¡Colabora!
0
El juego de X Games definitivo
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Stadia Xbox Xbox One

El juego de X Games definitivo

Un título enorme y repleto de cosas que hacer que te dará horas y horas de diversión si los deportes de acción son lo tuyo.

Por Keyser Soze,
0 0 0

Desde el inicio de los videojuegos como ocio electrónico los deportes han estado presentes en multitud de títulos que han ido evolucionando con las generaciones. Ya sean de deportes colectivos tan presentes en el mainstream como el fútbol o el baloncesto, o ya sean otro tipo de disciplinas como el skate, la bicicleta o el snow; desde los clásicos machabotones de olimpiadas en las 8 bits, los inicios de franquicias míticas como PES (International Superstar Soccer primero) en las 16 bits, pasando por los primeros intentos del 3D en títulos como Winter Gold en SNES hasta la llegada, y evidente explosión, del 3D de verdad en las 32 bits, ya sea con los ya clásicos (y estacionarios) FIFA o ejemplos como Tony Hawk Pro Skater. La evolución de las diferentes disciplinas ha ido siempre ligada a la técnica y la tecnología, a la capacidad de desarrolladores y desarrolladoras de simular de una forma más fidedigna la física de nuestro mundo y no sólo eso, sino hacerlo también de forma en que esa simulación (con mayores o menores tintes arcade) sea divertida.

Tras un periplo del sector durante décadas nos llega hoy Riders Republic, la apuesta de Ubisoft por juntar en un solo juego una experiencia jugable con pretensiones de ser definitiva. Y por momentos lo consigue. Quizás lo primero que cabe la pena señalar del título es que no estamos ante un juego de un solo jugador al uso. Es un juego comunitario, que establece un vasto mundo en el que todo aquel y aquella que estén echándole sus horas se encontrará con decenas de jugadores y jugadoras en su misma situación. Y todo ese mundo, de manera bastante estructural, interactúa de una forma interdependiente. Al comenzar, y de acuerdo con un tutorial, el juego establece lo que sería el campamento base en el que podremos acceder (previo paso por unas pruebas sencillas para conocer los controles) los diferentes "modos" en los que se encuentra un abanico grande donde encontraremos los típicos modos de práctica y free-style, el competitivo, las creaciones de mapas de la comunidad y las tiendas para todo lo que tiene que ver con accesorios, el dinero virtual que incorpora el juego, etc.

En definitiva un campamento desde el que afrontar una experiencia que permite diferentes latencias si somos más de jugar desenfadadamente para pasar el rato, o si nos apetece seguir con la línea progresiva de la, entre comillas, historia y competir con el resto. Todo este mundo se encuentra perfectamente elaborado y en conexión unas cosas con otras pero no es pertinente aburriros con el sinfín (y cuando digo sinfín es que son muchos) detalles recovecos con los que cuenta el juego en términos de personalización y semi-modos.

Verás el triple tirabuzón hacia delante que me sale


Lo que nos importa verdaderamente es la jugabilidad y he aquí el aspecto más destacable de Riders Republic. Para empezar hay que diferenciar cada una de las cinco disciplinas con las que contamos: la bici, el traje de ardilla, el jet pack, el esquí y el snowboard. Y al hablar de ellos podríamos hacer dos grupos, los que son disciplinas de 'a pie' y aquellas que van volando y surcando los aires como el jet pack y el traje de ardilla. Sobre el primer grupo, aunque no comparten controles y la manera en la que se hacen los trucos y acrobacias es diferente, mantienen en el el mando una sensación similar, pero se nota que aquí Ubisoft también ha puesto más empeño en unos sitios que en otros. Es absolutamente destacable cómo funciona y la sensación que produce el modo de bicicleta, tanto gráficamente, donde los pequeños detalles atmosféricos se notan en nuestro atuendo, como en la propia sensación de velocidad que surge al hacer giros mientras pulsamos los gatillos del pad. Es, de hecho, la principal disciplina del juego, la que resalta un poco por encima del resto en cada aspecto y en la que se nota más mimo por parte del equipo de desarrollo. En lo que tiene que ver con los trucos estamos en lógicas parecidas a lo que otros juegos como Tony Hawk nos tienen acostumbrados, combinaciones de botones mientras estamos en el aire, preparación del salto y ejecución de las mismas y que son homólogas tanto en esquí como en bicicleta como en snowboard.

