Saturn en arcade puro
Saturn

Saturn en arcade puro

AM3 se encargó de convertir a Saturn uno de los grandes éxitos de Sega en recreativa con un resultado a la altura de lo esperado.

Por Egogamerx,
0 0 0

Versión analizada Sega Saturn. Copia física adquirida por el propio autor del texto.

Sega fue la reina de los salones recreativos en los años noventa y uno de los muchos juegos que tuvieron la culpa de ello fue Sega Rally. Creado por Tetsuya Mizuguchi y lanzado en todo el mundo en 1995, la máquina de Sega acaparó las monedas de todos los jugones de la época, convirtiéndose en todo un éxito. Pese a la inferioridad técnica de la Saturn frente a la placa Model 2 de la recreativa, el port a la 32 bits de Sega era inevitable y llegó a Japón y EEUU en Diciembre de ese mismo año, mientras que en Europa se perdió la campaña navideña y se lanzó el 24 de Enero de 1996. Pese a ello, las ventas fueron muy buenas y en Reino Unido se convirtió en el juego en formato CD más rápidamente vendido de la historia.

En su paso a consola el juego perdió parte de su excelencia gráfica: menor carga poligonal, texturas más pobres, distancia de dibujado, menor resolución y el framerate se reduce de 60 a 30 fps pero totalmente estables. Por fortuna la física del coche se mantiene intacta frente a la recreativa, el popping es muy lejano, no existe el baile de texturas habitual de los juegos 3D en 32 bits y los tiempos de carga son casi inexistentes. Con todo ello y pese a tratarse de un juego desarrollado en el segundo año de vida de la consola el resultado fue excepcional y siguió como un referente gráfico hasta la muerte de Saturn en Europa en 1998.

Para compensar esta pérdida gráfica, se añadieron una serie de extras a la versión doméstica. Al Lancia Delta y Toyota Celica se suma el Lancia Stratos que se desbloquea al completar el juego, un modo Time Attack, otro para dos jugadores a pantalla partida y por último la opción de modificar la configuración del Celica y Delta en parámetros como el tipo de ruedas, el giro del volante, las suspensiones y la válvula de escape.

En lo que esta versión es idéntica a la recreativa es en el manejo de los vehículos. Pese a tratarse de un juego de componente arcade, tiene ciertos elementos jugables en clave de simulación, como por ejemplo el distinto agarre de los coches según la superficie (asfalto, barro o grava) o saber encarar bien las curvas, evitando a toda costa derrapar ya que nos hace perder tiempo y también conocer que curvas se pueden tomar a toda velocidad y en cuales decelerar o frenar. Los controles son sencillos, un botón para acelerar, otro para frenar y un tercero para cambiar entre las dos vistas disponibles. Además por supuesto de los botones para subir y bajar marcha en caso de elegirla manual. Cabe decir que es preferible el control con el pad digital que con el analógico y que además es compatible con el volante de la consola.

El mayor punto flaco del juego es sin duda su duración. El modo arcade cuenta con tres fases (Desierto, bosque y montaña) más una cuarta (Lago) si llegamos los primeros a meta, siendo en total menos de cinco minutos de carrera. Se puede elegir dificultad y correr a tres vueltas en vez de una, pero a la larga es lo mismo. El Time Attack que sólo nos sirve para practicar e intentar marcar récords y el modo dos jugadores alargan un poco la duración pero se quedan cortos como extras respecto a la recreativa. Aún así, el control de los coches es tan satisfactorio y pica tanto a mejorar nuestros tiempos que no se hace aburrido de jugar una y otra vez.

Pese a tratarse de un juego de rallys, no corremos solos sino que lo hacemos contra otros catorce coches controlados por la máquina a los que hay que adelantar en tiempo real, con lo que no solo hay que conocerse las fases sino adelantar a los rivales sin perder mucho tiempo, ya que muchas veces nos los encontraremos en plena curva y pueden mandarnos al traste la clasificación final. Además también tenemos un límite de tiempo y checkpoints por los que pasar, aunque si lo hacemos medianamente bien quedarnos sin tiempo no es un problema. El objetivo final es quedar primeros al terminar la tercera fase, manteniendo la posición de una fase a otra, es decir, si en la primera acabamos décimos en la segunda partiremos de esa posición por lo que aunque lleguemos a tiempo a meta, si no partimos con una buena posición es imposible acabar la última fase como primeros. La dificultad del juego está muy bien ajustada, pese a que al principio parezca algo injusta con el paso de los minutos empezaremos a hacer mejores tiempos, a adelantar a los rivales sin muchos problemas y a mejorar nuestra posición final hasta acabar primeros.

Para redondear el título nos encontramos con una gran banda sonora que corre a cargo de Naofumi Hataya que convirtió a calidad CD los temas del arcade original de Takenobu Mitshuyoshi y unos efectos de sonido que reflejan todo lo que ocurre en pantalla: las diversas superficies, choques, derrapes, etc.

Por todo esto, podemos decir que Sega Rally es sin duda el mejor arcade de conducción en Saturn y por ende también uno de los mejores de la generación 32 bits, todo un derroche de diversión al servicio del jugador.

Game Over Yeeaaah!!!
Análisis de Sega Rally Championship para SS: Saturn en arcade puro
Análisis de Sega Rally Championship para SS: Saturn en arcade puro
Análisis de Sega Rally Championship para SS: Saturn en arcade puro
Análisis de Sega Rally Championship para SS: Saturn en arcade puro

Alternativas
Otros ports de recreativas como Daytona USA CCE, Manx TT o Sega Touring Car.
La jugabilidad es una delicia y gráficamente es muy destacable.
Se hace corto.
Una obra maestra que forma parte del top de juegos de Saturn.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 1995
Desarrollado por: Hitmaker (AM3)
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×