¡Colabora!
0
El pequeño R-Type ha crecido
Game Boy Color

El pequeño R-Type ha crecido

Así fue la versión definitiva de los clásicos R-Type de Game Boy, con colores y un desafío aún mayor.

Por Andrés JC,
0 0 0

La franquicia R-Type vuelve a la palestra en 2021 gracias a R-Type Final 2, la única nueva entrega en los últimos 12 años, desde que pudiésemos disfrutar del fantástico remake R-Type Dimensions en Xbox 360 (más tarde porteado a otros sistemas). Tanto Dimensions, como R-Type DX, comparten el mismo objetivo: adaptar los dos primeros R-Type, pero con una clara diferencia: la entrega DX lo hizo para la modesta Game Boy Color, tomando como base las entregas previas lanzadas para la Game Boy original.

Cute'em up marca Irem

Como es tradición en la serie, estamos ante un matamarcianos de orientación horizontal, en donde nuestra nave dispone de un poderoso orbe de energía que puede lanzar y acoplar a la nave a su gusto. Este orbe, llamado "La Fuerza" es el eje fundamental del carácter R-Type. Cuando lo tenemos acoplado a la parte delantera o trasera de la nave, es capaz de potenciar el disparo de ésta, además de servir de escudo ante proyectiles enemigos. Del mismo modo, puede ser empleado como proyectil indestructible cuando lo lanzamos contra los enemigos, y permanecer estático en el aire disparando si así lo deseamos. Cualquiera con experiencia en otra versión de R-Type o R-Type II reconocerá el remozado que se ha llevado a cabo en DX. Estamos a todos los efectos ante un rediseño completo de los juegos originales, tratando de conservar la jugabilidad y elementos básicos del escenario, pero alterando con profundidad la escala de todo lo que hay en pantalla, incluyendo enemigos, bosses y niveles. El juego que nos ocupa, en definitiva, es una compilación de las dos entregas de Game Boy, R-Type y R-Type II, con paleta de color añadida, mejoras técnicas, posibilidad de guardar nuestro progreso y un modo adicional que nos permite jugar a ambos de forma consecutiva.

A diferencia de la versión original, los fondos aquí son oscuros en lugar de blancos


¿Y cómo son los juegos incluidos en la compilación? Son clasificados desde su época como títulos de la más alta categoría en el género shoot'em up, como ya ocurre con sus entregas mayores. Si por algo es famosa la franquicia R-Type es por su extrema dificultad, presente sobre todo en sus primeras dos entregas, cuyo diseño puramente Arcade perseguía comerse nuestras monedas (o en su defecto, hacernos repetir la fase desde el principio desde la comodidad de nuestro hogar). Las entregas de los 80, todas ellas conversiones de la recreativa original, trataron de reproducir el desafío de manera fiel, pero en los 90 llegaron las versiones de Game Boy en las que el nivel de exigencia es bastante más bajo. Sin embargo, las principales características siguen presentes: la mayor parte de muertes que vamos a sufrir se deben al escenario en el que nos tenemos que mover. Obstáculos estáticos y móviles nos lo pondrán bastante difícil para navegar por el nivel al mismo tiempo que evitamos a los enemigos y proyectiles. En la jerga del género esto se llama routing, la necesidad de aprender la ruta y posicionamiento necesarios en los niveles, y cuya presencia en DX es ciertamente elevada.

Mejorar las habilidades de nuestra nave es una sensación increíblemente adictiva. Encontramos hasta 6 diferentes formas en nuestro arsenal, y cada una de ellas nos ofrece un comportamiento distinto para nuestra nave y la Fuerza, tanto juntos como separados. También somos capaces de aumentar la velocidad de movimiento, que nos ayudará a esquivar y navegar por los niveles: claro que, al ser derrotados, perderemos todas las armas. En este momento regresaremos al último checkpoint, y en cualquier caso nunca volveremos a empezar el nivel o el juego desde el principio: siempre podremos repetir el tramo que se nos atraganta todas las veces necesarias.

Una de las claves de R-Type DX es poder experimentar un juego de naves clásico desde un sistema tan modesto como Game Boy Color, cuyas limitaciones no son solo técnicas. Solo disponemos de dos botones, A y B, junto al botón de pausa y el "Select". Estos botones son más que suficientes para poder realizar las acciones disponibles: disparo, disparo cargado y manipular la Fuerza. Sin embargo, en la época en que se lanzó este juego ya era habitual incorporar un botón de autodisparo para poder disparar con máxima cadencia sin tener que aporrear el botón constantemente. Para añadirlo se nos ofrecen varias opciones de configuración, utilizando el botón "Select" como auxiliar pero también podemos emplear una configuración muy interesante en la cual se activa el autodisparo cuando pulsamos consecutivamente tres veces el botón, de otro modo se activa el disparo cargado. Es una solución muy elegante para poder jugar con total comodidad.

En términos generales, como compilación, el trabajo llevado a cabo aquí es bastante notable, ya que incorpora dos entregas antecesoras con mejoras evidentes: principalmente el color y una mayor suavidad en el movimiento. De forma adicional, también podemos jugar a las versiones originales de Game Boy en blanco y negro, ya sea con la Game Boy Color o con su antecesora mediante retrocompatibilidad. Pero hay un tema importante aquí que es el rendimiento. Como podemos leer en esta entrevista con uno de los desarrolladores del primer R-Type, el trabajo técnico llevado a cabo para poder ofrecer una experiencia satisfactoria, debidas las limitaciones del sistema, fue realmente extraordinario; pero el resultado no fue tan bueno más tarde en R-Type II debido posiblemente a que uno de sus principales desarrolladores no estuvo presente. En la segunda parte hubo bastantes problemas de rendimiento, y estos problemas permanecen en la versión DX: proyectiles que desaparecen de la pantalla, parpadeos excesivos y líneas que no se renderizan.

Derrotar a los bosses será una tarea complicada, pero no tanto como superar ciertos niveles


Conclusiones

Si te gustan los juegos de naves y quieres un desafío exigente, pero no sacrificado, R-Type DX es una propuesta imprescindible. Mantiene la esencia de la franquicia, y al ser adaptado a Game Boy reduce su velocidad nativa y cantidad de enemigos en pantalla, consiguiendo así una experiencia familiar pero sensiblemente distinta. Existen algunos problemas gráficos que nos pueden sacar de quicio en momentos muy específicos, pero eso no empaña el resultado general, que sin duda alcanza el notable. La capacidad de poder guardar nuestras puntuaciones y niveles alcanzados lo convierte en un cartucho muy apetecible para volver a colocarlo en nuestra consola, y volver a disparar a unos cuantos extraterrestres.
Análisis de R-Type DX para GBC: El pequeño R-Type ha crecido
Análisis de R-Type DX para GBC: El pequeño R-Type ha crecido
Análisis de R-Type DX para GBC: El pequeño R-Type ha crecido
Análisis de R-Type DX para GBC: El pequeño R-Type ha crecido

Alternativas
1942, SWIV en Game Boy Color, los Nemesis de la Game Boy original
12 niveles en un solo cartucho, magnífico diseño gráfico, se controla de fábula
Algunos glitches bastante molestos
Adaptación astuta de los R-Type originales al formato portátil, exprimiendo las posibilidades de la máquina y ofreciendo una gran experiencia

Información del juego

R-Type DX

Game Boy Color

Fecha de lanzamiento: 20 de julio de 1999
Desarrollado por: Bits Studios
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×