¡Colabora!
0
Bienvenidos a Zootrópolis
PC

Bienvenidos a Zootrópolis

Frontier Developments nos trae Planet Zoo, un heredero espiritual de Zoo Tycon que viene cargado de gestión, estrategia, creación de hábitats, conciencia ecológica y, sobre todo, grandes momentos.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

En ocasiones, el lenguaje puede ser la más peligrosa de las armas; las imprecisiones, las opiniones sesgadas, el sensacionalismo o incluso la falsedad más procaz pueden repercutir gravemente no solo en la opinión pública, sino también en nuestras sociedades, en nuestro mundo, ya que, a pesar de todo, los individuos seguimos siendo los motores de cambio o inmovilidad histórica. Y, aunque es innegable que algunas ideologías político-económicas se empeñan en negarlo en favor de sus ajetreados calendarios electorales, a estas alturas ya no cabe duda científica: sí, el cambio climático es en buena medida antropogénico. Uno de los ámbitos de la naturaleza que más sufre nuestro inmisericorde y sempiterno impacto ambiental es el de los hábitats y los ecosistemas, con poblaciones de animales convalecientes, angustiadas, que protagonizan éxodos masivos o se debaten en la decadencia, la caza indiscriminada, la mortalidad… y a veces hasta en el olvido. Esta lacónica e infausta introducción puede parecer algo innecesaria, pero no lo es en absoluto, porque Planet Zoo es un simulador de gestión de zoológicos, sí, pero también es mucho más, es un hábil producto humano que busca concienciar al jugador de la importancia de la sostenibilidad, de la necesidad imperiosa de luchar por un mundo mejor, y por supuesto de la repoblación de especies en peligro de extinción. Sin duda grandes valores morales que además vienen acompañados de un planteamiento estratégico exquisito: si quieres saber más, continúa leyendo, que te contamos todo lo que hay que saber sobre el nuevo trabajo de Frontier.

La casa de los animales

Tal y como decíamos anteriormente, Planet Zoo nos pondrá como figura indispensable, acaso demiúrgica, de la gestión de un zoológico, siempre con la misión de la repoblación y la sostenibilidad en mente. Eso sí, el acercamiento a la acción estratégica se organiza en distintos modos: una campaña subdividida en capítulos que hace las veces de extenso tutorial -con algún que otro chascarrillo esporádico-; una vertiente de libre creación, en la que podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación sin preocuparnos por el dinero -quién pudiera-; un modo reto con condiciones complejas, y el apartado estrella: el modo franquicia, donde tendremos que levantar un imperio de zoológicos desde cero, previa selección de continentes para las distintas sedes. Y es que las grandes bondades de la fórmula se centran en este modo franquicia, ya que es aquí donde confluyen a la perfección todas las herramientas de gestión que proporciona el título, ya sean de índole económica o en la misma recreación de hábitats, quizás la gran virtud de Planet Zoo.

Las estéticas y la arquitectura también tienen un peso enorme en un título que, de hecho, consigue triunfar como simulador y editor de edificios, plazas y todo tipo de construcciones.

En cuanto a la primera, cabe mencionar la posibilidad de establecer distritos comerciales -con una gran cantidad de opciones de construcción y edición de edificios- en nuestros propios recintos, con tiendas de comida y bebida, souvenirs y demás atracciones de turistas, así como una amplia y concisa estructuración de las labores de todos nuestros empleados, desde los cuidadores a los vendedores, pasando por veterinarios, conserjes y mecánicos, de manera que podremos definir las funciones de cada uno de nuestros subordinados individualmente. Incluso es posible alterar los precios de los productos, así como su disponibilidad; en líneas generales, el aspecto más capitalista de Planet Zoo funciona bien, y permite configurar una experiencia más completa que también nos lleva a echarle un ojo al rendimiento financiero de nuestro zoológico, si bien su importancia puede tornarse algo accesoria cuando ya le hemos pillado el punto.

