¡Colabora!
0
Si sangra, podemos matarlo
PC PlayStation 4

Si sangra, podemos matarlo

Después de matar marines y aliens a manos llenas, el depredador definitivo vuelve a sus orígenes en la jungla.

0 0 0

Versión analizada PlayStation 4 Pro. Copia física proporcionada por Sony.


Predator fue la fusión perfecta entre el cine de terror y las películas de soldados machotes que triunfaban en los ochenta. El caso es que el bicho caló hondo, y no gracias a la segunda cinta provocada por este cazador furtivo venido de las estrellas, lo logró gracias a los productos trasversales. De hecho, enfrentar al depredador con los xenomorfos de H.R. Giger en cómics y videojuegos creó la necesidad de verlos juntos en las pantallas de cine. Como dúo han funcionado (principalmente) por el morbo, pero si somos justos, a Predator en solitario no le ha ido nada bien: ninguna de sus películas ha estado a la altura de la primera y en los videojuegos seguimos esperando un título que le hiciera justicia. Y de eso han estado hablando largo y tendido, porque tenemos nuevo juego exclusivamente multijugador protagonizado por este alienígena adicto a la caza que nos llega de la mano de Illfonic, creadores de Friday 13th: The Game.

Ya con el juego basado en la obra de Jason Voorhees se lanzaron de cabeza al juego asimétrico en el que un jugador encarnaba al famoso slayer y el resto de participantes intentaban sobrevivir recreando la fórmula de las películas. Y claro, ese planteamiento se ajusta como un guante a las películas de Predator, sobre todo la primera de ellas, de ahí que haya servido de de estructura para desarrollar este Predator: Hunting Grounds del que os hablamos hoy. Por lo tanto, salvo un breve tutorial, todo el juego es un multijugador en línea asimétrico en el que un participante encarnará al depredador mientras que cinco jugadores harán lo propio como soldados de combate fuertemente armados. La gracia está en que esos cinco incautos tendrá sus propias misiones, deberán llegar hasta una zona concreta mientras se enfrentan a la milicia de la región para recuperar unos documentos o eliminar un VIP determinado antes de escapar en helicóptero. Con que uno de los integrantes logre huir se les dará la partida por ganada. Por supuesto nuestro astuto furtivo deberá aprovechar sus destrezas y su tecnología para hacerse con sus ansiados trofeos, que no son otra cosa que la espina dorsal y la calavera de sus víctimas.

No lo verás venir, casi que mejor.


En cuanto a modos de juego, no hay más. Los marines deben conseguir algo o matar a alguien y sobrevivir, con el peor escenario posible de que su objetivo principal sea precisamente acabar con el depredador. Cada baja de la milicia, cada objetivo cumplido o acabar con el cazador nos reportará puntos de experiencia para subir de nivel y acceder a mejor armamento y a habilidades pasivas (más resistencia, más munición, mejor cadencia a disparar desde la cadera y similares) que nos allanarán un poco el terreno. También obtendremos puntitos que luego podremos canjear con cajas de botín aleatorias para cambiar la apariencia de nuestras armas o de nuestros soldados, pero el "progreso" de las armas y las habilidades está restringido a subir niveles exclusivamente. Con el depredador pasa tres cuartos de lo mismo, matar marines nos permitirá subir de nivel y conseguir más equipamiento ya que empezamos con las garras y el cañón láser del hombro.

Está claro que no es lo mismo ser un soldado que el depredador, para empezar porque los primeros juegan en primera persona mientras que el segundo lo hace en tercera, muy en la línea del modo "Espías contra mercenarios" que ya vimos en Splinter Cell: Blacklist. Jugar como los soldados es muy parecido a lo visto en cualquier otro shooter en primera persona con un gatillo para apuntar y el otro para disparar. Salvo las variaciones en los skins (de entrada hay poco donde elegir) y la configuración de las habilidad pasivas (nos dan unos puntos y elegimos las que queramos según su valor) apenas hay diferencias entre un jugador y otro. Y eso es un problema. Esta fórmula de juego asimétrico ya la vimos en Evolve hace varios años, y aunque allí era un grupo de cazadores el que tenía que perseguir a una bestia enorme, los "soldados" estaban bien diferenciados y tenían su propio árbol de habilidades para que las partidas tuvieran su puntito de variedad. Aquí podremos escoger entre "asalto", "explorador" y "apoyo" pero la sensación es que dará lo mismo una que otra, se parecen mucho todas y casi todo el tiempo seremos carne de cañón para el bicho.

