¡Colabora!
0
Amarga sorpresa en Halloween
PC PlayStation 4 Xbox One

Amarga sorpresa en Halloween

Remothered: Broken Porcelain, lo nuevo de Stormind Studios, llega a tiempo a su cita con el terror en estas estrafalarias fechas, pero también con errores e imprecisiones bajo el brazo.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Ya en nuestro avance de Remothered: Broken Porcelain te contábamos algunas de las claves de su jugabilidad, y cuál era su posición en el género de acuerdo con sus múltiples inspiraciones; el título de Stormind Games, a fin de cuentas, bebe del fabuloso ideario de Clock Tower, obra de culto dentro del survival horror y acaso uno de los representantes más infravalorados del misterio reinante en su época, y de la sensación de indefensión y de peligro constante que, a grandes rasgos, revitalizó el sensacional Amnesia: The Dark Descent —a este respecto, te recomiendo que estés atento a nuestras inminentes publicaciones sobre Amnesia Rebirth—. Lo cierto es que las sensaciones que me dejó este Remothered: Broken Porcelain en la demostración jugable fueron un tanto ambivalentes; por un lado, el interesante hilo argumental daba muchos puntos a la fórmula; por otro, jugablemente comenzaban a verse unas costuras que esperaba que estuvieran resueltas, o que al menos fueran testimoniales en la versión final; esos son los derroteros que seguiré en las próximas líneas, a fin de despejar todas las dudas que puedas tener sobre si Broken Porcelain es una digna continuación de la franquicia del estudio italiano, o sobre si es una de esas terroríficas compras que amenizan la inminente velada de Halloween. Análisis de Remothered: Broken Porcelain.

Internados y locos, combinación explosiva

El hilo argumental de Remothered: Broken Porcelain sigue la estela de la primera entrega, Tormented Fathers, y continúa las pesquisas de Rosemary Reed para encontrar a Celeste Felton, una chica que había desaparecido tiempo atrás en extrañas circunstancias, si bien ahora controlaremos a Jenn, una joven que, por razones un tanto ambiguas —al menos en primera instancia—, se encuentra atrapada en una pensión colonial que ahora hace las veces de internado femenino. Como de costumbre, evitaré entrar demasiado en la mera descripción de la trama para evitar destripes innecesarios, pero creo que es realmente relevante que, cuando menos, hagamos un breve repaso de algunos de los puntos fundamentales de la primera entrega; de todas maneras, si no te apetece ponerte al día con la franquicia antes de comenzar Broken Porcelain, cabe señalar que el título posee un sensacional resumen de los acontecimientos para que no te enfrentes a sus desvaríos argumentales totalmente indefenso. En este sentido, el título de Stormind se hace fuerte en la psicología y en el tratamiento de elementos que no son del todo frecuentes en el género, como la existencia de una nueva medicación contra la psicopatía y la depresión que está en el centro de todas las tétricas desgracias que se esbozan en la aventura.



Pronto, la joven e inocente Jenn descubre que las cosas no son lo que parecen, y que las pocas personas que pueblan la pensión han sucumbido a la demencia y a un ansia de matar que realmente no parece de este mundo. El guion es, de hecho, de lo mejorcito que aporta esta aventura; no es que tenga la sensibilidad y la profundidad de algunas de las obras maestras del género, como los tres primeros Silent Hill —especialmente el segundo, uno de los grandes nombres propios en nuestra selección de mejores survival horror—, pero tiene las suficientes escenas retrospectivas y un buen número de cliffhangers como para mantener la atención y el interés del jugador a lo largo de las cinco horas que, más o menos, dura el juego. Sin embargo, es verdad que algunos defectos de la malograda estabilidad de Broken Porcelain pueden tener cierto impacto en el desarrollo del hilo argumental, de manera que no es tan infrecuente que las escenas de vídeo se entrecorten, o incluso que se interrumpan.

