¡Colabora!
0
La solución más física
PC PlayStation 4 Stadia Xbox One

La solución más física

Desde Valencia nos llega un juego narrativo de puzles con muchísimo magnetismo.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Koch Media.


Por mucho que veamos iniciativas de financiación y más estudios independientes florecer en nuestro país, la cosa está realmente complicada. No solo hay que tener una idea muy buena, muchísimo talento y la habilidad de saber vender lo que se tenga entre manos... también hay que tener suerte. Los chicos de Mighty Polygon (estudio independiente afincado en Valencia que consta de cinco integrantes) tenían la idea y el talento, lo otro (gracias al cielo) vino después. Su juego se llama Relicta y sale ya para Xbox One, PlayStation 4, PC y Stadia, nosotros ya os hablamos de él cuando pudimos probar una demostración preliminar, y también cuando los entrevistamos la semana pasada, hoy toca valorar si la espera y el trabajo han valido la pena. Estamos ante un juego en primera persona que apuesta por la narrativa y los puzles, muy en la línea de juegos como las dos entregas de Portal , The Talos Principle o la serie Q.U.B.E., un subgénero que ha calado mucho entre el respetable y que cuenta con títulos de mucho calado. En Mighty Polygon lo saben y quieren dar su particular versión con un título muy llamativo en lo técnico, brillante en cuanto a diseño y desafiante en la parte jugable.

Estamos en la Luna, en la base Chandra. Después de una serie de alteraciones, nuestro satélite natural favorito ha sido terraformado y ahora cuenta con diversos ecosistemas en los que se realizan todo tipo de pruebas. Allí hay varios equipos de científicos llevando a cabo diversos trabajos en paralelo, pero nuestra historia arranca con Angelica Patel, una investigadora que comenzará con su rutina diaria hasta que las cosas comienzan a salirse de madre. Sobra decir que no hay base de investigación en el espacio en la que no pase ningún contratiempo, salvo que en el caso Angelica además de preocuparse por su bienestar tiene el incentivo de velar también por la vida de su hija Kira que también está allí confinada. La trama va en aumento desde el cliffhanger que nos sueltan al principio y el salto a dos años antes de ese hecho para ponernos en contexto, primero con nuestras pruebas rutinarias con unas pulseras que alteran los campos magnéticos para a continuación empezar a recibir noticias de problemas en el resto de los equipos. Todo esto estará bien sazonado con la rivalidad con otra investigadora (Laia Alami) y las discusiones inevitables con la inteligencia artificial que nos acompañará en nuestro día a día. Como le pasó al bueno de Gordon Freeman, el caos llegará a nuestro lugar de trabajo, y solo la determinación y una buena palanqueta podrán ayudarnos a salvar el día. En nuestro caso, en lugar de la palanqueta, serán los citados controladores del magnetismo claro está.

Así de clarito vemos interactuar los campos magnéticos en pantalla .


En cuanto a la jugabilidad, el título esta segmentado en dos grandes partes, las zonas de puzles y la base lunar Chandra por la que deambulamos. Mientras que en las primeras deberemos buscar la forma de encontrar la salida, en la base solo tendremos que ver las secuencias (conversaciones principalmente), buscar coleccionables y encontrar el paso a la siguiente zona de pruebas. A nuestro parecer, esta última parte está muy desaprovechada la mayor parte del tiempo, son zonas muy grandes y muy parecidas entre sí en la que podemos hacer muy poco. Sí, estancias brillantes y muy pulcras... pero con la utilidad de una estación de Metro en la que se cruzan muchas vías: tendremos que subir escaleras, recorrer pasillos y tras un buen rato andando llegaremos al andén que nos conectará a donde verdaderamente queremos ir. Luego la cosa se anima a partir de cierto punto de la trama, cuando aparecen las piedras moradas que podéis ver en la imagen de más abajo. Pero esa parte es el relleno, es donde se desarrolla el argumento y en donde pasaremos buscando los objetos dispersos (archivos para la PDA y recuerdos) para los completistas de logros y trofeos. Donde está la miga es en los puzles. A ver, no hace falta tener un Doble Grado en Física e Ingeniería de Materiales para jugar a Relicta, pero sí que resulta conveniente que nos paremos a pensar las cosas un poquito y que tengamos al menos unas nociones de cómo funciona la fuerza de gravedad y las características del magnetismo.

Nos ha gustado la curva de dificultad del juego, puede que nos quedemos atascados en cualquier situación, pero si hemos prestado atención a las acciones que hemos ido desarrollando, lo más probable es que la solución a nuestros problemas la tengamos delante de nuestras narices... o sea una sutil variante de algo que hemos hecho hace poco. Realmente, el objetivo es que nuestra protagonista salga de la zona en la que está encerrada, para ello tendrá que acceder hasta un sitio inicialmente inaccesible o desactivar la barrera amarilla colocando unas futuristas cajas en los sensores que correspondan. No, las cajas no tienen corazoncitos como los de Portal, pero sí que podremos cogerlos, soltarlos, asignarles una polaridad magnética (representada por los colores rojo y azul) o activar el mecanismo de antigravedad para floten en el mismo plano de altura en el que se encuentren. No será lo único que podamos hacer con ellos, también podremos "marcarlos" con un sello si tenemos acceso al terminal apropiado, de forma que al accionar ese mismo terminal la caja marcada se teletransporte de donde esté al instante.