El depredador es otro rollo totalmente distinto. Si tenemos la enorme fortuna de poder encarnarlo, nos vamos a pasar todo el tiempo correteando de rama en rama, pegando brincos gigantescos y ocultándonos con el camuflaje óptico mientras escudriñamos a los objetivos con la visión térmica. Por aquello de igualar un poco, el camuflaje y la visión estarán limitados a una barrita que desciende según el uso, pero podremos desconectarlo todo para que vuelva a recuperarse. Y decimos lo de la fortuna porque podremos elegir entre ser el marine o el depredador... y ya avisamos que las colas para controlarlo en una partida son desesperantes. Ya de por sí los tiempos de espera para empezar a jugar los largos, como queramos jugar con el alienígena podremos vernos la primera película sin problemas... hasta con la carga de anuncios de Antena 3. Que conste que jugamos con el modo cruzado entre PS4 y PC para que encuentre más partidas, pero ni por esas. Al menos debemos reconocer que merece la pena. Su "modus operandi" está perfectamente implementado en la jugabilidad y resulta un gustazo acechar por la espalda para desaparecer casi si ser visto. Claro que el depredador está un poco "dopado", por lo menos los que nos hemos encontrado, ya que hemos visto como aparecían a nuestro lado y de unos pocos garrazos nos liquidaban sin remedio.

No solo es el asesino perfecto, también cuenta con un impresionante arsenal.


El apartado técnico es correcto, bastante aparente cuando llevamos al depredador por aquello del "Depredakour" (así lo llama el juego) que nos permite corretear por los árboles (es muy sencillo, tan fácil como en Assassing's Creed) y verlo todo desde diferentes alturas o con el filtro térmico. En cambio cuando bajamos a ras de suelo y vamos con el arma del soldado, juraríamos que estamos ante un juego de PlayStation 3... y no de los mejores. Entendemos que los gráficos no pueden ser superdetallados para poder ofrecer una gran extensión de terreno y para que vaya todo fluido en la conexión, pero estamos seguros que se podía haber hecho un poquito más en este aspecto. Por cierto, todo es jungla. Todo está inspirado en la primera entrega y eso nos encanta... pero no habría estado de más añadir algún ambientación diferente para los escenarios. Imaginamos que el juego recibirá nuevo contenido de forma progresiva, por lo que un escenario ambientado en la ciudad al más puro estilo Depredador 2 sería muy bien recibido. Se ha conseguido el "score" de la banda sonora y suena todo el rato, pero es tan bueno que no cansa y consigue meternos en situación. Las voces están en castellano, y suelen ser los mensajes pregrabados por si queremos comunicarnos con nuestros compañeros y no tenemos micrófono.

Predator: Hunting Grounds de salida tiene problemas. Desde que llegamos al menú principal veremos un mensaje en el que nos advierten del elevado tiempo de espera para encontrar una partida... tiempo que se amplía si queremos jugar con el depredador, el verdadero y único aliciente del juego. Estamos convencidos de que el juego mejorará, podrán más servidores o agilizarán el sistema de búsqueda, pero irá mejor en las próximas semanas. Eso seguro. Después deberemos estar atentos a la hoja de ruta de Illfonic para ver las novedades, ahora mismo apenas hay modos de juego y el escenario de la jungla (aunque vistoso) resulta insuficiente. De largo, nos quedamos con el depredador, quizás la mejor representación del personaje vista en videojuego alguno. A más de uno le apetecerá repetir varias veces el tutorial o demandará insistentemente que implemente jugar contra bots para encanar al cazador más letal del universo sin las restricciones de un perezoso matchmaking. Como juego, se ha quedado corto, por lo menos en sus primeros días. Pero que conste que como homenaje al personaje y como idea, sí que nos ha gustado.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Predator: Hunting Grounds para PS4: Si sangra, podemos matarlo
Análisis de Predator: Hunting Grounds para PS4: Si sangra, podemos matarlo
Análisis de Predator: Hunting Grounds para PS4: Si sangra, podemos matarlo
Análisis de Predator: Hunting Grounds para PS4: Si sangra, podemos matarlo
Han representado al depredador de maravilla. La banda sonora y los detalles de las películas.
Encontrar partida es un infierno. Jugar como marines es ir al matadero.
Llegará a ser un gran juego... pero dentro de muchas revisiones y con más contenido. Ahora solo se queda en entretenido... si somos el depredador.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×