En lo relativo a la creación de ecosistemas, el plato estrella de la propuesta, cabe señalar que siempre habremos de estar preparados para encarar la formación de distintos hábitats para distintos animales -hay más de 70 especies, pero nos referiremos a ellas más adelante-, con lo que ello supone: estoy hablando de diversas condiciones ambientales, múltiples estímulos para mantenerlos felices, oscilantes equilibrios poblacionales, condiciones genéticas del individuo y factores tales como reproducción o inmunidad… En definitiva, una cantidad de detalles que puede abrumar al jugador que no esté habituado a títulos de este calado. No obstante, crear y mantener un zoológico bonito, próspero y perfectamente diseñado para los animales no es una quimera, ni mucho menos una misión imposible, ya que Planet Zoo te proporciona hábiles e inteligentes sistemas de modificación del terreno, así como efectos especiales para simular condiciones geográficas o climatológicas complejas, véase cascadas, rápidos, niebla o incluso ventiscas, en un auténtico despliegue de herramientas que incluso lograrán que te perdones a un motor de físicas que quizás podría haber dado algo más de sí.

No será tarea fácil lograr que todos los animales se sientan verdaderamente felices, pero hay multitud de herramientas para salvaguardar su seguridad y comodidad.

De igual manera, la variedad de vegetación es increíble; cada planta, evidentemente, es endémica de determinados continentes y propia de ciertos tipos de ecosistemas -tundra, tropical, templado, llanura…-, por lo que habremos de estar muy atentos a la hora de controlar todos esos pequeños factores para que los animales alcancen altos niveles de bienestar, condición indispensable para que procreen. Luego, será cosa del jugador soltar a esas nuevas generaciones en la naturaleza, a cambio, eso sí, de unos créditos de conservación que actúan como divisa especial y que nos permitirán adquirir a las especies más cotizadas y llamativas del mercado -en el que también participarán otros jugadores-. En suma, todo el sistema jugable pasa por hallar el equilibrio perfecto entre seguridad, limpieza de hábitats e instalaciones, felicidad de visitantes y de animales, educación del público, y repoblación, por lo que la vertiente estratégica está cimentada desde distintas perspectivas e invita a partidas largas; a extensas y maravillosas veladas de descubrimiento y planificación. Lo más sorprendente es que nunca resulta repetitivo, ya que hay incontables maneras de enfocar la estructuración del zoológico.

En lo relativo a la cantidad de especies de animales hay que matizar, en efecto, que las 76 que hay disponibles no juegan exactamente en la misma categoría. Esto se debe a que hay algunas, generalmente las más pequeñas y reptantes, que están limitadas a los terrarios; es decir, a pequeñas vitrinas en las que buena parte del trabajo viene ya predefinido. También es apreciable que no todos los animales presentan un mismo nivel de acabados; a pesar de una buena factura general, es innegable que algunas especies lucen sencillamente mejor, acaso por su belleza natural o su fama. A pesar de todo, el título se desenvuelve bien en lo gráfico, con unos modelos que, en general, cumplen en materia de comportamientos y gestos, aunque la optimización no es precisamente excepcional e incluso los ordenadores de alta gama sufren en determinadas situaciones en las que el público, los efectos y las interacciones rebosan. En cuanto al audio, la música cumple y los efectos sonoros tienen muy buen nivel; destaca, además, un buen doblaje al español en el modo campaña.

A pesar de la fidelidad de ciertas animaciones, Planet Zoo luce más desde las perspectivas panorámicas, capaces de arrojar instantáneas preciosas.


Conclusiones

Planet Zoo es una de las mejores manifestaciones del género de la estrategia en lo que llevamos de año. Frontier nos obsequia con un título que tiene tanto de complejo como de intuitivo -gracias a una curva de dificultad maravillosamente bien implementada-; de adictivo y entretenido como de educativo; y de entrañable y sosegado como de necesario y hermoso. Es cierto que en última instancia se ve lastrado por la ausencia de hábitats propiamente acuáticos, si bien entendemos que eso requería una reelaboración completa del sistema de físicas, al igual que por una buena sucesión de errores e inconvenientes que trascienden lo meramente gráfico, pero al final la experiencia resulta tan contemplativa, tan completa y tan gratificante que las horas sencillamente pasan volando… Eso sí, los buenos momentos permanecen, de eso no cabe duda alguna.

Redactado por Sergi Bosch (Elite)


Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis
Análisis de Planet Zoo para PC: Bienvenidos a Zootrópolis

Alternativas
Zoo Tycon. Por su parecido, Planet Coaster.
Profundo y divertido. Muy adictivo. Gran libertad de construcción y creación. Grandes valores.
Algunos bugs ocasionales. Faltan especies marinas. La optimización es cuestionable.
Planet Zoo es un sensacional acercamiento a la gestión de zoológicos y hábitats; solo ciertas imprecisiones lo alejan un poco del Olimpo estratégico.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 5 de noviembre de 2019
Desarrollado por: Frontier Developments
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×