La mecánica más repetida será llevar las cajas de un sitio a otro para "pisar" sensores de presión, solo que, tendremos inconvenientes como barreras de energía que detendrán a las cajas pero que nosotros podremos atravesar si no cargamos con ninguna de ellas. A partir de aquí repetiremos el mismo procedimiento una y otra vez. Primero, localizar todas las cajas del puzles. Segundo, detectar la salida y medio entrever el camino inverso que deberemos seguir para llegar hasta allí. Por último, ejecutarlo todo con precisión y maestría. De esta forma, cambiaremos polaridades de sensores y cajas para que salgan disparadas o se traigan, abriremos puertas de energía con precisión milimétrica para que las cajas pasen como una exhalación y hasta nos montaremos nosotros mismos encima de ellas para que nos llevan hasta donde queremos ir. Poco a poco se irá complicando la cosa, bien porque una de las cajas esté en un sitio inaccesible al principio o bien porque debamos condicionar el recorrido de una caja utilizando la polaridad del magnetismo para que vaya por donde nos convenga. Mentiríamos si dijéramos que nos hubiese gustado algún elemento más que añadir a la fórmula, porque aunque la suma de magnetismo y gravedad dan juego, echamos en falta "algo" más que le diese empaque y espectacularidad al resultado. Porque seamos claros, los saltos entre portales del juego de Valve o los cambios de perspectiva de Superliminal resultan más vistosos y llamativos que mover cajas de un lado al otro.

¿Esa bola tan sospechosa va a traernos problemas? Esa bola tan sospechosa va a traernos problemas.


En cuanto al apartado técnico se refiere, Relicta es atrevido y muy llamativo. Por un lado, tenemos esa apariencia de quirófano del futuro en el que no hay una mota de polvo y todo brilla en exceso para el interior de la base. Que no nos encontremos a nadie en nuestros paseos por sus pasillos refuerza esa sensación de desolación que suelen transmitir los títulos ambientados en estaciones en el espacio, aunque en nuestro caso la narrativa va por otros derroteros. En este subgénero de puzles en primera persona, lo tradicional ha sido enclaustrar al jugador en habitaciones asepticas, zonas de pruebas inmaculadas en las que abrazarse al ensayo y error como doctrina para encontrar la solución. Relicta obvia las salas y abraza la premisa de que en Chandra se ha terraformado la superficie lunar con todos los ecosistemas imaginables. De esta forma, visitaremos bosques con arroyos, glaciares helados, desiertos polvorientos... todos ellos acotados por los propios puzles y por unas paredes invisibles para que no nos aventuremos en lo desconocido y nos centremos en resolver los acertijos propuestos. Por un lado, los escenarios son grandilocuentes, entran ganas de aventurarse en ellos para explorarlos... pero la cruda realidad nos frena en seco, sus muros (calcados a los de The cabin in the Wood todo sea dicho) limitan nuestro entusiasmo para que volvamos a centrar toda nuestra atención en los puzles. Por un lado, somos conscientes de que las cajas y los interruptores son todos iguales, pero por otro tenemos lugares incomparables para contemplar. Es uno de los juegos de puzles más bonitos que recordamos y todavía impresiona más cuando recordamos que el equipo de desarrollo solamente cuenta con cinco integrantes. Las voces están en inglés y lógicamente todos los textos están en castellano, faltaría más.

Relicta es la primera piedra sobre la que Mighty Polygon está edificando su iglesia. Un título ambicioso en lo técnico y en el diseño que ha aprovechado, mejor dicho, ha exprimido hasta lo inimaginable la mecánica de juego de sus puzles. El problema es que creemos que le faltaba otra mecánica complementaria, bien en la base, bien en los puzles, para que se desdibujara esa sensación de estar superando salas encadenadas, una detrás de otras, que es innata de este género. Y decimos esto como colofón, porque tenemos ante nosotros un despliegue tan grandilocuente que creemos que podía haber sido aprovechado apuntado un poquito más alto. Ya, dirán algunos, es muy fácil opinar desde fuera, demasiado que estamos ante un juego de este calibre hecho por cinco desarrolladores. Y será verdad, pero solamente echando un vistazo a las pantallas o al video que acompañan este texto el cuerpo nos pide más, Relicta tenía que ser más grande y estar más ramificado en lo jugable. Seguramente estén trabajando en ello, seguramente ya estén pensando en contenido descargable que añada aún más contenido al juego, un editor de niveles para que hagamos nuestras creaciones, un modo de realidad virtual, adaptación a las nuevas consolas que salen estas navidades o una versión para Nintendo Switch. Por algunas de estas cosas les preguntamos a Mighty Polygon cuando les entrevistamos la semana pasada y estarían encantados de hacerlas todas... solo si el juego tiene la aceptación del público. Por ahora tienen el respaldo de Koch Media y de Google, ya que el juego sale también para Stadia. A ellos los han convencido y a nosotros por lo que hemos podido probar, también. Seguro que quien se anime termina enganchado mientras dibuja en su mente combinaciones imposibles de cajas de colores para resolver ese último puzle con el que dejó la partida. Porque de eso justamente va Relicta, de que el pensamiento que ronda por nuestra cabeza el resto del día sea por esa caja que no hemos conseguido colocar en su sitio para seguir adelante.



Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Relicta para XONE: La solución más física
Análisis de Relicta para XONE: La solución más física
Análisis de Relicta para XONE: La solución más física
Análisis de Relicta para XONE: La solución más física
La mezcla de magnetismo y gravedad funciona. Los escenarios. La duración.
La parte del complejo podía dar más juego. Le falta alguna mecánica complementaria.
Brutal estreno de Mighty Polygon, Relicta es título con unos valores de producción muy altos y una jugabilidad que te absorberá la sesera.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×