xbox One

La tumba de los lobos

Intenso, despiadado, trágico y mitológico; así es Sekiro: Shadows Die Twice, la última obra maestra de From Software y uno de los mejores y más exigentes hack and slash de la generación.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Por consiguiente, resulta especialmente llamativo el tratamiento tripartito de la trama que hace Sekiro. En primer lugar, estructura el hilo argumental desde una perspectiva clásica, ya que presenta un claro eje temporal y unas sucesiones narrativas que acontecen en esa misma cronología, pero también conserva el amor por los detalles y la profusión de motivos e historias subyacentes, esas búsquedas que permanecen ligadas a ítems y a diálogos verdaderamente significativos que aclaran y ponen en orden todos los elementos de contextualización. A esa fusión bipolar, innovadora ya de por sí, se suma la “narrativa jugable” en toda su extensión, y es que Sekiro: Shadows Die Twice no es solo lo que te cuenta la historia, sino también lo que te ocurre en el transcurso de la misma; todas las mecánicas jugables, así como buena parte de lo que sucede en Ashina, están interconectadas con ese modelo conjuntado de narrativas.

De esta forma se evita en enorme medida la disonancia ludonarrativa, esto es, el conflicto que se produce entre la historia que cuenta la propia trama y la que cuentan las mecánicas puras en sí; aquí no, aquí todo trabaja al unísono, por lo que se consigue un apartado fenomenal que enlaza a las mil maravillas con la jugabilidad. Incluso la resurrección del protagonista está plenamente justificada e incide en el mundo. Es una aventura pensada para disfrutarse en toda su plenitud, con los sentidos a flor de piel; y sí, el esfuerzo merece enormemente la pena. Desde luego que no queremos meternos de lleno en el tema del "lore" o trasfondo y de los antagonistas implicados -así como sus reacciones y motivaciones-, pero sí que podemos confiaros que el título se guarda un buen número de ases bajo la manga, y que la trama va en constante in crescendo, involucrando cada vez más cuestiones sobrenaturales, mitológicas y poéticas. Además, la existencia de varios finales y de gran cantidad de personajes secundarios le aporta un plus de rejugabilidad; si quieres verlo todo, tendrás que pasártelo un buen número de veces.

La historia es profunda y está plagada de momentos impactantes; además, deja instantáneas tan poderosas como esta.

Con todo, es indiscutible que el plato fuerte de la propuesta sigue siendo la jugabilidad, de la que podemos esperar las marcas distintivas del estudio; esto es, exigencia, completitud y un planteamiento perfectamente ejecutado. No obstante, Sekiro: Shadows Die Twice renuncia al modelo a-rpg tradicional y con ello también se ve liberado de las estadísticas -vitalidad y ataque se mantienen, pero no se aumentan subiendo de nivel-, las construcciones de personaje y todas esas pequeñas variables que tanto incidían a la hora de enfocar las estrategias combativas. En su lugar, el título se centra en el apartado de acción, destapándose como un hack and slash plenamente funcional y adictivo que, a pesar de distanciarse sustancialmente de los proyectos pasados de From Software, sigue conservando gran cantidad de señas de identidad, como su vetusta dificultad -propia de tiempos pasados-, buena parte del mapeado de controles, y, en especial, la disposición del mundo y de los niveles consecutivos.

En efecto, la configuración del mundo de Sekiro recuerda en gran medida a la que podíamos disfrutar en el Dark Souls original, probablemente uno de los títulos más emblemáticos de la pasada generación. Por tanto, nos hallamos ante una larga de sucesión de zonas interconectadas por caminos, pasadizos, bifurcaciones, senderos alternativos y, por supuesto, guardadas por pequeños ídolos budistas que funcionan como las archiconocidas hogueras o puntos de control. Aquí también destaca la explotación de la dimensión vertical, que ahora está al servicio del jugador; es por eso que los saltos y la navegación con el gancho protésico resultan fundamentales a la hora de encarar cómo movernos por los escenarios. La exploración es algo que se siente como parte intrínseca de la aventura, es una pulsión interna a la que nos veremos abocados y, aunque es cierto que en mayor o menor medida obedece a motivos narrativos y a una secuencia de localizaciones, también permite libertad como para perderse en la inmensidad del viaje, dando lugar a esas improvisadas y genuinas andanzas que tanto nos apasionan. La cohesión es absoluta.

El mundo es una preciosidad y un ejemplo de cómo conectar distintos niveles en un videojuego; a eso se suma que ciertos eventos provocan cambios climatológicos, por lo que la diversidad de ambientes aumenta.

Esta predilección por los caminos alternativos y por las alturas es también el marco idóneo para que nuestro protagonista ponga en práctica las ingeniosas -y nada desdeñables, no hagáis caso a la moral cristiana- maniobras de subterfugio y asesinato que domina, herencia clara de su entrenamiento como shinobi. En muchas ocasiones el título deja enteramente a nuestra disposición la elección de resolución de situaciones; es decir, podremos optar tanto por el sigilo como por el combate abierto, honorable… y muchas veces desaconsejable. Para las tácticas más rastreras disponemos de un medidor de visibilidad, la posibilidad de agacharnos, así como una mayor interacción con el escenario, lo que nos permite escondernos detrás de las paredes, colgarnos de los salientes, o cubrirnos detrás de determinadas superficies. El hecho de pillar a un enemigo desprevenido puede suponer la diferencia entre el éxito más satisfactorio y la derrota más humillante, ya que un ataque crítico por la espalda es capaz de acabar con casi todos los oponentes y es una buena forma de extenuar la superioridad numérica rival.
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Análisis de Sekiro: Shadows Die Twice para PC: La tumba de los lobos
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 15 usuarios registrados y 72 invitados.

125 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×