Y es precisamente en esta inestabilidad técnica donde el título encuentra su mayor defecto; uno que, en este caso en concreto, es capaz de dinamitar buena parte de las áreas que lo componen, sin demasiada interrelación entre ellas, dicho sea de paso. Los errores son frecuentes, lo que lleva a la frustración, al ensayo-error, o incluso al aburrimiento en una fórmula que intenta hacerse plena en el desarrollo de encuentros con “némesis”, esto es, con personajes mucho más fuertes que nosotros que nos perseguirán por los lóbregos pasillos del internado; hay, en general, pocas sensaciones más incómodas que tener que reiniciar una instancia porque Jenn no responde al movimiento, o porque ese enemigo tan molesto que nos acosa y que, debido a una imprecisión del mapeado de controles o a una confusión de interacción entre mecánicas jugables, nos derrota y nos obliga a repetir nuestro progreso. Hay ciertas habilidades de defensa, véase utilizar objetos punzantes, o la pistola de clavos, o incluso ítems que podemos fabricar para dificultar o distraer el avance de estos enemigos primordiales, pero dejando de lado ciertas circunstancias en las que de hecho debemos derrotarlos, todo se siente planeado y preconfigurado para que tengas que huir y ponerte a salvo. Las persecuciones deberían ser el punto álgido de la forma, pero muchas veces terminan siendo el pozo de las miserias de la misma; el nexo donde todos los defectos confluyen.



Y eso no sería el fin del mundo si el resto de áreas del título estuvieran al mismo nivel que su guion; la resolución de acertijos a fin de avanzar por el escenario, uno de los puntos fundamentales del género, se limita a cumplir, y muchas veces peca de innecesaria o de previsible. Es indiscutible que hay algo de morboso y de atractivo en la presión de solucionar puzles o de encontrar objetos clave mientras evitamos a nuestros perseguidores, pero el planteamiento de Broken Porcelain no consigue destacar por su innovación ni por su implementación, realmente. Si no fuera por las desavenencias y errores técnicos sería simplemente correcto, pero con los fallos de estabilidad que tiene puede tornarse frustrante con relativa facilidad; a pesar de ello, no me cabe duda de que las sensaciones mejorarán notablemente cuando se corrijan estas imprecisiones vía actualizaciones, algo que abre la vía el enésimo debate sobre el estado de desarrollo con el que se publican buena parte de los videojuegos hoy en día. Personalmente, prefiero pecar de cauto y precavido y dejarlo a valoración de cada uno, aunque que Broken Porcelain sería un título más redondo si hubiera salido unos meses después es algo que difícilmente admite duda alguna.

Finalmente, en lo relativo al apartado audiovisual, Broken Porcelain cumple en el lado visual, con un diseño artístico opresivo e interesante que, por desgracia, tampoco triunfa excesivamente ni en materia de poder gráfico ni en cuanto a estabilidad —de nuevo, señalamos que esta es el principal problema del juego—. Algunos escenarios consiguen trasladarte realmente al sufrimiento y al miedo básico de la pobre Jenn, mientras que otros no resultan muy inspirados; en general, presenta un acabado algo inconsistente, pero dadas las ambiciones y presupuestos del estudio preferimos quedarnos con la oscuridad patente que en ciertos momentos se hace con la pantalla, y con la obnubilación vesánica de los enemigos especiales. El sonido, por otro lado, es algo más inconsistente, en tanto en cuanto sufre más por los errores de estabilidad del título, de modo que en cierto punto deja de ser una sorpresa que los efectos sonoros se entrecorten, con el consiguiente efecto negativo sobre la atmósfera de opresión psicológica que trata de construir Remothered: Broken Porcelain.



Conclusiones

De no haber sido por sus numerosos desajustes técnicos, Remothered: Broken Porcelain bien podría haber sido un título de notable, aunque más en el lado discreto que en la parte que se aproxima a la genialidad. La historia es interesante y se sigue con emoción gracias a la fuerza de sus motivos y las relaciones entre personajes, pero la jugabilidad aporta poquísimo al género y se ve realmente ensombrecida por el gran defecto del título, una ubicua inestabilidad que afecta a prácticamente todos los órdenes del juego. Necesarias e imagino que inminentes actualizaciones podrán solucionar algunos de sus inconvenientes, pero su duración y el hecho de que tampoco sea especialmente rejugable me temo que lo convierten en un título de nicho; en una de esas recomendaciones que son solo auténticamente válidas para los amantes del género y para aquellos que quieran pasar unas cuantas horas de nervios, sustos y tensión en Halloween… siempre que sean capaces de obviar sus asperezas, claro está.

Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
Análisis de Remothered: Broken Porcelain para PC: Amarga sorpresa en Halloween
El guion y sus motivos. Algunas ambientaciones están muy bien. Pone en tensión.
Muchos errores de rendimiento y de estabilidad. Jugablemente muy escueto. Corto y poco rejugable.
Con un par de parches podría mejorar sobremanera, pero hoy por hoy Remothered: Broken Porcelain parece un título inacabado y un tanto innecesario.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×