En lo relativo al jet pack y el traje de ardilla, mi sensación es algo agridulce. Por un lado la sensación de velocidad es apabullante y el juego está a un nivel gráfico que ciertamente es extremadamente satisfactorio solo con el hecho de dejarse ir por el aire, sobre todo cuando estamos en la zona de mundo abierto por la que iremos recorriendo diferentes desafíos. Es en estos concretamente, los específicos del jet pack, en los que creo que los controles en este caso no están del todo pulidos. Estrellarse una y otra vez se hace sencillo en calidad de que la aceleración es notable y, sobre todo, que los joysticks del pad tienen una sensibilidad excesiva en la que puedes pasar de despegar verticalmente a caer en picado con un leve toque, por lo que requiere de una sensibilidad al mando que no será del gusto de todo el mundo.

En Riders Republic te lo puedes flipar bastante, y es muy divertido.


Riders Republic establece un semi mundo abierto en el que podremos movernos a nuestro antojo y pasar del campamento del que hablábamos antes a transitar toda la geografía del juego a bordo de cada una de las diferentes disciplinas (e incluso motos de nieve). En ese mundo es donde, diferenciadas por los consiguientes accidentes geográficos, se ordenarán las diferentes pruebas por las que deberemos ir avanzando y fabricando las mejoras en nuestro equipamiento. Este es un punto a favor del juego, en tanto que invita a seguir jugando y no se hace pesado en ningún momento. La progresión es un aliciente y no cansa; es más, es tremendamente satisfactorio ver como nuestra bicicleta, skies, etc., van obteniendo nuevas mejoras que nos permiten acceder a pruebas hasta entonces más complicadas en los niveles de dificultad más expertos. Cada prueba se divide en tres diferentes dificultades que permitirán obtener más o menos estrellas (que son, al uso, el elemento que barema nuestra progresión). Para los amantes del deporte extremo será este uno de los puntos fuertes pues las opciones de personalización son muy abundantes.

Dicho esto, hay que hablar de Riders Republic desde la opinión, y aquí es donde no caben dudas. Si tuviéramos que recomendarlo para cualquier tipo de jugador o jugadora, lo haríamos. Es un juego fresco, divertido, que permite tanto una adhesión más ligeras, de partidas esporádicas para pasar el rato y desconectar, como una forma de juego algo más competitiva para quienes quieren explotar hasta su último detalle. Y Riders Republic es precisamente tan bueno por eso, porque, sea cual la sea la forma en que te aproximes a la experiencia que propone, el título ofrece horas y horas de diversión.

Dejando para el final su apartado técnico no cabe más que aplaudir. El extenso mapeado del mundo semi abierto, las animaciones de las acrobacias, texturas de la diferente flora y geografía de la naturaleza, la plasticidad con la que algunos detalles del viento impactan sobre la carrera y, en definitiva, todo está a una altura muy muy alta que sin llegar a ofrecer algo que realmente impacto en relación con cosas ya existentes sí que es capaz de ofrecer un conjunto alucinante. Su banda sonora, además, siguiendo ese estilo desenfadado, gamberro y playero que ya otros juegos del mismo corte sentaron como bases, cumple a la perfección introduciendo melodías de grupos tan conocidos como OffSpring.

CONCLUSIONES

En definitiva, Riders Republic hace muy bien todo lo que se propone y salvo algunos peros en los controles de alguna disciplina es un juego excelente. Si en algún momento quieres comprar un juego deportivo, fresco y nuevo, que sea este.

Copia digital proporcionada por Ubisoft.

Análisis de Riders Republic para PS5: El juego de X Games definitivo
Análisis de Riders Republic para PS5: El juego de X Games definitivo
Análisis de Riders Republic para PS5: El juego de X Games definitivo
Análisis de Riders Republic para PS5: El juego de X Games definitivo

Alternativas
Tony Hawk Pro Skater 1-2
Sus gráficos, su duración, su enorme mundo lleno de posibilidades
Moverse por sus menús requiere tiempo y por momentos se hace lioso.
Riders Republic es una maravilla inesperada; es capaz de conseguir engancharte durante muchas horas.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×